Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De ‘pintxos’ en Manila

El restaurante Donosti, en Fort Bonifacio, engrosa la oferta de restaurantes españoles en una de las zonas más caras de la capital filipina

Barra del restaurante español Donosti, en Fort Bonifacio, Manila (Filipinas).
Barra del restaurante español Donosti, en Fort Bonifacio, Manila (Filipinas).

Son las siete de la tarde de un apacible sábado y solo quedan unas pocas mesas libres. Las sonrisas de los clientes, cocineros y encargados del restaurante Donosti (NAC Building, 32nd Street, Fort Bonifacio) muestran que el negocio no podría ir mejor. Una decoración cuidada y tradicional con decenas de instantáneas de la playa de La Concha de San Sebastián o del Peine de los vientos, de Eduardo Chillda, adornan las paredes.

La apertura de restaurantes españoles en una de las ciudades más caras de Metro Manila, Fort Bonifacio (Makati) no cesa. El gusto por los sabores ibéricos y la percepción de alta calidad hacen que estas propuestas tengan una buena aceptación. Cerca de los ya consolidados Vask, Beso, Barcino o Las Flores ha nacido un nuevo proyecto hispano-filipino basado en la comida tradicional española con un toque vasco.

El propietario, José Antonio Gutiérrez Aboitz, de familia filipina con linaje vasco e impulsor de decenas de negocios locales, conoció en uno de sus continuos viajes a Madrid al que es hoy el cocinero del local, Pablo López Iglesias, quien a pesar de las dudas iniciales por el gran cambio cultural y climático, asegura estar disfrutando del calor tropical y de una nueva vida. Junto con el encargado, Juan Ignacio Vaquero, ha consolidado una propuesta de alta gama en apenas cuatro meses en una de las zonas más exclusivas del país.

Comedor del restaurante Donosti, en Manila. ampliar foto
Comedor del restaurante Donosti, en Manila.

Fort Bonifacio está repleto de rascacielos, cuidados jardines, grandes aceras y lujosos apartamentos. Y poco a poco se está llenando de excelentes restaurantes con precios poco asequibles para el ciudadano medio de la capital filipina (las facturas rondan unos 2.000 pesos por comensal, unos 32 euros).

Repasando el elaborado menú, el chef coloca el tradicional pulpo a la gallega como el plato estrella; es también el más demandado. Otras recetas muy solicitadas por los filipinos en el Donosti son el jamón ibérico, las croquetas y los boquerones. De su cocina destaca también la gran paella que cada día prepara el chef y que cuenta ya con buena reputación en la ciudad. Pero no todo encaja a la perfección, pues otros platos populares como las patatas a la riojana, las sopas frías o el gazpacho no han terminado de cuajar entre los comensales locales y se han caído del menú.

Haciendo honor al nombre del restaurante, no faltan pintxos expuestos en la barra para que el cliente pueda seleccionar a su gusto. López Iglesias aprendió a elaborar los pintxos más populares en diversos viajes a San Sebastián y ahora están presentes en la barra del bar del Donosti, que invita a acomodarse para acompañarlos de un buen vino sin necesidad de sentarse a la mesa, algo poco usual en Filipinas.

¿Vas a viajar a Manila? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información