Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La galería de los mamíferos de Atlanta

The Mammal Gallery es un nuevo referente de la movida artística alternativa en el decadente ‘downtown’ de la ciudad

Exterior de The Mammal Gallery, espacio artístico alternativo en el 'downtown' de Atlanta (Estados Unidos). Ampliar foto
Exterior de The Mammal Gallery, espacio artístico alternativo en el 'downtown' de Atlanta (Estados Unidos).

A partir de las 6 de la tarde las calles del downtown en Atlanta comienzan a despoblarse. Oficinistas, burócratas y empleados abandonan edificios gubernamentales y corporativos de lo que durante el día es el corazón comercial de la ciudad y se retiran a los suburbios. Algunos hoteles lujosos y ciertas manzanas turísticas en la calle Peachtree crean una falsa imagen de vida nocturna. A diferencia de otras grandes ciudades y capitales de Estados Unidos, Atlanta es una ciudad fragmentada y su corazón creativo no está en el centro. Hay que buscar la vida nocturna y la bohemia en barrios dispersos por la ciudad (East Atlanta Village, Little Five Points, Poncey-Highland, Edgewood, Decatur), porque el downtown, de noche, se transforma en un pueblo fantasma.

Al sur de la estación de trenes, en la calle Broad, vagabundos y prostitutas se despliegan en la oscuridad entre monumentales edificios y residencias abandonadas construidas a comienzos de siglo. Frente a un mural que dice en letras naranjas “I'm not a player, I just read a lot” (No soy un jugador, simplemente leo mucho), se encuentra una de esas inmensas casas de dos pisos y amplio sótano se ha convertido en una trinchera artística para recuperar el centro de la ciudad: The Mammal Gallery (91 Broad Street), una galería de arte y local de música y performances fundada en 2013 por Chris Yonker y Brian Egan.

Mural en un edificio de la calle Broad, en el 'downtown de Atlanta (Estados Unidos).
Mural en un edificio de la calle Broad, en el 'downtown de Atlanta (Estados Unidos).

“Quedamos intrigados con el vecindario desde que vimos este edificio”, dice Yonker, cantante y guitarrista del grupo Hello Ocho y encargado de la programación de bandas de The Mammal Gallery. “Este vecindario necesita que la gente venga a ver lo hermoso que es. Hablamos con los vecinos y nos dimos cuenta de que podríamos ser parte de la solución. Creo que el área tendrá una escena vibrante, pero va a tomar tiempo”.

El nombre de la galería apela al aspecto gregario de los seres humanos. “La idea de The Mammal Gallery tiene que ver con que la experiencia artística es más que la pieza de arte en sí”, dice Yonker. “Cuando vas a un show, no solamente vas por el arte, sino también porque estás interesado y respetas lo que hace otro ser humano creativamente. También vas a ver gente, a otros mamíferos”. De ahí que la galería se presente como un espacio de reunión para la comunidad artística, con eventos eclécticos que van desde conciertos de rock, hip-hop, música clásica y fiestas electrónicas, hasta espectáculos de danza, comedia y muestras de artistas locales. En su primer año de existencia, uno de los eventos más comentados fue la presentación de Macaulay Culkin y su banda The Pizza Underground. En The Mammal Gallery se ven cosas raras.

Chris Yonker (izquierda), uno de los fundadores de The Mammal Gallery, frente a la entrada del edificio. ampliar foto
Chris Yonker (izquierda), uno de los fundadores de The Mammal Gallery, frente a la entrada del edificio.

Esta inmensa casa de techos altos y pisos de madera fue inicialmente una tienda de muebles alrededor de 1920. Con el pasar de las décadas se convirtió en un night club gay que tuvo varios nombres (el más conocido fue The Palace). De ahí que algo de la decoración kitsch—una mesa de billar rosada, paredes de estética ochentera, esculturas sensuales— aún permanezca en este nuevo periodo.

“Ya hay más gente interesada en esta calle desde que nos han visto sobrevivir durante más de un año”, dice Yonker, antes de estrechar la mano de un vagabundo que se nos ha acercado. “Mi proyección es que este proyecto funcione, quedarnos en esta localización y convertir el área en algo interesante. También queremos comprar el edificio antes de que suba de precio. Llevó mucho trabajo restaurarlo. Y quiero estar por aquí cuando esta sea una calle genial”. Eso tiene Atlanta: la sensación de que aún hay mucho por inventar.

¿Vas a viajar a Atlanta? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.