Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo moverse en Nueva Delhi

Consejos para salir airoso del metro, regatear con astucia en los 'tuc tuc' y hacer una pequeña ruta en 'rickshaw'

A bordo de un rickshaw motorizado y con taxímetro en medio del caótico tráfico de Nueva Delhi (India). rn Ampliar foto
A bordo de un rickshaw motorizado y con taxímetro en medio del caótico tráfico de Nueva Delhi (India).

Uno de los aspectos más importantes para el turista que llega a Nueva Delhi es saber cómo moverse de un lado para otro. Se trata de una metrópolis caótica y con grandes distancias, pero hay trucos y consejos para salir airoso del metro, regatear con astucia en los tuc tuc y hacer una pequeña ruta en rickshaw sin perder la cabeza.

El metro es la mejor alternativa para trayectos largos. Su construcción es relativamente reciente y  vagones, estaciones y pasillos contrastan con la envejecida capital india. Sorprende desde el primer momento: hay que pasar un control como en los aeropuertos, introducir la mochila por el escáner y cruzando un arco de detección de metales. Las autoridades de Delhi se han tomado muy en serio las amenazas terroristas de Lashkar-e-Toiba y por ello no escatiman en seguridad.

Además, como en otras megalópolis, hay un vagón reservado exclusivamente a las mujeres y las patrullas de vigilancia seguridad interponen sanciones administrativas a los infractores. En caso de que viajéis en pareja, ella puede viajar contigo sin problemas en el resto de vagones, en los cuales predominan los hombres, y, de hecho, es habitual ver a mujeres acompañando a sus amigos, padres o maridos.

En algunas estaciones, como Connaught Place, hay que colocarse en una especie de colas que se organizan en los andenes para poder subir al convoy, que suele ir abarrotado. Durante la hora puntas las estaciones son auténticos hervideros de personas, pero gracias a este sistema todo funciona con normalidad.

Los tuc tuc son los llamativos triciclos motorizados que tiñen la ciudad india de verde y amarillo. Como sus conductores son bastante sagaces, se muestran reacios a conectar el taxímetro e intentan pactar con los turistas ingenuos tarifas desproporcionadas. Una forma de conseguir que conecten el taxímetro es acercarse hasta ellos con un policía, que les obligará a cumplir con la ley con un leve gesto. A partir de ahí, la lógica del camino escogido dependerá de la honestidad del chófer.

Por último, tratándose de India, es inevitable mencionar a los rickshaws, que pedalean en su triciclo sin descanso para llevar, casi siempre, a turistas. Forman parte de la esencia de Nueva Delhi y, a pesar de que no son excesivamente baratos ni rápidos, y poco recomendables para distancias largas por su falta de confort, todo visitante de la ciudad debería subir a uno por dos motivos: para colaborar con los simpáticos rickshawalas (con una buena propina) y porque son la mejor alternativa para adentrarse en las laberínticas calles de Old Delhi o Pahar Ganj, saboreando la auténtica India.

¿Vas a viajar a Nueva Delhi? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.