Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine vuelve al barrio en Bogotá

El proyecto Tonalá mezcla de cine, gastronomía, teatro, música, arte y literatura, alejado de los grandes centros comerciales

Interior del cine Tonalá, en el barrio de La Merced, en Bogotá.
Interior del cine Tonalá, en el barrio de La Merced, en Bogotá.

Existe un pequeño barrio en Bogotá, de apenas cinco manzanas pero quizás el más bello de la ciudad, que ha sobrevivido a la avidez de constructores y especuladores inmobiliarios. Se llama La Merced y hasta una de sus grandes casas de ladrillo estilo inglés, en su mayoría diseñadas entre los años treinta y cuarenta del siglo pasado por el arquitecto Karl Rich, ha llegado el proyecto Tonalá, una innovadora propuesta de cine, gastronomía, teatro, música, arte y literatura, aderezada con mucho picante y mezcal.

Una casona, estilo inglés, diseñada entre los años treinta y cuarenta por el arquitecto Karl Rich, acoge Tonalá Bogotá

Hace dos años, Juan Pablo Bastarrachea, programador y promotor cultural, y los interioristas Marcela Lugo y Arturo Dib abrieron en la Colonia Roma de México DF un espacio multidisciplinar que ponía especial énfasis en el cine contemporáneo independiente. Lo bautizaron como Tonalá porque así se llama la calle de la capital mexicana donde está ubicado y porque además, en lengua azteca, esta palabra significa "el lugar por donde el Sol sale". Cuando el proyecto se cruzó con el joven director de cine colombiano Salomón Simhon surgió el amor a primera vista: buscó socios, dinero y peleó contra viento y marea hasta poder traerlo a Bogotá. Lo consiguió. Con Tonalá Bogotá ha revivido la costumbre del cine de barrio y ha creado un espacio de difusión al cine colombiano, latinoamericano e independiente que no tienen asegurada la distribución en Colombia.

A este cine se viene a vivir no una sino muchas experiencias. Dos salas están destinadas al séptimo arte, con 15 estrenos mensuales y ocho funciones diarias. La sala grande de Tonalá Bogotá, con capacidad para 65 personas y amueblada con las butacas de un antiguo cine de la ciudad, programa, como mínimo, un estreno colombiano o latinoamericano al mes. La Sala Kubrik, más pequeña y ubicada en el ático de la casa, con sofás y bar, se atreve con un cine más irreverente, experimental y transgresor, desentendido de la narrativa tradicional; esas películas de terror o vergüenza, amor o violencia solo aptas para ver después de medianoche.

El cine Tonalá está alojado en una casa de estilo victoriano del bogotano barrio de La Merced. ampliar foto
El cine Tonalá está alojado en una casa de estilo victoriano del bogotano barrio de La Merced.

Todos los sábados por la noche hay conciertos de bandas emergentes colombianas y, los jueves, fiestas temáticas con dj´s. Además, obras de teatro independiente, presentaciones de stand up, seminarios, una tienda para perderse entre revistas, libros, vinilos, pósters, películas, una sala de exposiciones… Incluso, un restaurante con un menú ideado por el chef mexicano Eduardo García y ejecutado por el cocinero colombiano Gonzalo Hernández en un diálogo entre la cocina informal colombiana, la mexicana y el diner americano, que incluye platos como los tacos de cochinita, carnitas, pulpo, pescado y tinga; ceviches; sopas y ensaladas; hamburguesas; carne tampiqueña acompaña de frijol refrito, enchiladas, arroz, guacamole, totopos y queso, y desayunos. El bar cuenta con una amplia variedad de cócteles y para acompañar las películas, dulces típicos mexicanos, palomitas y helados.

En definitiva, la posibilidad de ver cine independiente en Bogotá fuera del centro comercial, lleno de gente y escaleras mecánicas, pero con el mismo sistema digital de las grandes salas de la ciudad.

El cine Tonalá Bogotá (carrera 6 No 35 – 37, La Merced) abre todos los días desde las 12.00, excepto los lunes. Precios: entre 5,5 (sala Tonalá) y 7 euros (sala Kubrick).

¿Vás a viajar a Bogotá? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.