Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nostalgia y homenaje

NH GRAN HOTEL ZARAGOZA, el eco racionalista de la capital aragonesa

Habitación del NH Gran Hotel Zaragoza. Ampliar foto
Habitación del NH Gran Hotel Zaragoza.

Cómo iba a pensar el arquitecto madrileño Antonio Rubio que su recién concluida obra del Gran Hotel de Zaragoza, inaugurado en 1929 por el rey Alfonso XIII, alumbraría la corriente racionalista en España y, con ella, el aterrizaje en la capital aragonesa de grandes arquitectos europeos, tal que Le Corbusier, Walter Gropius, José Luis Sert y Fernando García Mercadal. El Grupo de Artistas y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea (GATEPAC), reunido en sus salones los días 25 y 26 de octubre de 1930, contribuyó a poner a Zaragoza en el mapa.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 8
Decoración 4
Estado de conservación 7
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 7
Desayuno 6
Atención 9
Tranquilidad 6
Instalaciones 6

Personajes del mundo de la política, los toros y la farándula como Ava Gardner, Anthony Mann, Tyrone Power o Manolete durmieron al resguardo de su fachada neomudéjar, sin pasar inadvertidos a la prensa rosa de la época. El estilo afrancesado de los hoteles alfonsinos trajo aquí también una coronación vestibular mediante una portentosa cúpula acristalada, en la línea anticipada por el Palace de Madrid.

Tras su adscripción a la marca NH, parte de aquellos símbolos han quedado para el recuerdo. O a medio camino entre la historia del lugar y las exigencias de una renovación que la clientela va demandándole ya al edificio. Queda la nostalgia de saber que en la habitación 105 el rey Juan Carlos I tuvo su residencia mientras servía de cadete en la Escuela General Militar de Zaragoza. La decoración en tonos verdes y el mismo mobiliario de los años cincuenta permanecen como homenaje.

Fachada del NH Gran Hotel Zaragoza. ampliar foto
Fachada del NH Gran Hotel Zaragoza.

Los salones conservan su rigor, aunque le sobran algunos perifollos acentuados desde la última remodelación. El gimnasio es pequeño, pero bien ventilado. El bar Lion D’Or se presta a unas agradables tertulias. Aunque lo más recomendable es La Ontina, el restaurante donde ejerce su pálpito creativo Enrique Martínez, estrella Michelin en su casa madre, Maher (Cintruénigo, Navarra).

De las habitaciones normales solo cabe señalar que cumplen a rajatabla el protocolo estético y funcional de los hoteles NH. Si acaso, con algunos aderezos clásicos, como los cortinajes largos fruncidos, las sillas nobiliarias y el perfil curvo de los cabeceros. Por su emplazamiento y buenos precios, este hotel podría ser el quid de quienes pretenden un lugar céntrico sin sufrir el bullicio del centro. La basílica del Pilar, los soportales de la Independencia y el Tubo están al alcance de una caminata.

NH Gran Hotel Zaragoza

  • Categoría: 4 estrellas.
  • Dirección: Joaquín Costa, 5. Zaragoza.
  • Teléfono: 976 22 19 01.
  • Reservas: 902 57 03 67.
  • Web: www.nh-hoteles.es.com.
  • Instalaciones: garaje concertado (17,50 euros diarios), gimnasio, 5 salas de reuniones y banquetes para 325 personas, salón, bar, cafetería, restaurante.
  • Habitaciones: 120 dobles, 12 junior suites, 1 suite presidencial.
  • Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos admitidos.
  • Precios: desde 74 euros la habitación doble, IVA incluido; desayuno, 15 euros, IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información