Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paseo por el barrio de las Letras

Aquí vivió y murió Cervantes, y nacieron los corrales de comedias. Museos, galerías, restaurantes y bares renuevan la imagen de la madrileña zona de Huertas para seducir no solo a los turistas

Paseo por el barrio de las Letras Ampliar foto

Poderosas razones atraían al madrileño a dejarse caer por la calle de las Huertas, eje del barrio de los literatos o las musas, y hoy barrio de las Letras. Una era conocer uno de los primeros restaurantes japoneses que abrió en Madrid. Por entonces, algo insólito. Donzoko (Echegaray, 3), un genuino japo de madera, que hace tres décadas marcó el inicio de la modernidad en esta turística zona delimitada por cuatro plazas: Puerta del Sol, Neptuno, Atocha y Jacinto Benavente.Otro reclamo, no menos exótico, era el hawaiano Mauna Loa (plaza de Santa Ana, 13), donde recibían con una ristra festiva al cuello y que aún goza de cierta popularidad. Razón de peso era copear en La Boca del Lobo, hoy La Boca Club (1) (Echegaray, 11), entre modernos y jam sessions. Había adeptos a Los Gabrieles, una taberna andaluza de azulejos costumbristas, ahora cerrada, y al flamenco Villa Rosa (plaza de Santa Ana, 15). Y estaba el Ateneo de Madrid (2) (Prado, 21), la sociedad cultural que hoy acoge el restaurante Ateneo (entrada por el propio Ateneo o por Santa Catalina, 10), nuevo espacio gastronómico de inspiración retro obra del interiorista Lázaro Rosa-Violán.

10.00 Un café en La Piola

La zona se renueva. Las tiendas de moda escasean en favor de las de antigüedades (con mercadillo), e incluso panaderías. Como Cosmen & Keiless (León, 10), con bollería y pan para desayunar, frente a las cerámicas del restaurante italiano Cervantes (León, 8). En el número 9, el café La Piola y su agradable atmósfera. Y en el 12, un espacio gourmet, Casa González. Merece otra parada la repostería casera, y las tapas, de La Platería Bar Museo (3) (Moratín, 49). Cerca, la basílica de Jesús de Medinaceli (plaza de Jesús, 3) y la nítida librería científica del CSIC (Duque de Medinaceli, 6), obra nórdico-manchega del arquitecto Miguel Fisac. Mobiliario danés en Moratín, 29, en Índigo 50, y piezas vintage en Modernario(Santa María, 20).

12.30 Con vistas a Neptuno

En 2008, el barrio se hizo peatonal y el madrileño Paco Roncero abrió su gastrobar Estado Puro (4), en el hotel NH Paseo del Prado (plaza de Cánovas del Castillo, 4). Algo empezaba a moverse. Desde la terraza hay vistas al dios Neptuno. Dentro, decenas de peinetas engarzadas sorprenden en el techo y la pared, en un festivo proyecto del estudio James & Mau. Pedimos una tosta de mozzarella, jamón y boletus. La propuesta de Roncero también se puede disfrutar, desde 2011, en el hotel Palacio de Tepa (plaza del Ángel, 9), antiguo centro de reunión de literatos.

Interior del restaurante de Paco Roncero Estado Puro, obra del equipo de arquitectos James & Mau. ampliar foto
Interior del restaurante de Paco Roncero Estado Puro, obra del equipo de arquitectos James & Mau.

13.00 Ración de ‘japobravas’

Las calles del corazón del barrio llevan nombres de autores que las habitaron, como Quevedo. Aquí se fraguó el Siglo de Oro y nacieron los corrales de comedias. En el convento de las Trinitarias Descalzas (5) (Lope de Vega, 18) enterraron, el 23 de abril de 1616, a Miguel de Cervantes. Mientras buscan los restos del escritor, una placa en la calle que lleva su nombre (en el número 2) señala el lugar donde estuvo su casa, y donde murió. En el número 11, la Casa Museo Lope de Vega (6). Parada y fonda en TriCiclo (7) (en la vecina Santa María, 28), una revelación de inspiración rústica y en forma de U con recomendables tapas, por ejemplo, de ostras aliñadas. A sus fogones, tres jóvenes madrileños curtidos en cocinas con estrellas Michelin que han ampliado su propuesta con Tándem (en Santa María, 39). Otra sorpresa es Viet Nam (Huertas, 4), abierto por Tien, el antiguo chef de Sudestada. Vi Cool (8) (Huertas, 12), de Sergi Arola, sirve bravas Arola. L’Artisan Furansu (Ventura de la Vega, 15) ofrece doble carta: japonesa y francesa, y el nuevo Miss Sushi (Prado, 2), sushi y japobravas. La más potente marisquería, con suelo hidráulico, es El Barril de las Letras (Cervantes, 28). Moratín Vinoteca Bistrot (9) (Moratín, 36) sirve vinos y cocina de mercado. Imposible malcomer en el barrio.

Salón del Vi Cool, gastrobar de Sergi Arola. ampliar foto
Salón del Vi Cool, gastrobar de Sergi Arola.

16.00 El torreón de los toreros

En la zona se han instalado hoteles urbanos como Alicia Room Mate (Prado, 2). Otros se han reabierto al público reinventados, como el majestuoso ME Madrid Reina Victoria (10) , que preside la amplia y populosa plaza de Santa Ana (en el número 14), repleta de terrazas, ante la estatua de Calderón de la Barca (quien comparte espacio, al otro lado de la plaza, frente al Teatro Español, con la de Federico García Lorca). Subir a la azotea del Me Madrid, con un torreón en el que se vestían los toreros, es llevarse una gran panorámica de la ciudad y su cielo velazqueño. En su planta baja abrió Ana la Santa, con cuatro ambientes (concepto de Tomás Tarruella, cofundador del grupo Tragaluz, con su firma En compañía de lobos, y junto a Perico Cortés: en el comedor principal, fotografías de Luis Baylón). Cerca aparece Hostal Adriá Santa Ana (Núñez de Arce, 15), un delicioso hotel boutique. En la Carrera de San Jerónimo, 34, el Urban (11) tiene terraza, restaurante y un oyster barcon ostras y sillas de Philippe Starck. El colindante Congreso de los Diputados daba el nombre al barrio, Cortes, pero las 10.600 personas que lo habitan prefieren el inspirador nombre de Las Letras.

17.00 Mercado de las ranas

Paseo por el barrio de las Letras ampliar foto

Conviene saber que CaixaForum (12) (paseo del Prado, 36) fue la central eléctrica del Mediodía, reformada por los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron en 2008. Luce un jardín vertical de Patrick Blanc y muestras impresionantes, como la de Le Corbusier (hasta el 12 de octubre). Cerca, Hub Madrid (Gobernador, 26), un espacio de coworking (trabajo compartido) donde no dejan de realizarse eventos (el cuidado proyecto es obra de los arquitectos Josemaría Churtichaga y Cayetana de la Quadra-Salcedo). Medialab-Prado (Alameda, 15), obra de María Langarita y Víctor Navarro, se presenta como un laboratorio ciudadano de proyectos culturales lleno de sorpresas. Aunque Alameda es, en realidad, la calle de las galerías de arte: Ponce+Robles está en el 5; La Fábrica (13), en el número 9, tiene, además de arte, editorial, y nuevo restaurante. Pero hay una veintena de salas: Magda Bellotti (Fúcar, 22), My Name’s Lolita Art (Almadén, 12) o Formato Cómodo (Lope de Vega, 5). El Palacio de Neptuno (Cedaceros, 11) celebra eventos. Carteles del Mercado de las Ranas recuerdan la iniciativa de la Asociación de Comerciantes del Barrio de las Letras de sacar las tiendas a la calle el primer sábado de mes. Una salamanquesa gigante, de 5.000 cedés, trepa la fachada del hotel Vincci Soho(Prado, 18), obra de la escuela de diseño IADE para la feria DecorAccion.

19.00 Teatro con pulgas

El Teatro Español (14) (Príncipe, 25) emerge en la plaza de Santa Ana, frente al hotel ME, con su fachada neoclásica de Juan Bautista Sachetti, arquitecto mayor de Madrid, secundado por Ventura Rodríguez, quienes finalizaron la obra en 1745. Ofrece una variada programación, pero uno también puede acercarse hasta La Pensión de las Pulgas (Huertas, 48), una casa que se ha convertido en improvisada y efervescente sala de teatro alternativa. En el 40 está la librería Iberoamericana. Y un comercio de alimentación es hoy tienda de restauración, ErreEme (15) O (Huertas, 19). Además, el bar La Fontana de Oro (16) (Victoria, 1).

22.00 Velas en la cueva

De nuevo en Santa Ana, Lateral (Santa Ana, 12) ofrece rico solomillo y velas para cenar. Bodega de los Secretos (17) (San Blas, 4) es un fabuloso restaurante en unas cuevas. En Huertas hay mil y un bares. Una copa en el Populart (18) (Huertas, 22) o en el Café Central (19) (plaza del Ángel, 10). Suena jazz, y el barrio invita a reescribir su historia.

 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información