Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revista de verano

Un delta muy playero

Seis arenales de aguas limpias entre el macizo del Garraf y el estuario del río Llobregat, a un paso de Barcelona

Paisaje costero en las playas de Castelldefels, cerca de Barcelona. Ampliar foto
Paisaje costero en las playas de Castelldefels, cerca de Barcelona.

El delta del río Llobregat y el Macizo montañoso del Garraf configuran el telón de fondo típicamente mediterráneo que queda al sur de Barcelona. El litoral, con arenales sin fin, aguas limpias y, sobre todo, un curioso aislamiento de la capital -en realidad muy cercana- se convierte en el destino de muchos barceloneses durante los fines de semana veraniegos. Esta pequeña guía ayudará al visitante a huir de la saturación turística de la capital catalana y a descubrir los reclamos de la zona. Todo, a menos de una hora de la ciudad y sin necesidad de usar el coche.

01 Garraf

La playa de les Casetes, en Garraf (Barcelona). ampliar foto
La playa de les Casetes, en Garraf (Barcelona).

Garraf, pedanía de Sitges, es un oasis de paz, un pueblo diminuto y encalado situado en un promontorio con unas vistas envidiables al mar. Aunque no haya ninguna construcción destacable, resulta agradable pasear por sus calles llenas de buganvillas y adelfas. Su playa es encantadora, de tamaño recogido y fotogénica como pocas de la zona, gracias a las cabañas que la adornan y que se comenzaron a construir hace casi un siglo. Hay un chiringuito para el avituallamiento y el vermú, y para un buen festín culinario el restaurante La Cúpula (Avinguda Llorach; 93 632 00 15).

Cómo llegar: línea R2 Sud de Renfe Rodalies.

02 Cala Ginesta

Atardecer en Port Ginesta, junto a Castelldefells (Barcelona). ampliar foto
Atardecer en Port Ginesta, junto a Castelldefells (Barcelona).

Todavía en el municipio de Sitges, pero ya muy próxima a Castelldefels y tocando el macizo del Garraf, esta playa escondida tras el puerto de Port Ginesta es otra joyita por descubrir. Se puede acceder a ella atravesando el puerto deportivo y siguiendo después un camino entre rocas y dunas diseñado por la arquitecta paisajista Bet Figueras.

Cómo llegar: autobús L94.

03 Castelldefels

Paseo marítimo de Castelldefels (Barcelona). ampliar foto
Paseo marítimo de Castelldefels (Barcelona).

Castelldefels cuenta con casi cinco kilómetros de playa perfectamente equipados. Destino muy frecuentado por familias y adolescentes, se llena los fines de semana pero, incluso así, es tan enorme que hay espacio para todos. Su paseo marítimo está bordeado por edificaciones de baja altura y tiene un cierto aire yeyé, pues la mayoría de los edificios que lo bordean fueron construidos entre los años 60 y 70, así que el efecto ciudad de vacaciones es absoluto.

Hay tantos restaurantes, bares de copas y chiringuitos como puedan desearse. Entre ellos, no desmerecen el italiano Spriz (Passeig Marítim 44; 93 127 15 04), el sofisticado Fosbury (Passeig Marítim; 299, 936 36 73 72) o la sabrosa paella de Can Moyas (Estrella de Mar 10; 93 636 12 81). Y si lo que apetece es practicar deportes de playa o acuáticos, en el Beach Club El Péndulo (616 845 407) alquilan el material necesario.

Cómo Llegar: En tren con la línea R2 Sud (estación Castelldefels-playa) y en bus con las líneas L94, L95 y L97.

04 Gavà

Dunas y vegetación xerófila en las platas de Gavà (Barcelona). ampliar foto
Dunas y vegetación xerófila en las platas de Gavà (Barcelona).

Las playas de Gavà entroncan con las de Castelldefels y se caracterizan por una menor anchura y un aspecto menos turístico. De hecho, hay menos gente porque no son directamente accesibles en tren. Eso sí, poseen bandera azul y un paseo marítimo que transcurre entre dunas, pinedas y vegetación xerófila, en un cuidado ejercicio de paisajismo. La zona que cuenta con más equipamientos es la de la Avinguda del Mar. Una buena opción para comer es el cercano Lancaster Beach Club (Tellinaires 39-41; 936 33 20 58).

Cómo llegar: autobuses L94 y L95.

05 Viladecans

Pinedas, palmeras, vallas intimidatorias y aviones que recuerdan a los campamentos de la serie 'Perdidos' en Viladecans. ampliar foto
Pinedas, palmeras, vallas intimidatorias y aviones que recuerdan a los campamentos de la serie 'Perdidos' en Viladecans.

Las playas de Viladecans son un tesoro por descubrir. Hace décadas se las conocía por su contaminación (no existía la macrodepuradora de El Prat) y por la presencia de dos cámpings emblemáticos, el Toro Bravo y la Ballena Alegre. Los recintos se clausuraron en 2005, afectados por la ampliación del aeropuerto del Prat. Desde entonces, las pinedas y las palmeras campan a sus anchas y toda la zona que rodea los arenales, cercada por unas vallas intimidatorias, tiene un aspecto que recuerda a los campamentos de la serie Perdidos.

Hay que huir de la zona del parking (acceso Murtra), pues es la más frecuentada -sin olvidar que aquí está el chiringuito Lluna Plena, siempre a rebosar- y caminar hacia la playa de Cal Francès (acceso Pineda). Si no fuera por los aviones que continuamente despegan a muy poca distancia (tan integrados en la experiencia como el mar y la arena), se tendría la seguridad de estar muy lejos de la civilización.

Además, los amantes de la naturaleza pueden pasear por los espacios naturales del estanque del Remolar y las marismas de las Filipinas. Son accesibles desde la playa de Cal Francès, aunque conviene informarse bien de las rutas para no acabar perdido por las marismas y los cercanos campos de alcachoferas.

Cómo llegar: combinación de tren (Línea R2, estación Viladecans) y bus urbano (VB4) o con los autobuses L94 y L95

06 El Prat de Llobregat

Aguas límpias en la playa de El Prat de Llobregat (Barcelona). ampliar foto
Aguas límpias en la playa de El Prat de Llobregat (Barcelona).

Este municipio, conocido sobre todo por albergar el aeropuerto internacional de Barcelona, cuenta con unas zonas de playa, naturaleza y ocio tan bien señalizadas y explicadas que hay que quitarse el sombrero. Resultará difícil elegir entre bañarse en el Mediterráneo o recorrer las densas pinedas (Can Camins, Ca l’Arana) y las marismas y estanques (La Ricarda y Cal Tet), parajes que pertenecen también al Parc natural del Delta del Llobregat. Incluso bien planeado, y con una mochila correctamente equipada, pueden disfrutarse todas estas actividades antes de acabar sentado en el Chiringuito Duna (Passeig de la Platja; 633 030 027) con unas merecidas cervezas y patatas bravas.

Cómo Llegar: combinación de tren (Línea R2 Nord, estación El Prat de Llobregat) y bus urbano (PR3) o combinación de autobús interurbanos (65, 165) y bus urbano (PR3)

¿Vas a visitar Barcelona? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información