Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tapati, la gran fiesta Rapa Nui

Luchas tribales, cantos tradicionales, pinturas corporales y la locura del Haka Pei, una carrera que consiste en bajar una empinada colina sobre un trineo de troncos de plátano

Postura del 'hombre pájaro' durante el festival Tapati, en la Isla de Pascua, en la Polinesia. Ampliar foto
Postura del 'hombre pájaro' durante el festival Tapati, en la Isla de Pascua, en la Polinesia.

El mes de febrero se vive con especial emoción en un rincón perdido del planeta. La Isla de Pascua, uno de los trozos de tierra habitados más aislados que existen en el globo, se prepara durante todo el año para la llegada de la Tapati, la gran festividad Rapa Nui, homenaje a su todavía hoy misterioso pasado que recupera las tradiciones ancestrales de una cultura sencillamente fascinante. Son días de gran ajetreo y alboroto en la isla, que se engalana para coronar a la joven que llevará con orgullo el título de reina de la isla hasta el año próximo.

Dos familias, dos clanes, se enfrentarán durante la primera quincena de febrero en un sinfín de pruebas que, desde su recuperación en los años 70, buscan realzar y poner en valor esta increíble cultura polinésica. Luchas vestidas de cantos tradicionales, de suertes de pesca con lanza, de pinturas corporales, de brazadas imposibles y de deslizamientos de vértigo. Peleas fraternales donde el miedo no tiene cabida y que tienen su cénit en la esperada Haka Pei: la batalla por ser el más rápido bajando una colina de 45 grados de inclinación con la única ayuda de un rústico trineo construido con troncos de plátano. Los competidores alcanzan velocidades cercanas a los 80 kilómetros por hora solo con sus pinturas corporales como protección.

Pocos son los que se atreven a participar en esta prueba de fe reservada a los más fuertes, los más admirados y también los más temerarios. Una demostración de ímpetu y sacrificio que esconde las esencias mismas de la tradición pascuence y que cada año convoca a una selecta multitud a los pies del cerro Pui para contemplar una de las competiciones más audaces de cuantas se conocen y, probablemente, el primer deporte extremo de la humanidad.

No es de extrañar que, antes de que comiencen los descensos, todos los participantes se unan en lo alto del cerro para tomar aire, mirar al óceano y abstraerse de todo lo (poco) que les rodea. Es el momento más íntimo y místico de la competencia, el Umu Tahu, un viejo rito ceremonial para rogar a los antiguos por la protección durante el descenso y la bendición de sus trineos que finaliza con un pequeño curanto (asado realizado sobre rocas calientes y enterrado en el suelo) que todos los participantes comparten sin rastro de rivalidad.

Pinturas, cánticos y carreras

Pinturas corporales durante los preparativos de la  Haka Pei, carrera tradicional, en la Isla de Pascua. ampliar foto
Pinturas corporales durante los preparativos de la Haka Pei, carrera tradicional, en la Isla de Pascua.

El Haka Pei no está presente solo en este festival que representa el punto álgido del calendario rapanuí y que incluso llega a dejar en segundo plano las obligadas visitas a las diferentes plataformas que albergan los famosos moais de la isla.

Así, los miembros de cada clan participante decoran con esmero sus cuerpos con pinturas típicas que hacen referencia a sus vivencias personales o a las de su familia para la Takona. Uno a uno defienden sus diseños con vehemencia y cierta teatralidad ante el consejo de sabios que ejerce de jurado y los múltiples asistentes. Igualmente ataviados con sus mejores galas, pero esta vez en grupo, las dos familias se retan en las pequeñas calles de la Hanga Roa a una extenuante lucha de cánticos y sonatas tradicionales que se prolonga durante horas y en la que penaliza repetir versos o bailes. Es la competición conocida como Riu, que busca recuperar la tradición oral de los isleños.

Triatlón Rapa Nui

Costrucción de los trineos tradicionales para la carrera tradicional Haka Pei, en la isla de Pascua. ampliar foto
Costrucción de los trineos tradicionales para la carrera tradicional Haka Pei, en la isla de Pascua.

El músculo es una parte importante de la Tapati. No en vano, otra de las pruebas que deben superar los participantes es una suerte de triatlón, el Tau’a Rapa Nui, en el que en primer lugar deben ser los más rápidos en una carrera de primitivas embarcaciones confeccionadas con juncos acuáticos llamados totora, para más tarde seguir con un recorrido a nado por el Pacífico y regresar a tierra para correr portando dos cabezas de plátano de palmera bajo los brazos hasta la meta.

El último día de competición está reservado para el gran desfile. Se desarrolla en un tono absolutamente festivo y de confraternización y goza de gran popularidad entre los visitantes de la isla dado que el clan ganador de esta prueba es aquel que consigue contar con la presencia de más personas, por lo que cada familia anima a los foráneos a formar parte de su comitiva y les ayuda a vestirse y pintarse para la ocasión, resultando que Hanga Roa, la capital pascuence, se transforma en un inmenso y colorido carnaval, la farándula.

Quince días de pura tradición rapa nui que se han convertido en una de las festividades más importantes de toda la Polinesia y que invita al viajero a descubrir la isla más enigmática del planeta de una manera tan auténtica como divertida y, de paso, contribuir a mantener viva la ancestral cultura pascuence.

Cómo ir

La aerolínea LAN es la única que vuela a diario a lsla de Pascua y durante la Tapati refuerza las frecuencias. Desde Santiago de Chile la agencia Turismo Natura organiza viajes en grupos reducidos para asistir a la Tapati.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.