Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bronceado sin marcas en Gijón

Playas nudistas, sidras en el casco antiguo, festivales veraniegos y hasta una California en miniatura cruzando el río Piles. Cinco pistas estivales junto al litoral asturiano

'Paddle' surf en la playa de San Lorenzo de Gijón.rn Ampliar foto
'Paddle' surf en la playa de San Lorenzo de Gijón.

Ensenadas escondidas para gozar del sol sin nada encima después de una agradable caminata por el litoral asturiano; la clásica Semana Negra más un nuevo festival cultural con preestreno de la cadena HBO incluido; dos rutas turísticas para elegir entre la costa y el interior y, como no podía ser de otra forma, las sidrerías del caso antiguo. Cinco planes imprescindibles para este verano en Gijón.

01

Playa de Serín, en Gijón.

Un verano sin marcas

Con tres playas urbanas y otras cuatro repartidas por el concejo, en la costa de Gijón también hay espacio para quienes gozan del sol sin obstáculos textiles, como las playas nudistas de Serín y Peñarrubia (esta última tiene temporalmente cerrado el acceso). Un buen plan es tomar la senda de El Cervigón desde el parque del Rinconín y recorrer seis kilómetros a pie por los acantilados hasta la Playa de Serín, de arena y piedra, a la que se accede por una pronunciada escalera que disuade a perezosos y domingueros. La cercana y escondida ensenada de La Cagonera sirve de refugio a pescadores y bañistas en busca de intimidad. Hay que llevar agua y comida porque en este desnudo arenal no hay chiringuitos.

02

Un tramo de la senda del río Peña Francia, que culmina en el paraje de Güeyu Deva, donde nace este cauce.

El paseo de Jovellanos

Iglesias románicas, bosques de robles centenarios y quintanas (casas de labor con cuadras y hórreos) forman parte del paisaje de la zona rural gijonesa. Un total de 25 parroquias, como Castiello, Cabueñes o Deva, por las que paseaba Jovellanos a caballo hace 200 años. La iglesia de San Salvador de Deva conserva los únicos restos prerrománicos y en sus alrededores podemos visitar el paraje del Güeyu Deva, nacimiento del río Peña Francia. Completan el atractivo de este entorno los llagares que producen sidra natural. Entre ellos, Casa Yoli, de 1901, El Chabolu, El Mancu, Casa Suncia, Los Maizales o El Pilu.

03

Un surfista caminando por el paseo de la Ería del Piles, en Gijón.

Una pequeña California

Al otro lado del río Piles, que atraviesa la playa de San Lorenzo, comienza el Tostaderu, un solárium natural al abrigo de los vientos con una nueva perspectiva de la ciudad horizontal y luminosa, de casas bajas y soleadas terrazas. Un agradable recorrido por un paseo marítimo sembrado de esculturas y terrazas como El Tostadero, La Buena Vida o El Ambigú, también abiertas por la noche. Para reponer fuerzas está El Faro del Piles, especializado en pescados, o hacer un pic-nic en el parque del Rinconín; magníficas puestas de sol sin esperar mesa. Para surfistas: entre las escaleras 22 y 23 se forma la ola más potente de toda la bahía. 

04

Cómics y novela negra

Para muchos gijoneses el verano comienza en julio con la Semana Negra, pero este año el inicio lo marcará el nuevo festival Metrópoli, del 27 de junio al 6 de julio. El recinto ferial Luis Adaro se transforma en un enorme plató para la cultura y el entretenimiento: 30 conciertos, la edición española del Comic-Con, con charlas y talleres con maestros del noveno arte, una feria de videojuegos y aplicaciones tecnológicas, un espacio dedicado a las series de televisión (con preestreno de una producción de HBO incluido) y una zona dedicada al arte contemporáneo, entre otras actividades.

05

Plazoleta de Jovellanos, en Gijón.

Sidras en el casco antiguo

Un total de 22 llagares instalados en los alrededores abastecen anualmente con 15 millones de litros a la ciudad. Las sidrerías que inundan los barrios unen, con su tradicional ritual, a nativos y forasteros. De las muchas entre las que se puede elegir, una opción estival son las de la plaza Mayor y el barrio de Cimadevilla. En las escaleras del Campu les Monxes, bajo los árboles de la plazoleta de Jovellanos y, en general, en todas las callejuelas del barrio alto, el ritual de la sidra está presente los días y las noches de verano.

Más propuestas para una escapada a Gijón aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.