Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Para niños

Notre Dame, la casa de Quasimodo

Pasear en barco por el Sena, subir a la torre Eiffel y divertirse en la Ciudad de las Ciencias. Pistas para descubrir París con los 'peques'

Notre Dame, la casa de Quasimodo Ampliar foto

París es una de las capitales del mundo en las que los enamorados deben cruzar sus puentes. Algunas de estas parejas enamoradas empezarán a tener niños y entonces por qué no volver a París. Nuestros pequeños se merecen empezar a conocer el mundo con un poco de francés y unas crepes dulces o saladas. Da un poco de cosa (a mí me da) por si molestan, o por si la gente se siente molesta, que no es lo mismo, y entonces me comprometo a que no llevarán su balón de reglamento ni gritarán. Y ya verás cómo el viaje será fantástico. París con niños no solo es posible sino necesario, una experiencia fabulosa incluso sin pisar Disneyland París, que tampoco pasa nada si se pisa, bien sûr.

La estancia

París está lleno de hoteles, pero una opción muchas veces más céntrica y no más cara es alquilar un apartamento por días. Frente al Pompidou, por ejemplo, en pleno centro, y hacer los desayunos y cenas en casa, en pijama, a ritmo familiar. Por la mañana se puede bajar a la Boulangerie Julien, porque pilla cerca (Rue Saint-Martin) y porque tiene un cartel que certifica que en 2013 obtuvo el premio a la mejor baguette de París, y comprar una baguette ganadora y un montón de cruasanes y disfrutar el desayuno en nuestra casa parisiense (chez nous),todo un lujo mirando las tuberías de colores del Pompidou y trazando posibles itinerarios en el plano.

El Sena

París tiene un río, el Sena, y en el Sena una isla donde se encuentra la catedral de Notre Dame, con sus vidrieras y las gárgolas y Quasimodo, el jorobado de Notre Dame. Como estamos en el centro, vayamos hacia el Ayuntamiento (si es invierno caigámonos un poco en la pista de patinaje sobre hielo: estos niños tienen que cansarse) y crucemos el puente allí mismo. Francia es el país más visitado del mundo, y dentro de Francia París es la ciudad más visitada, ¿y sabéis cuál es el monumento más visitado de París? Anda, la catedral. Aunque no es lo más importante, a los peques les puede gustar esto: frente a la entrada principal, una placa indica el punto cero, el centro oficial de París (¿también del mundo?). Cruzando el puente hacia el Barrio Latino (la orilla de enfrente del Ayuntamiento), podemos enseñarles a los niños que esa librería con nombre de escritor en inglés es la más famosa de París (Shakespeare & Company). Este puente, por cierto, se cayó en 1499, pero es que estaba lleno de casas. Ya no se caen puentes, puentes enteros quiero decir, solo trozos. En junio de 2014 se cayó al río un trozo no por el peso de las casas, que ya no hay, sino por el peso ¡de los candados! Era romántico y divertido, y las tiendas de alrededor vendían los candados y los rotuladores para marcarlos y ahora fíjate tú. El amor a veces destruye, aunque no sé si es pronto para explicar esto a los niños.En el Sena tomaremos el Batobus,con paradas en el Louvre, la torre Eiffel y otros de los monumentos más importantes. Podemos bajarnos, hacer la visita y volver a subir en otro. Incluso, si el calor aprieta, podemos ir a la playa artificial que instalan cada verano en el río vertiendo toneladas de arena. Porque al llegar agosto, vaya vaya, en París hay hasta playa.

Carrusel en la Rue du Rivoli de París. ampliar foto
Carrusel en la Rue du Rivoli de París.

La torre Eiffel

La verdad es que todos pensábamos que el monumento más visitado (o subido) era la torre Eiffel, pero nos dicen que no. El caso es que cómo no visitar (y subir) esta torre metálica que es el edificio más alto de París (hasta 1930 fue el edificio más alto del mundo). Con subir a la segunda planta ya se obtiene una panorámica fantástica de París, oh la la. Comprar las entradas con antelación puede evitarnos colas, también las evitamos si no usamos el ascensor, pero son 700 escalones. En 1912 un austriaco saltó con un paracaídas casero desde la primera planta: el pobre se mató. Yo me sé otra anécdota más macabra todavía, pero con esta basta, que hay menores cerca.

El Centro Pompidou

El Centro Pompidou (el que vemos mientras desayunamos) es ideal si llueve, lleno de exposiciones y también de talleres para niños (antes de salir del apartamento podemos consultar la web del centro dedicada a los más peques). Los mayores son un rollo y se enfadan a menudo, por eso cuando el presidente Pompidou (claro, de ahí el nombre) encargó su construcción muchos lo criticaron, pero no lo llevaron a la guillotina porque eso ya no se hace. La guillotina separaba la cabeza de los cuerpos que la sostenían y entonces los nobles se morían, pero después llegó la egalité y se pasaba por la guillotina también al pueblo. Cuarenta mil cabezas rodaron por la Place de la Concorde. Qu’el horreur! Ahora en la plaza lo que hay es un obelisco que Napoleón se trajo de Egipto como souvenir. El obelisco mide 23 metros, pero Napoleón medía mucho menos.

Ciudad de las Ciencias y la Industria en La Villete. ampliar foto
Ciudad de las Ciencias y la Industria en La Villete.

Cité des Sciences

Otras visitas en un París con niños pueden ser el Arco del Triunfo o la Ciudad de las Ciencias y la Industria. Aquí hay un submarino —el Argonaute— al que se entra aunque no se fotografía, será para que no copiemos la tecnología y construyamos un submarino similar que ataque Francia, aunque con una alcaldesa de París nacida en Cádiz, y un primer ministro nacido en Barcelona, ¿quién necesita usar submarinos? También hay muchas exposiciones divertidas, salas de proyección con efectos especiales y talleres interactivos en los que se ruega tocar. La Ciudad de las Ciencias está dentro del enorme parque de la Villette, donde además hay numerosos jardines temáticos. Dentro de unos años, a sus parejas, tal vez, estos niños, estas niñas, dirán: en este parque aprendí a amar Francia.

» Pablo Aranda es autor de El colegio más raro del mundo (Anaya).

Guía

Visitas e información

» Torre Eiffel (www.toureiffel.paris). Adultos, 9 euros; jóvenes de 12 a 25 años, 7,50 euros; niños de 4 a 11 años, 4,50 euros.

» Centro Pompidou (www.centrepompidou.fr). Entrada adulto, 11 o 13 euros, según temporada.

» Cité des Sciences (www.cite-sciences.fr). Entrada normal, 12 euros; reducida, 9 euros; niños hasta seis años, 3 euros.

» Batobus (www.batobus.com). Billete de un día, 16 euros; niños hasta 16 años, 7 euros.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.