Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Trotamundos

Si bebes, ojo con esta seta

Salvador Sunyer, el director del festival de teatro Temporada Alta, es un apasionado de las setas. El fin de semana pasado estuvo recolectándolas en La Garrotxa, en Girona

Salvador Sunyer. Ampliar foto
Salvador Sunyer.

Los apasionados de las setas no dejan pasar un fin de semana de otoño sin acudir al monte en su busca. Salvador Sunyer es uno de ellos. El director de Temporada Alta, el festival de artes escénicas de Cataluña, que se celebra en las ciudades de Girona y Salt desde el 3 de octubre hasta el 7 de diciembre, estuvo el pasado fin de semana en la comarca de La Garrocha, en Girona, cerca de Olot.

¿Qué tiene de especial?

Es una de las zonas de Cataluña donde más llueve, por lo que puedes encontrar desde ceps, o boletus, hasta trufas.

¿Es bueno encontrando ese preciado hongo?

La caza de trufas es mejor realizarla con perro o, como se hacía antes, con un cerdo bien adiestrado. Yo me guío por la mosca.

¿Nos desvela esa técnica?

Consiste en buscar Helomyza tuberivora, un insecto que realiza sus puestas en la trufa madura. Cuando ves a alguna mosca rondando una zona, ahí es donde se debe escarbar. Es complicado, pero en una ocasión encontré una con este método.

¿Realiza la búsqueda solo?

Normalmente vamos dos o como mucho tres personas. Las setas se buscan con tranquilidad. Una vez iba con un amigo algo mayor y nos cruzamos con unos jóvenes. Llevaban en la cesta Amanita muscaria, la típica seta roja con manchitas blancas.

Y alucinógena.

Su uso como droga se conoce desde el siglo XVIII, por lo que creo que los chavales las habían buscado a conciencia. Sin embargo, mi compañero de paseo empezó a explicarles que lo que llevaban era venenoso y que no se debía comer. Yo simplemente les di un consejo: ‘En el mundo de las setas, mucho cuidado con lo que te comes’.

¿Cuál es la más rara que ha encontrado por ahí?

Hay miles, pero a mí me produce mucha curiosidad el bolet de femer (coprino antialcohólico, en castellano). Si la comes, no pasa nada; pero si la mezclas con una gota de alcohol, aunque sea varias horas después de la ingesta, te pones enfermo con náuseas y vómitos que pueden durar desde horas hasta días.

¿Y las últimas que ha catado?

He probado más de 150 tipos de setas, pero la semana pasada cociné Boletus edulis, la seta calabaza, y chantarelas. Crecen a la sombra de hayedos, alcornoques o encinas. Se disfruta primero con la recolección y luego con la elaboración. Para el recolector de setas es sagrado cocinarlas él mismo.

 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.