Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo lujo rústico

BELL LLOC, una bodega soterrada por el equipo RCR Arquitectes en Palamós

La bodega de Bell Lloc, proyectada por el estudio de arquitectura RCR. Ampliar foto
La bodega de Bell Lloc, proyectada por el estudio de arquitectura RCR.

Todo lo que tocan los arquitectos del estudio RCR, Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta, lo convierten en… planchas de acero cortén. Con este material, traído de un desguace de barcos en Bangladesh, tocaron la gloria al ser finalistas del Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe en 2009 por sus trabajos en la bodega Bell Lloc, situada en los altos de Palamós, no lejos de su Olot natal. El propietario de la misma, Curt Engelhorn, bisnieto del fundador de la farmacéutica Basf, no escatimó recursos de su inmensa fortuna para que estos arquitectos, tan laureados en Europa, tuvieran carta blanca en su proyecto de enterrar una bodega por debajo del propio viñedo y lograr así las condiciones de humedad y temperatura requeridas para la elaboración de unos vinos tan singulares como la propia arquitectura.

Puntuación: 8
Arquitectura 9
Decoración 6
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 7
Ambiente 10
Desayuno 8
Atención 10
Tranquilildad 10
Instalaciones 5

Porque lo de menos aquí es residir en la vieja masía que sirve de casa madre, adosada a una ermita del siglo XVII y colindante con un castillo medieval, en medio de un soberbio pinar que ardió el año pasado aunque parece recuperarse hoy con una saludable fronda. Dentro se han habilitado seis habitaciones para el hospedaje: Samsó, Lledoner, Xarel.lo, Moscatel, Malvasia y Garnatxa. Todas con nombre de uva y ubicadas en la planta superior. Abajo, cuentan con un pequeño comedor rough luxe—como lo describe el dueño y que podría traducirse como lujo rústico— y un porche de lo más apetecible en verano, con vistas lejanas al mar Mediterráneo.

Pepi y Ángel cuidan el lugar como si fuera suyo. Lo advierten en un cartel situado junto al camino de acceso: “Llamad al timbre cuando entréis a la finca, subid por la rampa, girad a mano izquierda y aparcad bajo los toldos”. Desde ese instante, todo está en sus manos. El rito de bienvenida, la cama, el aseo, el recreo y la comida, tan sencilla como casera y honrada. Sí, inolvidable, con tomates de la propia huerta y un cordero criado en la finca.

Una de las habitaciones del hotel de Palamós.
Una de las habitaciones del hotel de Palamós.

Entre tanto, un paseo por el viñedo y la correspondiente visita a la bodega distrae a los huéspedes durante una buena parte del día. Porque el trabajo de RCR es un verdadero goce para los cinco sentidos. La vista, en tres etapas: luz exterior, penumbra en la aproximación a través de las planchas y oscuridad en el subsuelo. El tacto, en dos: frío en el acero y cálido en las margas subterráneas. El oído, en una: un silencio al abrigo de la brisa y los pájaros. Y, esencialmente, el gusto y el olfato. La naturaleza de un buen vino. 

BELL LLOC

  • Categoría: sin clasificación oficial.
  • Dirección: camino de Bell Lloc, s/n. Palamós, Girona.
  • Teléfonos: 972 31 62 03 / 646 26 62 19.
  • Internet: www.fincabell-lloc.com.
  • Instalaciones: jardines, bodega, salón de estar, terraza y comedor.
  • Habitaciones: 6 dobles, 1 bungaló.
  • Servicios: no hay habitaciones adaptadas, animales prohibidos.
  • Precios: desde 100 euros la doble, desayuno e IVA incluidos. Visita a bodega de 12.00 a 16.30, reserva por anticipado, 15 euros.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información