Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano

En el laberinto almeriense

Almería hay que conocerla por sus rincones, sus vericuetos. Esconde un brillante pasado árabe, tapas y un animado centro

Jardines de la Alcazaba de Almería. Ampliar foto
Jardines de la Alcazaba de Almería.

Hay ciudades que son como un libro abierto; su historia sale al paso solo con deambular por sus calles. Sevilla, Toledo, Córdoba, Granada... Y luego hay otras, de encantos más escondidos, no tan evidentes, donde el visitante agradece un pequeño manual de instrucciones. Almería pertenece a este segundo grupo. Hay que conocer los rincones, los vericuetos, para ser consciente de lo lustroso que fue aquí el pasado. En 2014 se cumplen mil años de la instauración Reino de Taifa, el más importante de Al-Andalus, y la ciudad lo celebra volviendo la vista hacia su medina -a los orígenes-, originariamente amurallada y que hoy pertenece al casco antiguo. Con la Alcazaba, uno de los monumentos más visitados de Andalucía, dominándolo todo. A sus pies la calle de la Almedina, cruzada por un laberinto de callejuelas por las que lo mejor es perderse y dejarse llevar por las típicas casas almerienses de puerta-ventana. Algunas de ellas, señoriales; muchas, deterioradas, incluso en ruinas; otras, cada vez más, restauradas. Una señal de recuperación del barrio.

Otro buen síntoma de esta mejora es la proliferación de cafeterias, bares y locales. Como el restaurante-tetería Almedina, en la calle Paz, iniciativa de la Asociación El Recuerdo de la Almedina o La Guajira, en Cruces bajas, que está dinamizando la zona a golpe de actuaciones en directo de lo más variopintas: de jazz a flamenco y de clásica a música de autor. Funciona como asociación cultural y su casa de dos plantas -tan mediterránea, pintada de añil- posee una terraza que hace más llevaderas las calurosas noches de verano. Parece un faro atrayendo a más y más navegantes. Cuesta abajo hacia la Plaza Vieja, la del Ayuntamiento, antiguo zoco, que hace cuatro o cinco años era un páramo fuera del horario administrativo, esconde ahora un hamman o baño árabe, Aire; el hotel boutique Plaza Vieja y un par de buenos locales para tapear.

Tetería en un 'hammam', baños árabes, en Almería. ampliar foto
Tetería en un 'hammam', baños árabes, en Almería.

De la Mezquita Mayor, que en tiempos fue la más grande de Al-Andalus tras la de Córdoba, se conservan la quibla (muro orientado a La Meca) y el mihrab, capilla en esa pared. Ambas construcciones forman parte de la actual iglesia de San Juan. Dentro del perímetro de la gran Mezquita se encontraba el Patio de los Naranjos, hoy sede del Gobierno militar. Más hacia la Puerta de Purchena, en la calle Tenor Iribarne, asoman los aljibes árabes, en la sede de la Peña Flamenca El Taranto.

Con motivo del Milenio, estos lugares emblemáticos pueden recorrerse mediante visitas guiadas. Especialmente recomendables son los itinerarios teatralizados y los cuenta-cuentos que tienen lugar en la Alcazaba cuando cae la tarde. Una buena oportunidad para que los visitantes conozcan una ciudad tímida, que no se ofrece de primeras, y que es mucho más que tapas y playa (que también).

Guía

Información

» Milenio de Almería (http://amra.mileniodealmeria.es)

Cómo llegar

» La ciudad andaluza se sitúa en la esquina sureste de la península, flanqueada por Granada y Murcia, a unos 560 kilómetros de Madrid (unas cinco horas) por la A-4.

Comer

» En Almería uno tapea. Sitios hay muchos pero nos quedamos con la calle Real, casco histórico, donde al emblemático Casa Puga le ha salido un hervidero de competidores: Al Alba, Entremares, Nuestra tierra...

Dormir

» Gran Hotel (www.hotelvitagranhotelalmeria.com). Avenida Reina Regente, 8. Un cuatro estrellas en pleno centro. La doble, desde 70,56 euros. 

» Torreluz (www.torreluz.com). Dos hoteles y varios apartamentos en el centro de la ciudad con una amplia variedad de precios.

» NH Ciudad de Almería  (www.nh-hoteles.es). Algo más alejado del centro, aunque Almería no es una ciudad grande.

» En la avenida del Mediterráneo, hay algunos hoteles más especializados en un perfil de visitante de negocios.

Y ya que vas: ¡Playa! El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Mónsul, Genoveses, la Playa de los Muertos, el Playazo de Rodalquilar, Aguamarga...

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información