Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano

Calma verde junto al Narcea

El monasterio de Corias, Cangas del Narcea y espacios naturales como Muniellos en una refrescante ruta por el interior asturiano

Exterior del Monasterio de Corias, en Cangas del Narcea, que actualmente es un Parador Nacional.
Exterior del Monasterio de Corias, en Cangas del Narcea, que actualmente es un Parador Nacional.

Cangas del Narcea se ha hecho imprescindible para quien ama la naturaleza. Concejo de poco más de 13.000 habitantes repartidos por unas 40 parroquias, situado en el suroeste de Asturias y castigado por accesos propicios a la desesperanza, se ha sobrepuesto históricamente al aislamiento cartográfico recurriendo a sus encantos.

Mirando de reojo al puerto de Leitariegos para abrirse a la meseta camino de Villablino y León, los vecinos cangueses han exprimido al máximo sus valores. Ayudaron los nobles en los siglos XV y XVI disponiendo de palacios como los de los Condes de Toreno y Omaña -entre muchos otros- que ahora forman parte del escenario histórico del visitante. Luego las minas de carbón prendieron una economía dinamizadora desde el sacrificio que dio valor a esta zona occidental donde también tiene su importancia la madera. Y como la nieve y las carreteras les aislaban del mundanal ruido, crearon una gastronomía de subsistencia donde el vino -con tipo propio de elaboración-, los cocidos y los alimentos de probadas calorías han acabado por acuñarse en cartas y menús.

Reserva Natural de Muniellos en Cangas del Narcea. ampliar foto
Reserva Natural de Muniellos en Cangas del Narcea.

Cangas del Narcea, sin embargo, se ha resistido a vociferar sus atractivos. Ha preferido el boca a boca que siempre legitima. Sabía, claro, que contaba con la reserva de la biosfera del parque de Fuentes de Narcea, Degaña e Ibias, donde se entrelaza idílicamente la fauna y la naturaleza. Decenas de miles de hectáreas para que convivan el oso pardo o el urogallo del Cantábrico. Un destino fijo para quien se aleja de la playa, al igual que ocurre con el bosque de Muniellos, con idéntico reconocimiento por parte de la Unesco.

En este marco, toda la comarca debe su etiqueta verde al río Narcea que, además, les articula. En sus 300 kilómetros de recorrido, las aguas atraen a pescadores de dentro y fuera de Asturias. Les espera el salmón y la trucha. Algo parecido ocurre con los cazadores que procuran en los bosques de la zona piezas de caza mayor como el jabalí y el corzo o menor, con la arcea, la becada o la perdiz.

Pero aún estaba por emerger el efecto dinamizador del turismo de la zona. En realidad estaba en silencio desde la Edad Media, período de su construcción. Se trata del Monasterio de Corias, enclave situado a escasos dos kilómetros del centro de Cangas del Narcea, que fue proyectado por el arquitecto Miguel Ferro Caaveiro y convertido en parador hace un año. Monumento histórico artístico, este emblemático edificio -conocido como El Escorial asturiano- aún conserva restos arqueológicos. Desde su inauguración, este hotel ha dinamizado también las visitas a las bodegas de la zona, a la basílica de Santa María y al Santuario de Nuestra Señora del Acebo (del siglo XVI).

Guía

Cómo llegar

» Cangas del Narcea está situada a 474 kilómetros de Madrid y a 152 de León. Acceso por carretera desde la A-6, dirección León y Oviedo. Desvío en La Espina. Por la S-210 desde la provincia de Lugo.

Información

» Fuentes del Narcea (985 813 981)

» Reserva de Muniellos (607 839 670)

» Museo del Vino (984 497 009).

Dormir

» Parador de Corias, cuatro estrellas, (985 07 00 00; www.parador.es/es/paradores/parador-de-corias)

» Hotel Genestoso, dos estrellas, 985 97 3019

» Hotel Molinón, dos estrellas, (985 812 952)

Comer

» Blanco (985 810316)

» Chicote (985 8109 34)

» Sidería Narcea (985 810038)

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información