Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ámsterdam en la nube

El actor Patrick Criado recuerda un viaje a la ciudad holandesa, de 'coffeshop' en 'coffeshop'

El actor Patrick Criado. Ampliar foto
El actor Patrick Criado.

En Águila Roja es Nuño, el hijo malcriado de la marquesa de Santillana, y en la película El club de los incomprendidos da vida a César, el tercer vértice de un triángulo amoroso, y al que describe como “un pibe callejero, con mucha vida y que se va a quedar dentro de la gente”. Con solo 19 años, Patrick Criado, el vástago más joven de la Gran familia española de Daniel Sánchez Arévalo, ya tiene una entrada en el IMDB casi tan completa como un veterano. Se fogueó en ficciones como Los Serrano y El comisario, le vimos en El Reyy ahora se estrena como ídolo de adolescentes gracias a ese pibe al que parece tenerle cariño. El verano pasado, en los descansos que le deja el rodaje de la serie de época de Televisión Española, aprovechó para escaparse a Ámsterdam con unos amigos. Se lo pasó muy bien, pero la memoria se le nubla…

¿A qué fue a la capital holandesa? [RISAS]

Pues a lo que la gente va a hacer a Ámsterdam.

¿A empaparse de la cultura local empezando por sus cafés?

Exacto. Los coffeshops son una experiencia muy curiosa. Es una cultura totalmente distinta de la que tenemos aquí en ese tema, lo de la marihuana al lado del café… Y los hay de todas las estéticas. Puedes ir a uno que parezca un bareto y al lado hay otro que está decorado con rollo rockero. Está muy bien también que se mezcla gente de todas las edades.</CL>

¿Cuál fue su preferido?

Eeeh... creo que uno que se llamaba Bulldog, pero no me acuerdo muy bien de los nombres.

¿Les dio tiempo a pisar el Rijksmuseum, el Museo Van Gogh…?

La verdad es que no, también porque estábamos cortos de dinero, pero disfrutamos mucho de la ciudad. Nos alojábamos en un piso en el centro, alquilamos unas bicicletas y pudimos disfrutar de su atmósfera. Me gusta mucho el estilo de vida que tienen allí, tan relajado.

Entonces, todo positivo.

Lo peor es que a la vuelta nos equivocamos de autobús, llegamos tarde al aeropuerto, no pudimos encontrar nuestra puerta y perdimos el avión. Tuvimos que comprar otro billete que nos costó más que el de ida y vuelta juntos.

Vaya. ¿Repetirá este verano con los mismos colegas?

Ya hemos hablado de hacer un Londres este año, que nunca he estado y tengo muchas ganas. También tengo pendiente India, Sudamérica, Tailandia, Estados Unidos…

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.