Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva York para modelos

La modelo madrileña Blanca Padilla, “el ángel español de Victoria’s Secret”, cuenta su personal ruta por la Gran Manzana

Nueva York para modelos

Esta semana se ha hablado de ella como “el ángel español de Victoria’s Secret”, pero en menos de un año de carrera Blanca Padilla ya ha participado en desfiles que son bastante más relevantes, aunque menos publicitados, para los insidersde la moda, como los de Valentino y Elie Saab en la Semana de la Alta Costura de París o los de DSquared2 y Dolce&Gabbana en Milán. Aun así, su ciudad talismán es Nueva York. La madrileña de 19 años, a la que el cazatalentos Ignacio de Aysa descubrió en el metro, recuerda su primer viaje de trabajo a la ciudad, que tuvo lugar durante la Fashion Week del pasado septiembre.

¿Se quedó en uno de esos famosos pisos en los que conviven un montón de modelos?

No, estuve en el piso de un amigo de mi mánager en el distrito financiero. Hacía más de veinte castings al día, todos en lugares diferentes. Estuvo bien porque pude ver muchos puntos distintos de la ciudad y comprobar la diferencia que hay, por ejemplo, entre Manhattan y Brooklyn, donde se respira otro estilo de vida. Pero era una verdadera paliza, así que al final se agradece apartarse un poco y tener algo de tranquilidad.

Pero por la noche iría a fiestas.

¡Qué va! Estaba demasiado cansada. Sólo a una fiesta en la que había mucha gente de la moda en el club Tao, en el downtown, en la que hubo un concierto secreto de Lorde. Bueno, y algunas cenas en sitios pequeños y agradables. Me encantó el mítico Mr. Chow.

¿Qué más come una modelo en la Fashion Week?

¡Bagels! Me encantan. Además, allí los hay de todos los sabores.

¿Qué desfile de los de aquella semana recuerda con especial cariño?

El de Oscar de la Renta, sin duda. Él era todo un caballero. Se enteró de que yo era española y fue muy amable y cariñoso conmigo. Además, el show fue increíble. Sabíamos que estaba enfermo, pero me sorprendió mucho la noticia de su muerte poco después. Fue toda una pena.

¿Y qué tiene pendiente en Nueva York?

¡Todo! Parece mentira, pero aún no he podido pisar Central Park.

¿Le gustaría instalarse allí, como han hecho otras modelos españolas antes?

Sí, es lo que estamos mirando ahora. Si en los desfiles de primavera-verano todo va bien, tendría sentido instalarse allí. Lo que no sé es si podré llevarme a mi novio, porque él acaba de empezar un nuevo trabajo aquí.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.