Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Comer

Mordiscos de mar

Lubinas a la parrilla, gambas rojas, tartar de atún… Cinco cocinas que se surten del mar. Y cinco comedores para degustarlas con los pies en la arena y la vista en el horizonte

Terraza del restaurante Garbet, en Colera (Girona).
Terraza del restaurante Garbet, en Colera (Girona).

Comer cerca del mar o de un puerto pesquero es, en sí mismo, refrescante. Y si en la mesa se despliegan pescados de la zona y vinos blancos, la experiencia llega a ser redonda. Proponemos cinco opciones perfectas, de la parrilla de Abel Álvarez en Ribadesella al restaurante del rey del atún, José Melero, en Barbate. Estos meses de verano apetece darle un mordisco al mar.

01

Mostrador de pescados del restaurante Güeyu Mar, en Ribadesella (Asturias).

Parrilla marinera

GÜEYU MAR (Ribadesella, Asturias)

A pocos metros del agua se encuentra este simpático restaurante que regentan Abel Álvarez y su mujer. La carta la componen pescados de la costa asturiana que se reciben de Luarca, Lastres, Llanes y Ribadesella y se tarifan al peso. Piezas que se trabajan a la plancha y a la parrilla. Álvarez utiliza maderas de roble, más húmedas, para favorecer la jugosidad de los pescados; trocea las grandes piezas en rodajas antes de colocarlos en la parrilla y al final utiliza un aliño que denomina “agua de Covadonga”. Los resultados son excepcionales. En verano, el grueso de la oferta lo componen los pescados azules: bonito, sardinas, xardas… El salpicón de bogavante es otro de los hitos de la casa. La carta de vinos, con más de 140 referencias en blancos y champanes, es otra sorpresa.

  • Playa de Vega, Ribadesella (Asturias). 985 86 08 63. Precio medio por comensal: 60 euros.

02

Detalle de la fachada de Mar Viva, en Corcubión (A Coruña).

De la pescadería al plato

MAR VIVA (Corcubión, a Coruña)

02 Su carta es el mostrador de una pescadería. Todo cuanto allí se expone está a la venta y se cocina. “Elige tu pescado, nosotros lo cocinamos para ti” es el eslogan de este atípico negocio que ocupa una casa histórica en el centro de Corcubión, con vistas al puerto. Meros, centollas, palometas rojas y lubinas… Un verdadero espectáculo. Al precio de venta que figura en las etiquetas se añaden 1,50 euros por cocinar cada ración de 250 gramos. Una lubina de 1,5 kilos, que costaría 30 euros en la pescadería, se cocina por 9 euros. En total, 39 euros servida en la mesa. Hay dos opciones: plancha o caldereta. Materia prima excepcional procedente de la Costa da Morte. Además, algunas especialidades como la empanada.

03

Restaurante El Campero, en Barbate (Cádiz).

El gran festín del atún

EL CAMPERO (Barbate, Cádiz)

03 El espectáculo comienza en la vitrina, donde se exhiben los mejores pescados del Estrecho: gigantescas doradas, besugos de Tarifa, pargos, pez limón… Una vez en la mesa, el privilegio pasa por disfrutar de la gran degustación de atún en todas sus formas. Cada año, en plena temporada (de abril a julio), José Melero adquiere entre 7.000 y 8.000 kilos del famoso bluefinn (Thunnus thynnus). Hermosos ejemplares de los que extrae hasta 23 cortes diferentes: morrillo, contramormo, cola negra, tarantelo, oreja, espineta blanca, galetes… que se ultracongelan para poder ofrecerlos en cualquier época del año. Las preparaciones niponas (sashimi, tataki) alternan con los guisos andaluces como la parpatana con patatas en amarillo o el galete estofado. Imprescindible el tartar de ventresca. El local es ruidoso y en verano es preciso contar con reserva.

  • Avenida de la Constitución, local 5 C. Barbate (Cádiz). 956 43 23 00. Precio medio: entre 60 y 90 euros.

04

Una mesa del restaurante Casa Manolo, en Valencia.

Cochinillo en la playa de Daimús

CASA MANOLO (Valencia)

04 Resulta paradójico encontrar en un restaurante al borde del mar especialidades de tierra adentro. Se entiende mejor cuando se sabe que Manolo Alonso es la segunda generación de una familia de hosteleros oriundos de El Escorial (Madrid). Por eso, junto a las gambas rojas (Alonso ganó el tercer premio de cocina de la gamba roja el pasado mes de marzo en Dénia) se ofertan cochinillos y unos callos que figuran entre los mejores de España. En cualquier caso, Casa Manolo destaca por la calidad de sus materias primas y es una referencia en la cocina marinera valenciana. En capítulo aparte figuran los mariscos de la costa (quisquillas de Santa Pola, gambas rojas hervidas en agua de mar y cigalas en costra de sal), todos antológicos.

05

Restaurante Garbet, en Colera (Girona).

Cabo de Creus, a la luz de las velas

GARBET (Colera, Girona)

05 Lo que fue un chiringuito de playa en los años cincuenta es hoy un restaurante en una de las calas más tranquilas de la Costa Brava, muy cerca de Llançà, ya en el cabo de Creus, salpicada de viñas y pinos. Escenario privilegiado que esconde un restaurante cuyas mesas se estiran sobre los guijarros hasta el borde del mar vestidas con manteles blancos e iluminadas con velas cuando anochece. Cocina de proximidad en la que relucen los pescados. Se preparan al horno y a la parrilla y se sirven perfectos de punto, igual que los sepionets, las espardeñas y el marisco, en especial la langosta. Los arroces también figuran entre las especialidades. Cocina sencilla elaborada con magníficas materias primas que se tarifan en consonancia.

  • Playa de Garbet. Colera (Girona). www.restaurantgarbet.es. 972 38 90 02 y 629 52 33 26. Precio medio: 60 euros. P