Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Festín nocturno en Tánger

Cinco planes para descubrir la ciudad marroquí durante los meses más soleados del año, en tiempo de Ramadán

Vista de la Medina de Tánger (Marruecos). Ampliar foto
Vista de la Medina de Tánger (Marruecos).

El verano se acerca y la ciudad marroquí de Tánger se prepara para recibir avalanchas de turistas y de emigrantes retornados para el estío. En 2014 es, además, tiempo de Ramadán, que este año comienza a finales de junio y se prolonga casi todo el mes de julio, periodo en el que la ciudad ofrece interesantes planes para quien la visita.

01

Terraza del hotel El Minzah, en Tánger.

La terraza de El Minzah

Históricamente, fue, y sigue siendo, uno de los alojamientos con más solera de Tánger. Situado en pleno centro (85, Rue de la Libertè), su terraza (con piscina incluida) y su patio recuerdan otras épocas y conservan un encanto especial. Hay hoteles más nuevos, y también más lujosos, pero El Minzah sigue siendo una parada obligada. Uno de sus puntos fuertes es que incluso durante el Ramadán sigue sirviendo bebidas -también alcohólicas- y comida a cualquier hora del día. 

02

Faro del cabo Espartel.

Atardecer en el cabo Espartel

Ubicado a unos quince minutos en grand taxi de la plaza de Iberia, en plena costa atlántica, siempre es un excelente recurso para huir del bullicio de la gran ciudad. Contemplar el perfil de su faro recortándose contra el horizonte cuando cae el sol ya merece la escapada.

03

Patio interior del museo de la Kasbah, en Tánger.

Museo de la Kasbah

Además del propio edificio que lo acoge, el antiguo palacio del Gobernador, construido durante el reinado de Moulay Ismael (entre 1672 y 1727) y que cuenta con un patio interior y un refrescasnte jardín donde huir del calor estival, su calendario de actividades para los meses de junio y julio es muy completo: desde encuentros de poesía hasta conciertos y una exposición de pintura abstracta. Toda la programación puede consultarse en su página de Facebook.

04

Muralla portuguesa de Tánger.

Paseo por la muralla

Entre los planes de renovación urbanística puestos en marcha en Tánger durante los últimos años destaca la restauración de la antigua muralla portuguesa, en su fachada marítima. Oculta durante décadas por los edificios del puerto, se redescubre ahora como uno de los espacios más hermosos de la ciudad.

05

'Harira', sopa tradicional marroquí que suele incluir lentejas, tomate y algo de carne.

'Ftour' contra el ayuno

Se trata de la comida por excelencia del Ramadán y, probablemente, la mejor manera de sentirse plenamente integrado en la vida de la ciudad. El ftour comienza justo con la caída del sol y se sirve en numerosos restaurantes por menos de dos o tres euros. Es una comida copiosa que suele incluir huevo duro, dátiles, harira (una sopa tradicional) y la chebakia, una especie de pasta de sémola cubierta de miel.

Más propuestas para un viaje a Tánger pinchando aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.