Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noche con el clan del lobo

La escritora finlandesa Katja Kettu organizó un viaje al norte de Estados Unidos en busca de los vínculos entre el continente americano y el norte de Europa

Destino: Estados Unidos. Para documentarse sobre su nuevo trabajo, Katja Kettu organizó un viaje estadounidense. La escritora, nacida en Finlandia y que acaba de publicar la novela La comadrona (Alfaguara), buscaba historias finesas en el continente americano.

Noche con el clan del lobo

¿Por dónde comenzó?

Fui a los Estados de Michigan, Minnesota y Wisconsin. En esa zona es donde se concentró, en el siglo XIX, la emigración proveniente del norte de Europa.

¿Qué queda de aquella época?

Por un lado, la población. Hay pueblos como Stanton Township, en Michigan, donde casi la mitad de los ciudadanos reconocen poseer raíces finlandesas. Por otro, el lenguaje.

No me diga que se habla finés en Estados Unidos.

Sobre todo, un dialecto, el yopper, que mezcla finés con inglés. Es muy raro porque, aunque entiendas el lenguaje, es una cultura completamente diferente. Yo tenía bastante interés en visitar las tribus indígenas, que mezclaron su cultura con el inglés y con el finlandés. Todo muy interesante y una experiencia muy emocionante. Nunca imaginé que llegaría a ser parte de eso.

¿Llegó a integrarse en la tribu?

Al principio nos miraban con suspicacia; no están acostumbrados a que los extranjeros se interesen por ese crisol cultural tan particular que se formó en esta zona. Pero luego se relajaron.

¿Cómo fue la acogida?

Llegamos por la noche y dormimos allí. Íbamos a pasar tres días con ellos y nos explicaron algunas de sus normas. La más importante: prohibido beber alcohol o consumir cualquier tipo de droga. Al día siguiente, me levantaron a las seis de la mañana para celebrar la ceremonia de bienvenida.

¿En qué consistía?

Es un ritual muy antiguo en el que todo el mundo está vestido con ropa especial elaborada por la propia tribu. A mí me recibió el clan del lobo y me dieron un nombre indio que hacía referencia a mi piel blanca. Algo parecido a Rusina.

¿Tuvo que comer o beber algo raro en la ceremonia?

Nos dieron a probar un plato bastante extraño: carne, que no estaba cruda, pero que no acababa de estar del todo cocinada. Tenía un sabor muy raro. No tengo muy claro si me gustó o no, pero sin duda me impactó. En un primer momento dudé, ¡soy vegetariana!, pero luego entendí que no podía negarme a comerlo.

 

 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.