Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano
Escapadas

Un ‘Shangri-la’ gomero

Laurisilva, roques y plataneras esmaltan el valle de Hermigua, en La Gomera. El lugar perfecto para quienes buscan su particular edén

Panorámica de Valle Bajo en el municipio de Hermigua, en La Gomera.
Panorámica de Valle Bajo en el municipio de Hermigua, en La Gomera.

En La Gomera los túneles de carretera ayudan a separar contrastes climáticos, mundos diferentes. Cuatro separan San Sebastián de La Gomera de Hermigua. Al salir del último, llamado La Cumbre, dejamos atrás la relativa aridez de la capital gomera para incorporarnos al perfil orográfico del norte, inmerso en el verdor que desprende el parque nacional. Desde esta laurisilva propia de las zonas elevadas -El Cedro es un paraje excepcional para sumergirse en ella- descenderemos en zigzag buscando las plataneras, situadas a orillas del Atlántico, a través de una garganta donde la vida discurre a un ritmo pausado. Vaya de entrada que es un municipio alongado -unos 5 kilómetros-, con viviendas diseminadas formando pintorescos grupos, lo que no puede menos que despistar a más de uno. Su color, el verde.

El Convento es la pedanía más alta y añeja de la Villa de Hermigua. Quien lo desee puede subir por la calle con escalinata que asciende por el centro histórico entre casas del siglo XVII y XVIII. De esta manera se aprecia el paisaje de tejados antes de situarnos a los pies de los roques de San Pedro, que imponen su airosa presencia.

Cerca se encuentra la iglesia de Santo Domingo de Guzmán (siglo XVI), cuya tercera nave quedó inconclusa. En Los Telares venden artesanía elaborada con ristras (capas del tallo de la platanera) y chácaras (voluminosas castañuelas); también puede uno avituallarse de almogrote (especie de mojo gomero), miel de palma, galletas o vino elaborado con uva variedad forastera gomera. En la tienda gestionan la visita al molino de gofio (2 euros), situado dentro de una finca de cultivo tradicional.

Bar Pedro, en Hermigua (La Gomera). ampliar foto
Bar Pedro, en Hermigua (La Gomera).

Un kilómetro valle abajo, el Museo Etnográfico de Hermigua (entrada gratuita) se abre a la curiosidad del viajero lleno de encanto retrospectivo. Todo un homenaje a su impulsor, Virgilio Brito.

La escasez de suelos cultivables en La Gomera determinó la creación de bancales escalonados en zonas de elevada pendiente. De camino a La Caleta, en una cerrada curva de izquierdas, veremos a la derecha el arranque de un sendero que se agradece infinito. Son 2,8 kilómetros (unos 40 minutos) por una preciosa vereda que pespuntea el risco hasta el muelle de San Lorenzo. De cuando los hermigüenses transitaban con su carga de plátanos a lomos de burros los días en que el océano embravecido impedía embarcar en el valle.

El senderismo de larga distancia, deporte gomero por excelencia, lo postergamos al otoño en favor de La Caleta, quizá la mayor expresión playera del norte gomero.

Pisamos un (este año) bien dotado arenal, equipado con sombrillas, mesas, tarajales, fuente, duchas, aseos. El restaurante Olivia está especializado en pescado. También se encuentra la ermita de San Juan. A lo lejos, el Teide produce un tremendo impacto visual confundiéndose con el cielo. Con ser este Atlántico digno de respeto, casi siempre hay rincones aptos para el baño, al menos en verano. Preguntar a los autóctonos.

Regresamos a la carretera principal hasta enfilar al pescante o antiguo muelle, zona en obras –habrá que caminar los últimos 250 metros-, pero que merece incluirse en la ruta, y quién sabe si zambullirse en la piscina que llena la marea. Fijarse en las precauciones que adoptan el resto de bañistas y tener presente que la zona más segura de este tipo de piscinas es siempre la central.

Guía

Información

  • La oficina de turismo de Hermigua (922 88 09 90) se encuentra en el Edificio de Usos Múltiples. Horario: 9.00 a 13.00 y de 17.00 a 21.00.

Cómo ir

Dónde comer

  • Restaurante Las Chácaras (922 88 10 39; www.laschacaras.com). Muy favorable relación calidad precio. Ensalada de ventresca de atún, y queso de cabra a la plancha con miel de palma y gofio. También calamares fritos con cebolla. Averiguar primero los platos fuera de carta. Menú, 12 euros.
  • Tasca Telémaco (922 88 08 12; www.tascatelemaco.com). Aparte de la restauración (hacen paellas por encargo) alquilan bicicletas (657 06 91 11), algunas eléctricas, para pasear por el valle, además de organizar rutas guiadas cicloturísticas por el parque nacional.

Dormir

  • Ibo Alfaro (922 88 01 68; www.hotel-gomera.com). Hotel que aprovecha una casona con vistas deslumbrantes. Son 17, tanto los años que lleva abierto como el número de habitaciones. 82 euros (doble con desayuno).
  • Hotel Rural Casa Los Herrera (922 88 07 01; www.casalosherrera.com). 8 habitaciones con ascensor, solárium y jardines. 87 € (doble con desayuno).
El valle de Hermigua, en La Gomera.
El valle de Hermigua, en La Gomera.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información