Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toledo sin estrés

Antídoto Rooms, un caserón histórico con detalles contemporáneos

Patio cubierto del hotel Antídoto Rooms. Ampliar foto
Patio cubierto del hotel Antídoto Rooms.

Sobre un promontorio rocoso a orillas del Tajo, la ciudad de Toledo fue declarada patrimonio mundial por la Unesco en 1986. Lo cual ofrece la ventaja incuestionable de recorrer todo su casco histórico por vías peatonales con tan solo un inconveniente: la dificultad de presentarse en el hotel con el coche y las maletas. Recomendable, pues, guarecerlo en el Miradero y ascender a pie por el estrecho pasaje de Recoletos. No son más de diez minutos el paseo y la recompensa salta a la vista. A un paso del mercado de San Agustín, el espacio más moderno de la ciudad, la honrosa puerta de sillares da entrada a un caserón levantado en 1571 del que se conservan intactas la balaustrada de madera y su distribución en altura sobre un característico patio toledano. En la remodelación del edificio salieron a la luz algunos importantes tesoros, como una estructura hidráulica romana del siglo I —protegida por un pavimento de cristal junto al edículo de la recepción—, los restos de un muro árabe del siglo VIII y un aljibe del XVI en buen estado.

Puntuación: 6
Arquitectura 8
Decoración 8
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 5
Aseos 5
Ambiente 5
Desayuno -
Atención 8
Tranquilidad 8
Instalaciones 3

La restauración del interiorista José Luis Fuentes ha huido de un forzado historicismo para iluminar el lugar con un diseño contemporáneo prudente y económico, que no rehuye de expresiones pop art. Hasta las 10 de la noche, los propietarios atienden en persona a los huéspedes, cruzan con ellos diversos correos y les acompañan hasta arriba con el equipaje. A partir de esa hora funciona el código de acceso y poco más. En caso de urgencia, queda el recurso de una llamada telefónica. El servicio se reanuda al día siguiente temprano, sin que se incluyan los desayunos. El mercado de San Agustín, donde se recomienda fervientemente cenar de tapas, permanece cerrado hasta las diez de la mañana. Lo ideal es salir hacia la plaza de Zocodover y preguntar por la cafetería El Nuevo Comercio. Un incordio recompensado, menos mal, con exquisitas elaboraciones.

Una de las habitaciones de Antídoto Rooms, en Toledo. ampliar foto
Una de las habitaciones de Antídoto Rooms, en Toledo.

Antídoto Rooms es lo que dice su nombre: habitaciones y nada más. Funcionales, con una estética de bajo precio sembrada de buen gusto y detalles, los imprescindibles. Con la reforma se ha buscado hueco en los intersticios del inmueble para colocar, por un lado, la ducha; por otro, el inodoro; y, en un fragmento de pared, el lavabo. Apenas queda un espacio mínimo para abrir la maleta. Lástima que el chorro de la ducha salga tan débil, porque el espacio que la contiene es lúdico, sensorial y dotado de un mecanismo novedoso de la marca Hansgrohe. Entre todas, la 10 ofrece acceso a una terraza con vistas a Toledo y su Alcázar.

Antídoto Rooms

  • Categoría oficial: 2 estrellas.
  •  Dirección: Recoletos, 2. 45001 Toledo. 
  • Teléfonos: 925 22 88 51 y 639 13 26 37.
  • Internet: www.antidotorooms.com.
  • Instalaciones: vestíbulo, salón de estar.
  • Habitaciones: 10 dobles.
  • Servicios: no tiene habitaciones adaptadas para discapacitados; animales domésticos prohibidos.
  • Precios:desde 63 euros la habitación doble, IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información