Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el destino es un plató

De la Gran Estación Central de Nueva York al desierto de Tabernas, en Almería, míticos escenarios cinematográficos que se pueden visitar

Vistas al mar Mediterráneo desde el paseo de los Ingleses, en Niza (Francia). Ver fotogalería
Vistas al mar Mediterráneo desde el paseo de los Ingleses, en Niza (Francia).

Hay paisajes que son como actores: salen en el cine, protagonizan películas. Algunos se limitan a ser ellos mismos, otros se hacen pasar por otros lugares y juegan al equívoco. Son los escenarios preferidos de películas, como el salvaje oeste de los spaghetti-westerns o las calles de Nueva York. Y son muchos los que viajan miles de kilómetros sólo para ver cómo son en realidad los escenarios de rodaje más solicitados de la industria del cine.

01 Casinos y alfombras rojas

RIVIERA FRANCESA

El famoso paseo de los Ingleses, en Niza, al atardecer. ampliar foto
El famoso paseo de los Ingleses, en Niza, al atardecer.

Desde los comienzos del cine, los paisajes del litoral provenzal francés se convirtieron en escenario de algunas películas pioneras, como Llegada del tren a la estación de La Ciotad, filmada por los hermanos Lumière en 1895. Desde entonces no ha dejado nunca de figurar, sin olvidar la mítica alfombra roja de Cannes por la que ha pasado los más glamurosos del cine internacional.

Cary Grant rodó en la Riviera dos de sus grandes películas: Tú y yo, de Leo McCarey, y Atrapa a un ladrón, de Alfred Hitchcock. Mónaco le gustó tanto a Grace Kelly, su coprotagonista en esta última, que se vinculó eternamente a su leyenda. Todos recordamos también que James Bond disfrutó de las alegrías del Casino en Nunca digas nunca jamás y Golden Eye, mientras que los estudios de la Victorine, cerca de Niza, acogieron a Marcel Carné (Los niños del paraíso), Jacques Tati (Mi tío) y François Truffaut (La noche americana), por citar solo a algunos.

El hotel Negresco, icono de Niza y de la Riviera francesa. ampliar foto
El hotel Negresco, icono de Niza y de la Riviera francesa.

Pero puestos a escoger escenarios concretos, entre todas las ciudades de la costa, la más mimada por los cineastas es Niza. Muy pronto el paseo de los Ingleses, protagonista de la historia del cine, cumplirá un siglo. Buscamos en la filmoteca y encontramos películas como À Propos de Nice, de Jean Vigo (1939), documental sobre el suave estilo de vida de Niza, y su cara opuesta, o las más recientes Brice de Nice, con Jean Dujardin, y Los seductores, con Vanessa Paradis y Romain Duris.

Los aficionados al cine pueden descargar la app CinéPaca, que desgrana un listado de 50 producciones filmadas en exteriores de la Provenza y la Costa Azul, e incluye secuencias de cada una y entrevistas con los actores.

02 Dunas exóticas, bazares y fortalezas

OUARZAZATE (MARRUECOS)

Un camellero bereber ante la ciudad fortificada de Ait Ben Hadu, en la región marroquí de Ouarzazate. ampliar foto
Un camellero bereber ante la ciudad fortificada de Ait Ben Hadu, en la región marroquí de Ouarzazate.

Si Egipto y Palestina han servido de escenario para las películas bíblicas y de aventuras, los paisajes de Marruecos y Túnez son uno de los preferidos por los cineastas para representar las dunas en pantalla. Desde hace un tiempo, Ouarzazate, cerca de Marraquech, se ha convertido en una meca de la industria cinematográfica con importantes estudios e incluso, desde 2007, un museo del cine instalado en antiguos platós que permite caminar por los grandes decorados de las películas que fueron rodadas allí –especialmente Kundun y Gladiator– y ver de cerca diferentes accesorios para péplums: catapultas, literas, etcétera.

Entre los clásicos que se han rodado aquí recordamos la mítica Lawrence de Arabia, de David Lean, Cien mil dólares al sol, de Henri Verneuil, o La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese. El exitoso retorno del péplum, gracias a Gladiator (Ridley Scott, 2000), lo ha convertido otra vez en un plató ineludible: Alain Chabat rodó en él Asterix, Oliver Stone su Alejandro y Scott regresó para El reino de los cielos en 2005.

La ciudad de Médenine, al sur de Túnez, uno de los escenarios de rodaje de 'La guerra de las galaxias'. ampliar foto
La ciudad de Médenine, al sur de Túnez, uno de los escenarios de rodaje de 'La guerra de las galaxias'.

Marruecos en general se ha convertido en un gran plató que ha demostrado su versatilidad: ha sido el doble de Somalia en Black Hawk derribado, también de Ridley Scott; del Tibet en Kundun, de Martin Scorsese, y del Líbano en Syriana, de Stephen Gaghan. Incluso el paisaje keniata de ensueño en Origen era, en realidad, Tánger. Marruecos también le robó el protagonismo a John Malkovich en la película de Bernardo Bertolucci El cielo protector y los actores noveles Mohamed Akhzam y Bouvker Ait El Caid estuvieron a la altura de Cate Blanchett y Brad Pitt en Babel, nominada para el Oscar del 2006.

Y no hay que olvidarse de Túnez, un plató donde se han rodado trilogías de leyenda como Indiana Jones y La Guerra de las Galaxias, o La Vida de Brian, obra genial de los Monty Python.

03 Una de vaqueros

TABERNAS (ESPAÑA)

Un figurante en el parque temático Texas-Hollywood, en el desierto de Tabernas (Almería). ampliar foto
Un figurante en el parque temático Texas-Hollywood, en el desierto de Tabernas (Almería).

El almeriense desierto de Tabernas se convirtió en el Lejano Oeste americano a partir de la década de los 60, cuando algunos directores italianos comenzaron a hacer westerns como churros en él. Los más famosos de todos ellos siguen siendo los de la llamada trilogía de los dólares (Por un puñado de dólares, 1964; La muerte tenía un precio, 1965; El bueno, el feo y el malo, 1966), de Sergio Leone. Pero Tabernas no se limitó a las películas de vaqueros, sino que allí se dieron cita grandes nombres del cine, como David Lean (para Lawrence de Arabia), Michelangelo Antonioni (El reportero), John Milius (Conan el bárbaro) o Steven Spielberg (En busca del arca perdida y La última cruzada); incluso Stanley Kubrick, que hizo actuar a hombres disfrazados de simios frente a un monolito en 2001, Odisea en el espacio.

Panorámica del desierto almeriense de Tabernas. ampliar foto
Panorámica del desierto almeriense de Tabernas.

Los rodajes han ido disminuyendo en Tabernas mientras que los turistas han aumentado. Tres platós de western han sido conservados y transformados en parques temáticos: Texas-Hollywood, Mini- Hollywood y Western Leone. El primero sigue acogiendo rodajes (recientemente Blueberry, de Jan Kounen), con tres tipos de decorados que representan respectivamente un pueblo indio, un pueblo mexicano y una pequeña ciudad del Lejano Oeste. El bueno, el feo y el malo, del mismo Leone, fue rodada en los tres lugares.

04 Héroes y amor en Grand Central Station

NUEVA YORK

Dos turistas contemplado el vestíbulo de la Gran Estación Central de Nueva York. ampliar foto
Dos turistas contemplado el vestíbulo de la Gran Estación Central de Nueva York.

Al cine le gustan mucho las escenas en estaciones y aeropuertos: los dramas se entrelazan en los puntos de partida, de llegada y de paso. Y la estación de la ciudad más filmada del mundo es, por supuesto, uno de los platós de rodaje más solicitados. Tiene todos los ingredientes necesarios, comenzando por sus tres grandes vidrieras que arrojan una luz cuadriculada sobre su amplio vestíbulo principal, y ha servido para todo tipo de géneros. Desde el cine negro -aquí es donde Cary Grant inicia su escapada en Con la muerte en los talones y donde Francis Ford Coppola y Brian De Palma sitúan el final de sus películas sobre la mafia, Cotton Club y Atrapado por su pasado-, al género romántico -Kate Winslet recorre la estación corriendo en ¡Olvídate de mí! en compañía de Jim Carrey… antes de encontrarse con Leonardo di Caprio en Revolutionary Road- o a historias de superhéroes como Superman o Los Vengadores, quienes libran una batalla en su interior.

Estación 42nd Street Grand Central Station del metro de Nueva York ampliar foto
Estación 42nd Street Grand Central Station del metro de Nueva York

Aunque fuera bombardeada con meteoritos en Armageddon e inundada en El día de mañana, la Gran Estación Central de Nueva York sigue en pie e incluso celebró su centenario en 2013. Aunque su actividad ferroviaria se limita a los trenes de cercanías, la estación atrae a un intenso tráfico de viandantes gracias a sus tiendas de lujo, sus restaurantes y su arquitectura. Es una visita turística imprescindible, una máquina del tiempo encantada, cuyo vestíbulo principal es como un magnífico salón de baile más que una zona pública de tránsito.

05 Color, música y ¡acción!

BOLLYWOOD (BOMBAY, INDIA)

Rodaje de una producción 'bollyboodiense' en un estudio de Bombay (India). ampliar foto
Rodaje de una producción 'bollyboodiense' en un estudio de Bombay (India).

Ya no hace falta presentar el Hollywood indio, con su estética colorida, sus delirantes números musicales y su volumen de producción anual, capaz de despertar la envidia de la propia meca estadounidense. Sin embargo, es inútil buscar Bollywood en un mapa: aunque el término marida Bombay con Hollywood, su actividad está muy lejos de limitarse a esta ciudad de India. De las 800 películas rodadas cada año a las que se le atribuye la etiqueta bollywoodiense, solo una cuarta parte está rodada en Bombay y en hindi. El resto de centros de producción cinematográfica del país, Tollywood, Kollywood, Malluwood y Sandalwood, ruedan producciones en las lenguas de sus regiones, y convierte la cinematografía de India es la más grande del mundo, duplicando en volumen a industria de Hollywood.

Y si ver una película de Bollywood puede resultar divertido, actuar en ella tampoco debe estar nada mal: para ello basta con dejarse ver por Colaba, el barrio turístico de Bombay y coto de caza preferido de las agencias de casting, siempre en busca de extras occidentales para sus rodajes.

Café Mondegar, en el barrio de Colaba (Bombay). ampliar foto
Café Mondegar, en el barrio de Colaba (Bombay).

Además, ver a las estrellas de Bollywood es uno de los pasatiempos favoritos en los establecimientos más finos de Bombay. También se pueden visitar las casas de las estrellas y un estudio de cine y televisión con Bollywood Tours, aunque no está garantizado que se vea un número de baile ni que perdamos poco tiempo por el tráfico la ciudad.

06 Bruma y misterio

PRAGA

Músicos callejeros tocando junto al puente Carlos, en Praga. ampliar foto
Músicos callejeros tocando junto al puente Carlos, en Praga.

La atmósfera brumosa de la capital checa crea un ambiente muy propicio para las películas impregnadas de misterio, como Kafka, la verdad oculta, de Steven Soderbergh. Las joyas arquitectónicas de Praga se prestan de maravilla a producciones de prestigio como Amadeus, de Milos Forman, y figuran muy bien en historias de espionaje, como Misión imposible de Brian de Palma o Casino Royal, de Martin Campbell.

Pero si Praga atrae a las cámaras es, sobre todo, por los estudios de Barrandov, que combinan dos preciadas cualidades: su tamaño y la variedad de los equipos técnicos de sus platós, así como su competitividad en términos de costes de producción. El hundimiento de la Unión Soviética fue una oportunidad financiera para el cine imperialista (hasta entonces los estudios estaban nacionalizados) y los sets de rodaje de Praga acogieron desde comienzos de la década de 1990 películas tan diversas como Hellboy (Guillermo del Toro), Oliver Twist (Roman Polanski) o, más recientemente, la serie de Los Borgia.

Vista del puente Carlos y el castillo de Praga. ampliar foto
Vista del puente Carlos y el castillo de Praga.

La vista más famosa de Praga es la que muestra el castillo (residencia de los reyes de Bohemia y, actualmente, de los presidentes de la República Checa), encaramado en su colina, y el puente Carlos, construido en el siglo XIV y flanqueado por estatuas barrocas que representan a santos. Desde este puente cae Jim Phelps en el Moldava en Misión imposible.

 

La nueva guía Lonely Planet 500 formas de viajar desde el sofá recoge estas y otras muchas otras sugerencias de libros, cine y música para viajar. Más información en www.lonelyplanet.es

Más información