Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Homenaje a La Pasionaria en Bruselas

Una instalación permanente del artista Emilio López-Menchero rinde tributo a Dolores Ibárruri cerca de la Gare du Midi

'Pasionaria', del artista Emilio López-Menchero, instalación artística permanente que homenajea a Dolores en Bruselas. Ampliar foto
'Pasionaria', del artista Emilio López-Menchero, instalación artística permanente que homenajea a Dolores en Bruselas.

Pasionaria es el nombre que el artista belgo-español Emilio López-Menchero le dio a una de sus instalaciones permanentes situada en Bruselas, encargo del Comité d'Art Urbain de la capital belga. Se trata de un megáfono gigante, de cuatro metros de largo y con una apertura de 2,30 metros de diámetro hecho de acero inoxidable y accesible por una escalera de hormigón. Una intervención urbana inaugurada en el 2006 y dedicada a las generaciones de emigrantes marroquíes y españoles que llegaron a Bélgica hace más de cuarenta años.

La obra se encuentra justo al final de la Avenue de Stalingrad, cerca de la Gare du Midi, un cruce muy simbólico para el artista por ser lugar de paso de la mayoría de ciudadanos y turistas, barrio de acogida de las primeras generaciones de emigrantes españoles y también lugar de inicio o fin de muchas reivindicaciones sociales en la ciudad, sobre todo en los años 80 y durante la primavera árabe.

La obra se encuentra en la Avenue de Stalingrad, cerca de la Gare du Midi, en Bruselas. ampliar foto
La obra se encuentra en la Avenue de Stalingrad, cerca de la Gare du Midi, en Bruselas.

En un intento de plasmar esta complejidad, el autor buscó “prolongar la avenida como quien prolonga una frase”, creando un vínculo entre el individuo y el espacio. Así, el megáfono gigante actúa como símbolo e instrumento público universal para amplificar la presencia humana en un sitio de desarticulación urbana que se ha convertido en un lugar en el que, como dice el mismo López-Menchero, “la voz pública es automáticamente voz política”. Pasionaria también quiere hablarnos de identidad e hibridez cultural, dos constantes en el trabajo del artista que hacen que sus interacciones con el espacio público se transformen en reflexiones sobre estos temas.

López-Menchero le puso el nombre a la obra, en referencia a Dolores Ibárruri, poco después de su inauguración. Su elección vino determinada por varios motivos, entre los que cabe destacar la referencia que hace su instalación al megáfono que aparece en el reportaje sobre la Guerra Civil española Spaanse aarde (1937), del cineasta holandés Joris Ivens, y comentado por Hemingway, y que es utilizado para transmitir discursos de apoyo a los soldados republicanos en las trincheras y en los campos de batalla, entre los cuales figuran los de La Pasionaria. El artista decidió además quitarle el artículo para hacerlo más universal; en francés, Pasionaria es utilizado como adjetivo para hacer referencia a cualquier mujer militante por una causa social o política.

Que el hijo de La Pasionaria muriera en la batalla de Stalingrado y que el abuelo del artista hubiera conocido a Dolores Ibárruri son también razones casuales para darle este nombre y, según el propio López-Menchero, hacen que Pasionaria pueda llenarse de muchos más sentidos e interpretaciones que las iniciales, convenciéndonos de que el sitio en el que se encuentra instalada es un buen lugar para que pueda seguir echando sus raíces.

Más planes para una escapada a Bruselas aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.