Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microescenas en Madrid

El Microteatro se consolida en la ciudad como una de sus propuestas culturales

Representación de la obra 'Por una estrella Michelin' en Microteatro por dinero, en Madrid.
Representación de la obra 'Por una estrella Michelin' en Microteatro por dinero, en Madrid.

Cae la tarde en Madrid y los más tardones apuran a comprar las entradas. Dentro, en el bar, se ven algunas caras de curiosidad y ganas de que empiece el espectáculo. Una pareja de turistas entra despistada y pregunta al camarero de qué va este asunto: Microteatro por dinero, una propuesta que sobrevive a tiempos convulsos en la calle Loreto y Chicote de Madrid, justo detrás de la calle del Desengaño. El proyecto comenzó en 2010 de la mano del director de cine y teatro Miguel Alcantud con una fórmula simple pero novedosa: obras simultáneas que duran entre 10 y 15 minutos, en un espacio reducido y con un público de hasta 15 personas. Precio asequible (4 euros por obra y persona) y cinco minutos entre pase y pase para que dé tiempo a ver varias obras en el mismo día.

En realidad la idea llegó como a veces pasa con las buenas ideas: por casualidad. En 2009 recibieron la propuesta de montar algo en el prostíbulo de la calle Ballesta y así surgió ese por dinero que permanece todavía en el nombre y en la filosofía de este teatro atípico y popular. La fórmula fue un éxito y se materializó en su sede actual. Así, cada mes, las 21 obras que se presentan tienen que tener un tema común que comienza con la preposición por. Este mes toca por los que se quedan y, después del parón de agosto, en septiembre comienza la nueva temporada con por pasión. Cualquiera con un proyecto teatral puede hacer una propuesta, libre pero ateniéndose a las limitaciones de tiempo y espacio y a los temas de los siguientes meses, que están colgados en la página de Microteatro, donde también se puede ver el cartel y comprar entradas en packs de tres obras.

Después de esperar un poco tomando algo en el bar (la consumición se puede llevar), una singular acomodadora avisa del comienzo del pase en cada sala y llama al pequeño grupo de espectadores, al que explica, antes de conducirlo a las salas, en qué lugar de la escena se tiene que colocar y el funcionamiento de este peculiar local de minicomedias. Al entrar, lo que más sorprende al público es la cercanía del espectáculo (las salas miden menos de 15 metros cuadrados) y participar escenográficamente de la obra. Pero “no es animación”, asegura Lucía Setuain, la coordinadora del teatro. El telón no cae, sino que separa la sala del pasillo. El Microteatro tiene una fuerza fascinante, pero también impone. “Los actores saben enseguida si al público le ha gustado la obra, ¡porque lo tienen literalmente delante!”, cuenta Setuain, quien también da algunas claves de quiénes los visitan: “Tenemos espectadores asiduos todos los meses, pero siempre viene gente nueva interesada en nuestro teatro”. El formato es perfecto como alternativa de ocio barato, pero sin renunciar al teatro de calidad, por eso se ve a tanta gente joven, que quizás no se puede permitir la entrada a un teatro convencional.

Entrada al Microteatro por dinero, en la calle Loreto y Chicote de Madrid. ampliar foto
Entrada al Microteatro por dinero, en la calle Loreto y Chicote de Madrid.

A lo largo de estos cuatro años se han representado más de 700 obras diferentes, siempre originales e inéditas cuando llegan a Madrid, aunque luego se exporten a algunas de las salas de microteatro que se han fundado en este tiempo en España, como Málaga o Valencia, y en América. Para darle todavía más dinamismo, se han inventado la fórmula “microfusión”: a un director se le asigna un texto determinado que no conoce hasta ese momento y él elige a los actores de plantilla para llevarlo a escena. En este mes se pueden ver funciones con intérpretes más veteranos como Antonio Albella o Antonio Ponce, ya conocidos gracias a la televisión, o como José Lozano. También caras nuevas como Marta Calle. Además, los miércoles y los sábados hay sesión golfa cuando acaban los seis pases de las cinco obras de tarde y a partir de septiembre vuelven las sesiones infantiles, para que los niños empiecen pronto a apasionarse por el teatro con funciones adaptadas a su nivel de atención.

Más planes en Madrid aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información