Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fin de semana

Urgencias modernistas

Visita al barcelonés hospital de Sant Pau, la gran obra del arquitecto Domènech i Montaner

La exuberancia formal y el colorido, dos de los rasgos del Hospital Sant Pau de Domènech i Montaner. Ampliar foto
La exuberancia formal y el colorido, dos de los rasgos del Hospital Sant Pau de Domènech i Montaner.

Sant Pau es más que una ciudad dentro de una ciudad. La ambición del mecenas Pau Gil, cuyo legado (tres millones de pesetas de la época) permitió el inicio de las obras en el año 1902, era construir el corazón sanitario de una urbe utópica. Pero ese corazón era tan gigantesco que, como sucede en las mayores utopías de la humanidad, el proyecto quedó inconcluso. De los 48 pabellones planeados y encargados a Lluís Domènech i Montaner, sólo 27 se construyeron, y de ellos el gran arquitecto pudo únicamente diseñar y ejecutar 12, quedando el resto al cuidado de su hijo Pere Domènech i Roura, artífice fiel y voluntarioso, pero desprovisto del chisporroteante genio de su padre.

Tras más de cuatro años de restauración y reacomodo, el hospital de la Santa Creu y Sant Pau —su nombre completo— fue abierto a principios de 2014, en concurridísimas visitas (temporalmente gratuitas) con mezcla evidente de barceloneses curiosos y extranjeros ávidos de art nouveau, unos y otros en perfecto estado de salud; el conjunto modernista ya no atiende enfermos, pero al norte de sus instalaciones hay un Sant Pau moderno en pleno funcionamiento sanitario. Ahora las visitas al recinto (de pago) permiten recorrer el vasto espacio lleno de maravillas, admirando la determinación del banquero Paul Gil (cuyas iniciales entrelazadas se advierten en los medallones de mayólica que adornan alguna de las fachadas) y la imaginación de Domènech i Montaner.

Interior del Hospital Sant Pau. ampliar foto
Interior del Hospital Sant Pau.

La palabra maravilla no es en este caso un eufemismo o un superlativo. Quienes conozcan otras obras del arquitecto, y también activo político catalanista (fue cuatro años diputado a Cortes por la Lliga), saben de su exuberancia formal, de su don ingenioso para combinar colores, de los caprichos exóticos con los que a veces juega a deslocalizar y a fabular. El Palau de la Musica Catalana, la casa Lamadrid, el Castillo de los Tres Dragones, actual Museo de Zoología, dentro del parque de la Ciudadela, todos en Barcelona, o el Instituto Psiquiátrico Pere Mata de Reus son algunas de esas construcciones singulares que lo atestiguan. El hospital de Sant Pau, con todo, es su cuento fantástico más hechizante. También el que le da a la enfermedad un acompañamiento paliativo que aun hoy, cuando no se ven allí medicinas, camillas ni batas blancas, resulta vigorizante: sin duda en aquel entorno uno, por mal que se sintiera, podía vislumbrar la salvación.

Aproveché el viaje primaveral a Barcelona durante el que pude visitar detenidamente el Sant Pau para hacer un pequeño repaso intensivo de la asignatura del Modernismo, que por mucho que se empolle siempre deja lecciones pendientes. Así que empecé a subir desde el paseo de Gracia, donde ese blockbuster arquitectónico que sigue siendo La Pedrera rivaliza en taquilla con las visitas a las casas Batlló, del propio Gaudí, Amatller, de Puig i Cadafalch, y Lleó Morera, un temprano espécimen de sabor gótico de nuestro Doménech i Montaner, haciendo de paso un breve desvío con parada para admirar otras dos obras suyas, la Fundación Tàpies (antigua sede de la editorial Montaner i Simón) y, por encima de la Diagonal, la grandiosa Casa Fuster, convertida en hotel de lujo. En mi camino recto hacia el norte vi sólo por fuera otra obra maestra de Gaudí, la Casa Vicens, que un banco andorrano ha comprado y tras restaurarla va a abrir museísticamente en 2016, pero sí entré y disfruté del gaudiniano parque Güell, que no había pisado en muchos años y tiene, desde la estación de metro de Vallcarca, un acceso cómodo por escaleras automáticas. Pero volvamos al hospital.

Fachada principal del Hospital Sant Pau. ampliar foto
Fachada principal del Hospital Sant Pau.

La ciudad sanitaria soñada por Pau Gil y trazada por su arquitecto era un jardín de los vivos, y no un refugio donde ir a sufrir sin remedio o a morir (en la concepción original, cada enfermo disponía de un espacio de 145 metros cuadrados). Nada tétrico ni agobiante hay en el colorido vivaz de sus interiores, ni por supuesto en la silueta feérica y el volumen cambiante de sus pabellones, que más parecen palacetes de ensueño en los que una cierta profusión de la voluta y el almocárabe entronca con la liviandad del pensil musulmán. La entrada principal, originalmente la administración del hospital, es una de las construcciones más ricas de ornamentación y más sorprendentes en la mezcla de sus elementos. Transformada su naturaleza burocrática en lugar ameno polivalente, aún falta por encontrarle función a todas sus dependencias, pero lo que ya está en uso es bellísimo: la majestuosa escalera que arranca del vestíbulo y las vidrieras de la cúpula, de elegante policromía. Lo más deslumbrante de este edificio de acceso es, sin embargo, el antiguo salón de actos, de una invención inagotable, a veces algo recargado pero nunca feo. Hay en él mosaicos, piezas escultóricas de Gargallo, porcelana en relieve, y la curiosísima baranda de piedra cuyos balaustres son letras góticas que componen una piadosa plegaria: “Amparad Señor a los benefactores y a los asilados de esta Santa Casa tanto en la Tierra como en el Cielo, e inspirad sentimientos de caridad hacia ella. Amén”.

Diversas instituciones han ocupado o van a ocupar los amplios locales del Sant Pau. De mi visita guardo el recuerdo fascinado del que con el nombre de Nostra Senyora de la Mercè albergó en su día el Servicio de Ginecología y Obstetricia; hoy dos organismos internacionales tienen el privilegio de que sus empleados trabajen bajo un techo abovedado de cerámica vidriada que está entre lo más hermoso del modernismo barcelonés.

» Vicente Molina Foix es autor, junto con Luis Cremades, de El invitado amargo (Anagrama).

Guía

» Hospital Sant Pau (www.santpaubarcelona.org). Sant Antoni Maria Claret, 167. Metro: línea 5, Sant Pau. Abierto de 10.00 a 18.30. Domingos y festivos, de 10.00 a 14.30. Entrada libre, 8 euros; guiada, 14. Primer domingo de cada mes, gratis. El hospital está incluido en la Ruta del modernismo de Barcelona (www.rutadelmodernisme.com).

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información