Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Habitaciones de ciencia ficción

Paisajes de la Luna para ver desde la cama o máquinas que reconocen los gustos de los viajeros. Las novedades tecnológicas cobran protagonismo en Fitur

La empresa Broomx ha creado habitaciones de hotel en cuyas paredes se despliegan paisajes. Ampliar foto
La empresa Broomx ha creado habitaciones de hotel en cuyas paredes se despliegan paisajes.

La tecnología definitiva en el mundo de los viajes sería la teletransportación, pero, mientras los científicos andan experimentando esto en el mundo cuántico, el camino hasta hacer desaparecer un viajero aquí y que aparezca allá todavía es largo. Sin embargo, el acelerón tecnológico en el que vivimos inmersos (y algo confusos) afecta hoy mismo y de buena manera a la forma de viajar, a través de dispositivos cada vez más pequeños y cantidades de datos cada vez más grandes. Así, llega el turista de tercera generación.

Si el de primera no usa la tecnología y el de segunda solo usa las webs de reservas y poco más, el de tercera generación “está fuertemente unido al empleo de tecnología, especialmente móvil. Utiliza su smartphone para buscar información, consultar redes sociales, reservar hotel, coche, restaurante, hacer fotografías o compartir su experiencia”, según explica Rodrigo Martínez, responsable de operaciones de FiturTech. Y no solo eso, el horizonte por delante es casi inabarcable, y en él se incluyen tecnologías como el Internet de las cosas, el Big Data o los wearables (esos aparatos que llevamos en el cuerpo y nos convierten casi en cíborgs).

¿Cómo será el viajero del futuro? “Será mucho más activo en todo lo relacionado con disfrutar y compartir su experiencia de viaje y mucho más pasivo en lo relacionado con programar y organizar el mismo”, opina Martínez. FiturTech se dedica este año a ahondar en ese viajero del futuro. Estas son algunas de las propuestas que se pueden conocer en el evento.

Volcanes en la pared

Una etiqueta digital para maletas utilizada en viajes en avión. ampliar foto
Una etiqueta digital para maletas utilizada en viajes en avión.

En las habitualmente opacas paredes de una habitación de hotel ahora puede verse un paisaje natural o galáctico, una playa, un fondo marino, un volcán o el skyline de una ciudad, como si fueran transparentes y estuviéramos en otro lugar. Broomx es un proyecto que, utilizando técnicas de videomapping e Internet de las cosas, crea este tipo de experiencias inmersivas. “Son habitaciones que reconocen a la persona que entra, que puede modificarlas a su antojo y le da la experiencia que quiere vivir”, explica Diego Serrano, el fundador y CEO de la empresa, que ofrece un catálogo de unas veinte experiencias. Mediante una app, el huésped puede controlar esta tecnología, que además toma datos de sus perfiles digitales y los ofrece proyectados (por ejemplo, los tuits o actualizaciones de sus amigos) o le presenta actividades en un radio determinado desde su ubicación. “Así se consigue que te envuelva toda la información de la ciudad”, dice Serrano.

Un políglota en el bolsillo

El problema de Babel a la hora de viajar ya puede ser resuelto y sin necesidad de estudiar idiomas. The Global Password es una tecnología que permite superar las barreras idiomáticas: “Somos una plataforma de personas políglotas o intérpretes profesionales que están siempre disponibles a través del teléfono”, explica el CEO Javier Medel. Imaginen que acuden a una farmacia en el extranjero y no se entienden con el farmacéutico. Al utilizar The Global Password, tras elegir el idioma, el teléfono se pone automáticamente en modo manos libres y al otro lado aparece un intérprete que media entre ambos en los 10 idiomas más utilizados en el sector turístico. Se puede elegir entre dos niveles, intérpretes particulares (la tarifa sería de 50 céntimos el minuto) o profesionales (un euro el minuto), según la complejidad del requerimiento. Aún está en versión beta.

Tus gustos, tu museo

Fitur 2015 estará abierto al público en general el sábado y el domingo. ampliar foto
Fitur 2015 estará abierto al público en general el sábado y el domingo.

Uno llega a un museo y, basándose en su perfil, una aplicación móvil le sugiere un recorrido por las salas de acuerdo con sus propios gustos. Además, tiene en cuenta las aglomeraciones que hay a esas horas en el museo para evitarlas. Delante de cada obra le ofrece información y amplía detalles con técnicas de realidad aumentada. A la salida le sugiere productos de la tienda, basándose en las piezas que ha visto y del tiempo que se ha detenido en cada una. Después las anotaciones u opiniones pueden compartirse en redes sociales. Es solo un ejemplo de espacio inteligente que puede generar la tecnología Nutshell de Gennion y que puede aplicarse a hoteles, aeropuertos, centros comerciales, cadenas de fast food o grandes eventos deportivos. “Así se tiende un puente entre el mundo físico y el mundo digital, entre el online y el offline”, dice Francisco Cabrera, CEO de Gennion. “Es una mejora de las expectativas de uso que puede ofrecer un entorno”.

Ducha perfecta

En muchos hoteles se sugiere, con el fin de ahorrar agua, no ordenar lavar las toallas si aún pueden ser utilizadas. Pero hay formas más eficaces de gestionar el agua. “Si actualmente se maneja mediante grifos, a partir de ahora el agua se manejará con nuevas tecnologías”, dice Joan Pintado, CEO de BNStar. Este sistema permite al usuario seleccionar mediante pantallas la temperatura (así uno no se quema o se hiela) o el caudal, o programar su encendido o apagado, pero también faculta al hotel para monitorizar su uso, saber qué parte es utilizada por los clientes o por el personal, y optimizar el empleo del líquido elemento.

Los superpoderes del huésped

Encender o apagar las luces o subir y bajar puertas con un solo gesto puede parecer cosa de películas futuristas o de caballeros Jedi. En Exipple, el estudio de diseño de experiencias de usuario, trabajan en ello. En FiturTech muestran cómo utilizar de esta manera una lámpara Phillips Hue. En su stand, además, recrean la recepción de un hotel en la que realizar el check-inautomático o una habitación de hotel donde manejar las pantallas con el móvil. “Dentro de la habitación estás en un mundo inmersivo en el que puedes acceder gestualmente a todos los servicios que ofrece el hotel”, explica Pau Molinas, de Exipple. 

Tarifas del cielo

El espacio de Exipple, una de las empreesas tecnológicas presentes en Fitur Tech. ampliar foto
El espacio de Exipple, una de las empreesas tecnológicas presentes en Fitur Tech.

El metabuscador Skyscanner, que tiene 30 millones de usuarios mensuales en el mundo, es uno de lo que ofrece los precios más convenientes de vuelos, hoteles o alquileres de coches de manera imparcial y gratuita. “Hemos invertido muchos años en desarrollar nuestra propia tecnología, lo que nos da una gran ventaja, ya que no dependemos de proveedores que nos proporcionen datos externos para alimentar nuestro sistema y, por tanto, tenemos más control sobre nuestro negocio”, dice Filip Filipov, director de B2B de la compañía. A la manera Big Data, Skyscanner almacena y analiza información a partir de los usuarios en todo el planeta y la utiliza para ayudar a los viajeros en la planificación de sus viajes, indicándoles, por ejemplo, el mejor momento para reservar.

El hotel en la palma de la mano

En Meliá Hoteles desarrollan una aplicación móvil para que los usuarios de los hoteles tengan todos los servicios de este en la palma de su mano: reserva de restaurante, spa, servicio de habitaciones, gestión de eventos y congresos… Hasta podría usarse para sustituir a la llave de la habitación. “También se puede recoger información sobre nuestros usuarios”, explica David Benito, responsable de desarrollo de aplicaciones de Meliá, “si un cliente siempre pide un sándwich club al llegar al hotel, la próxima vez que venga a uno de nuestros hoteles se lo ofreceremos nosotros mismos”. ¿Se habitúan bien los clientes a estas tecnologías? “Las tecnologías más punteras muchas veces solo son utilizadas por una pequeña parte de los clientes”, dice Benito, “pero no se puede dejar de trabajar en estas funcionalidades, porque en el futuro su uso será masivo. Hay que innovar, y si nos equivocamos, que sea en la dirección adecuada”.

Algoritmos mágicos

Iñigo García-Aranda.
Iñigo García-Aranda.

ÍÑIGO GARCÍA-ARANDA
Director de ‘marketing’ de Amadeus España

Cada reserva de hotel, cada billete comprado, cada coche alquilado, deja un rastro de datos. “A través de esta recogida de datos en los smartphones y otros dispositivos podremos comprender mejor el comportamiento de los individuos. Y cuando conoces al individuo puedes personalizar[TEX]”, dice Íñigo García-Aranda, director de marketingde Amadeus España (una plataforma tecnológica de reservas)

Según recoge la revista The Economist, solo un 1% de los visitantes de una web de viajes realizan una compra. Pero el algoritmo de SmarterTravel, de TripAdvisor, hace un retrato de cada uno de nosotros, basado en nuestros clics y tiempos de visita, y cambia el sitio en cuestión de milisegundos (con ofertas de publicidad para los usuarios que la máquina detecta que no están centrados en comprar). Es el machine learning: las máquinas aprenden y mutan sobre la marcha, una tecnología que está ya modificando hábitos en el mundo de los negocios.

La web AirBnB también utiliza técnicas de este estilo: cuando faltan anfitriones en ciudades populares como Nueva York o San Francisco, lo resuelve poniendo anuncios en las redes sociales de los habitantes de esas ciudades, de igual forma que lo hace cuando faltan huéspedes en ciudades menos populares, como Boston o Portland. La tecnología, así, contribuye a ajustar la oferta y la demanda.

El cíborg viajero

Tim Cannon
Tim Cannon

TIM CANNON
‘Bio-hacker’

El estadounidense Tim Cannon es un bio-hacker: se implanta ingenios tecnológicos en su propio cuerpo (se los introduce y cose él mismo, muchas veces sin anestesia, al modo do it yourself).¿Es un cíborg? “Puedes llamarme así”, explica, “pero en el futuro todos incorporaremos tecnología en nuestro cuerpo”. Se da la circunstancia de que este cíborg viaja y algunas de sus “capacidades ampliadas” se lo hacen más fácil. Cannon, cofundador de Grindhouse Wetwear, ha hablado de ello en FiturTech.

“Tengo un chip RFDI implantado en mi mano con las coordenadas de mi casa”, cuenta, “solo con acercarle el móvil salta Google Maps y me indica el camino de vuelta”. En el futuro, dice, aquellos que no puedan viajar físicamente lo harán con una combinación de cascos de realidad virtual y drones o avatares controlados a distancia. Para los que puedan moverse, los itinerarios serán creados basándose en sus intereses o estado de ánimo. “No solo viajaremos en la Tierra”, pronostica, “no estamos lejos del primer hotel en órbita o el turismo en la Luna, Marte o más allá”. Pura ciencia-ficción. “Si le ves el beneficio a tener la tecnología pegada a ti”, concluye, “el próximo paso es hacerla formar parte de ti mismo”.

Escaneo biométrico

Rodrigo Martínez.
Rodrigo Martínez.

RODRIGO MARTÍNEZ
Responsable de operaciones de FiturTech

]Si uno toma los objetos cotidianos y los conecta a Internet, de modo que interactúen e intercambien información, pueden suceder cosas extraordinarias: el Internet de las cosas (de las lavadoras y secadoras con termostatos inteligentes que son monitorizados vía wifi a los automóviles con sensores incorporados). Es uno de los temas clave de FiturTech este año, dice Rodrigo Martínez, responsable de operaciones de este lugar de encuentro tecnológico de la Feria de Turismo de Madrid. Todo ello está teniendo ya un gran impacto en el sector turístico.

“Desde dos perspectivas, en lo relacionado con el flujo de masas, el macroturismo, y en lo relacionado con la experiencia del individuo”, comenta Martínez. Un ejemplo: en los parques de atracciones de Disney, el brazalete Magic Band agiliza los procesos y mejora la visita, evitando colas y programando las actividades. Otro ejemplo, en palabras de Martínez: “El extensión del aeropuerto Changi de Singapur, que abrirá en 2017, contará con escaneo biométrico de identificación de pasajeros, autofacturación con mostradores robotizados en numerosos puntos del aeropuerto y embarque digital vía móvil”. Este aeropuerto contará además con un centro comercial de 300 metros de largo y una gran masa de vegetación, con un complejo en forma de burbuja de cristal, jardines y una cascada.

El Internet de las cosas, además, “nos va a permitir conocer de una forma detallada cuáles son los flujos de personas entre destinos, algo que será de gran importancia para las Administraciones públicas de cada país o región”, añade, “pero también nos va a permitir conocer con detalle nuestros hábitos y lo que hacemos durante nuestras vacaciones a nivel individual”.

Según Cisco, en la actualidad hay cerca de tres dispositivos conectados a Internet por cada ser humano. “Es la convergencia de una serie de factores que suponen un cambio crucial en los usos y hábitos del ser humano”, dice Martínez.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información