Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luces frente al océano

De Finlandia a Nueva Zelanda, y de Estados Unidos a India, ruta costera por 10 faros que deslumbrarán a cualquier viajero

  • Históricos, modernos, con rayas y sin ellas, compactos, estilizados y levantados en la costa, en una isla o en mar abierto. Algunos están gafados y otros se han convertido en románticos alojamientos. De Finlandia a Nueva Zelanda, y de Estados Unidos a India, ruta por 10 faros que deslumbrarán a cualquier viajero, como el de Slangkop (en la imagen), en el Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica).
    1Históricos, modernos, con rayas y sin ellas, compactos, estilizados y levantados en la costa, en una isla o en mar abierto. Algunos están gafados y otros se han convertido en románticos alojamientos. De Finlandia a Nueva Zelanda, y de Estados Unidos a India, ruta por 10 faros que deslumbrarán a cualquier viajero, como el de Slangkop (en la imagen), en el Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica).
  • El tercer faro de Eddystone (los dos anteriores fueron destruidos por un huracán y un incendio, respectivamente) se construyó en piedra y se inauguró en 1759. Pero la roca sobre la que se alzaba era inestable y se desmanteló 120 años después. Hoy se puede visitar en su nueva ubicación, en Plymouth (Inglaterra).
    2El tercer faro de Eddystone (los dos anteriores fueron destruidos por un huracán y un incendio, respectivamente) se construyó en piedra y se inauguró en 1759. Pero la roca sobre la que se alzaba era inestable y se desmanteló 120 años después. Hoy se puede visitar en su nueva ubicación, en Plymouth (Inglaterra).
  • El faro más alto de Estados Unidos (63 metros), en Cape Hatteras (Carolina del Norte), reconocible por las bandas que lo recorren en espiral, se terminó de construir originalmente en 1803, aunque quedó muy dañado durante la guerra civil. El edificio actual se inauguró en 1871.
    3El faro más alto de Estados Unidos (63 metros), en Cape Hatteras (Carolina del Norte), reconocible por las bandas que lo recorren en espiral, se terminó de construir originalmente en 1803, aunque quedó muy dañado durante la guerra civil. El edificio actual se inauguró en 1871.
  • Quien quiera pasar una romántica noche en el faro de la isla de Hailuoto (Finlandia) tiene que darse prisa: la recuperación continental (tierra que resurge tras estar comprimida por el peso de los glaciares en la edad del hielo) unirá pronto la ínsula al continente.
    4Quien quiera pasar una romántica noche en el faro de la isla de Hailuoto (Finlandia) tiene que darse prisa: la recuperación continental (tierra que resurge tras estar comprimida por el peso de los glaciares en la edad del hielo) unirá pronto la ínsula al continente.
  • Posiblemente, no exista mejor ubicación para un faro que una bahía llamada Disaster (Desastre). El de Green Cape, en Nueva Gales del Sur (Australia), ha sido testigo de muchos naufragios, como el del vapor Ly-ee Moon, que encalló en 1886.
    5Posiblemente, no exista mejor ubicación para un faro que una bahía llamada Disaster (Desastre). El de Green Cape, en Nueva Gales del Sur (Australia), ha sido testigo de muchos naufragios, como el del vapor Ly-ee Moon, que encalló en 1886.
  • Está en el Cabo de Hook (Irlanda) y sus orígenes se remontan al siglo V, cuando los monjes prendían una almenara. Se dice que los primeros invasores vikingos, encantados de contar con una luz que los guiara, los dejaron tranquilos.
    6Está en el Cabo de Hook (Irlanda) y sus orígenes se remontan al siglo V, cuando los monjes prendían una almenara. Se dice que los primeros invasores vikingos, encantados de contar con una luz que los guiara, los dejaron tranquilos.
  • A los pies del faro de Creac’h, uno de los más potentes del mundo y ubicado en la Île d’Ouessant (Francia), se encuentra este espacio dedicado a la historia de estos edificios vitales para la navegación. Además, hay exposiciones sobre los muchos naufragios ocurridos en estas costas bretonas.
    7A los pies del faro de Creac’h, uno de los más potentes del mundo y ubicado en la Île d’Ouessant (Francia), se encuentra este espacio dedicado a la historia de estos edificios vitales para la navegación. Además, hay exposiciones sobre los muchos naufragios ocurridos en estas costas bretonas.
  • El faro de Slangkop se asoma desde el famoso Cabo de Buena Esperanza, a 30 kilómetros de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Se levantó en 1914, pero no funcionó hasta 1919. El naufragio del vapor Maori unos años antes puso de manifiesto la necesidad de una almenara.
    8El faro de Slangkop se asoma desde el famoso Cabo de Buena Esperanza, a 30 kilómetros de Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Se levantó en 1914, pero no funcionó hasta 1919. El naufragio del vapor Maori unos años antes puso de manifiesto la necesidad de una almenara.
  • Llamativo por sus grandes franjas rojas, el faro de Cape Palliser (1897) es un agradecido reclamo para los barcos que navegan por el estrecho de Cook, junto al extremo sur de la isla Norte de Nueva Zelanda.
    9Llamativo por sus grandes franjas rojas, el faro de Cape Palliser (1897) es un agradecido reclamo para los barcos que navegan por el estrecho de Cook, junto al extremo sur de la isla Norte de Nueva Zelanda.
  • Ubicado sobre una colina en Southampton, escalar hasta la plataforma del faro de Gibbs Hills recompensa con una amplia panorámica del esplendor caribeño de la isla de Bermuda.
    10Ubicado sobre una colina en Southampton, escalar hasta la plataforma del faro de Gibbs Hills recompensa con una amplia panorámica del esplendor caribeño de la isla de Bermuda.