Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Berlín le gusta el verde

Cinco parques de la capital alemana para retozar este verano, incluido el nuevo espacio de Tempelhof.

Los terrenos del antiguo aeropuerto de Tempelhof, en pleno proceso de recuperación, se han convertido en una de las joyas verdes de Berlín. Ampliar foto
Los terrenos del antiguo aeropuerto de Tempelhof, en pleno proceso de recuperación, se han convertido en una de las joyas verdes de Berlín.

Antes de que en 2010 el antiguo aeropuerto de Tempelhof comenzara su conversión en uno de los parques urbanos más grandes del mundo pregunté a varios berlineses acerca de este proyecto. Desde mi mentalidad española, en la que la lógica imponía que todo solar había de terminar por ser pasto de la construcción masiva, les consulté si consideraban necesario otro espacio verde de tales dimensiones, en pleno centro de una ciudad con lugares como Tiergarten o Mauerpark. La respuesta, sin dudarlo, fue unánime: sí. Los berlineses quieren parques y saben cómo protegerlos. En un referéndum paralelo a las recientes elecciones europeas, los ciudadanos han rechazado un proyecto municipal que permitiría edificar casi cinco mil viviendas en la zona. Cada uno de los siguientes cinco parques que encontramos sin necesidad de salir a las afueras de la ciudad tienen su personalidad propia y no sobran, ni mucho menos, en la capital alemana.

01

Ciclistas paseando por las antiguas pistas del aeropuerto de Tempelhof, en Berlín.

Tempelhof

Ahora es una de las joyas de Berlín, con espacio suficiente -300 hectáreas- para montar festivales y conciertos al aire libre, acoger a especies de árboles y pájaros protegidas y también huertos urbanos gestionados por plataformas vecinales. En el futuro ya se plantean dedicar una pequeña parte de su extensión a impartir clases al aire libre y en crear un banco de semillas.

02

Viktoria Park, en el barrio berlinés de Kreuzberg.

Viktoria Park

A menos de un kilómetro de distancia se encuentra este peculiar parque que da nombre al barrio de Kreuzberg (la cruz de la montaña). A finales del siglo XIX se encargó al arquitecto Karl Friedrich Schinkel un monumento que conmemorara el triunfo prusiano sobre las tropas napoleónicas en 1815. Una construcción de metal sobre un pedestal en forma de cruz corona la montaña y desde ella nace una cascada artificial que desemboca en un lago con escultura de Neptuno incluido, en la calle Kreuzbergstrasse. Además Golgatha, uno de los biergarten más famosos de la ciudad, se encuentra en su interior.

03

Embarcadero en el parque de Treptower, en Berlín Este.

Treptower Park

En pleno Berlín oriental, este gran espacio abierto vale como escapada de fin de semana sin casi salir de la ciudad. Si se recorren hacía el este sus soviéticas dimensiones (incuye también con un monumento a los soldados del Ejército Rojo caídos durante la Segunda Guerra Mundial) se llega al Spreepark, un parque de atracciones abandonado lleno de encanto que, probablemente, desaparezca próximamente.

04

Relax en Görlitzer Park de Kreuzberg, en Berlín.

Görlitzer Park

En la parte más creativa de Kreuzberg (Wrangelkiez), varios micromundos chocan en sus reducidas dimensiones. A pesar de estar mucho menos cuidado,  Görlitzer Park es toda una experiencia. Barbacoas, un minigolf 3D, teatro amateur y una antigua estación de tren convertida en espacio multidisciplinar.

05

Cielo tormentoso con arcoiris sobre el parque de Hasenheide, en el barrio berlinés de Neukölln.

Hasenheide

Ubicado en el barrio de Neukölln, es un parque eminentemente familiar. Los asnos, gamos, ovejas y demás animales que se encuentran en su interior fascinan a los niños, su cine de verano solo proyectan peliculones -12 años de exclavitud o Dallas Buyers Club próximamente- y además la Rixdorfer Höhe define la personalidad alemana: una colina creada a partir de 700.000 metros cúbicos de escombros generados en la Segunda Guerra Mundial.

¿Vas a visitar Berlín? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información