Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A pedales por Oslo

Tres planes para conocer y moverte por la capital noruega utilizando el servicio público de alquiler

Terraza de un café en Nedre Slottsgate, en Oslo. Ampliar foto
Terraza de un café en Nedre Slottsgate, en Oslo.

El escaso tráfico de Oslo y su amplia red de carril bici hacen de la capital noruega una ciudad ideal para ser pedaleada, turistas incluidos. Además de una experiencia gratificante y una forma de hacer algo de ejercicio al aire libre, la bici es, probablemente, el medio de transporte más efectivo para recorrer la ciudad, especialmente en verano.

El sistema público de alquiler de bicicletas del Ayuntamiento de Oslo (Oslo Bysykkel) colabora especialmente en la apuesta ciclista de la ciudad, ofreciendo a sus visitantes un pase de 24 horas por 100 coronas noruegas (12 euros), con un tiempo máximo de utilización de cada bicicleta de tres horas (si se devuelve la bici parsado el límite la tarjeta queda bloqueada). Antes de completarlo, hay que estacionarla en alguno de los más de cien aparcamientos repartidos por toda la ciudad, pero inmediatamente después se puede coger otra bici, incluso en la misma estación.

01 En bici a la playa

Playa de Huk, en Oslo. ampliar foto
Playa de Huk, en Oslo.

La playa de Huk, en la península de Bygdoy, es una de las más populares de Oslo por sus orillas de arena y zonas de césped, perfectas para tomar el sol o jugar a la pelota. Está dotada de aseos, duchas al aire libre, un par de quioscos y un restaurante con terraza. Además, se pueden realizar barbacoas y tiene una zona nudista al oeste de la bahía.

El paseo en bicicleta desde el centro de Oslo -menos de 6 kilómetros- es relativamente fácil, llaneando en su primera mitad por el carril bici que discurre paralelo a la marina de Oslo y con una pequeña elevación en la entrada a la península de Bygdoy. Una vez allí, la playa está bien indicada y el tráfico que encontraremos es muy reducido la mayor parte del día.

02 Cascadas y arquitectura industrial

Uno de los viejos edificios industriales del área Sagene, en Oslo, algunos de ellos del siglo XIX. ampliar foto
Uno de los viejos edificios industriales del área Sagene, en Oslo, algunos de ellos del siglo XIX.

Maridalsvannet es el lago más grande del municipio de Oslo. En sus aguas nace el río Akerselva, que cruza la ciudad hasta llegar al fiordo de Oslo y marca la división entre el este y el oeste de la capital noruega.

El recorrido -algo más de 8 kilómetros- desde la estación de metro de Kjelsås hasta su desembocadura junto al imponente edificio de la Ópera de Oslo tiene una dificultad media. Siguiendo su arbolado curso, atravesaremos la zona de Sagene, en la que aún se conservan varios edificios de las industrias establecidas en el área en el siglo XIX. Como el impresionante complejo de ladrillo visto de la compañía textil Graahs Spinneri, junto al que se encuentra una de las cascadas más bellas del río, Møllerfossene, y en la que se puede contemplar el sistema de presas y molinos que le suministraba energía hidráulica.

03 Barbacoa en Sofienbergparken

Ciclistas en el Sofienbergparken de Oslo. ampliar foto
Ciclistas en el Sofienbergparken de Oslo.

En los días calurosos, los parques de Oslo ofrecen una imagen que sorprende la primera vez al visitante: pequeñas fumatas blancas se elevan desde barbacoas portátiles a las que los residentes son muy aficionados.

Sofienbergparken, en el barrio de Grünerløkka, es uno de los más animados de la ciudad gracias a su habitual público joven y multicultural, numerosas parejas con niños -tiene parque infantil- y la música de grupos de amigos que se juntan a pasar el día en su gran pradera.

El recorrido de 3 kilómetros desde el centro es fácil y cuenta con carril bici en la calle de más tráfico, Torggata. En nuestro camino pasaremo ante el edificio del Parlamento, la Catedral de Oslo y el DoGA (Centro Noruego de Diseño y Arquitectura).

Las barbacoas portátiles se pueden adquirir en las tiendas de alimentación de los alrededores del parque, como la cadena Kiwi, donde podremos comprar también todos los ingredientes necesarios para la misma. Una vez utilizada hay que buscar alguno de los puntos de recogida especiales para barbacoas con los que cuenta el parque.

Información

Estación de alquiler de bicis en Oslo.
Estación de alquiler de bicis en Oslo.

El servicio está disponible desde las 6 de la mañana hasta medianoche todos los días entre abril y noviembre.

Las tarjetas se adquieren en la oficina de turismo situada junto al Ayuntamiento (Fridtjof Nansens Plass, 5), mismo punto donde deben devolverse ; no hacerlo implica un cargo en nuestra tarjeta de crédito de 250 coronas (27 euros).

Al adquirir las tarjetas hay que dejar un depósito de 3.250 coronas (355 euros) mediante tarjeta de crédito, para cubrir la posible pérdida o robo de la bici.

Más información en www.bysykler.no

¿Vas a viajar a Oslo? Pincha aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.