Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
fuera de ruta

Calles de arena amarilla

Pescadores, cabañas playeras y un pasado portugués en Isla de Mozambique

Pescadores frente a la isla de Mozambique. Ampliar foto
Pescadores frente a la isla de Mozambique.

Un puente de tres kilómetros une la isla al continente. Se cruza y aparece un mundo dentro de un país: Isla de Mozambique, patrimonio de la humanidad.

Dos capillas y dos fuertes marcan los límites de esta sardina de 3.200 metros de largo y 400 de ancho con forma de isla. Entre medias se han ido acumulando todas las razas desde que en el siglo VIII el sultán Musa bin Biki estableciera el lugar como centro del comercio marítimo. Mozambique, la isla, es ahora un singular parque temático de civilizaciones en medio del Índico.

“¡Mucunha, mucunha!”, hombre blanco, hombre blanco, gritan los niños al ver pasar a rostros pálidos. A esta isla al norte del país no llega mucho turista, aunque el primero lo hiciera muy pronto, allá por 1498 con el portugués Vasco de Gama.

Calles de arena amarilla ampliar foto

La isla es de calles de arena amarilla y de choque de edificaciones, dos tercios de adobe y un tercio de piedra, muestra de su glorioso pasado portugués. Desde que llegara Vasco de Gama con sus portugueses, la que era musulmana se convirtió en cristiana. Así, en una esquina de la isla tenemos la capilla de San Antonio, y en la otra, al norte, por donde se avistaban las naos holandesas, la capilla de Nuestra Señora, la edificación europea más antigua del hemisferio sur. Aún aguanta su púlpito y algunos rastros de tumbas de los soldados más nobles.

Un puente de tres kilómetros une la isla al continente. Se cruza y aparece un mundo dentro de un país: Isla de Mozambique

La Virgen ayudó a mantener portuguesa la isla ante los intentos de invasión de los holandeses, aunque también hicieron lo suyo los cañones de la fortaleza de San Sebastián (1558).

El fuerte, como todo en la isla, está a medio caer o a medio levantar —habrá que volver en unos años para confirmar tendencias—. Walter, un chaval-guía improvisado, resuelve la burocracia del pago de las entradas y explica que antes todo estaba peor. Efectivamente, hay partes de la fortaleza restauradas con rigor y sin exageraciones. Los aljibes de agua, que servían para aguantar asedios, vuelven a abastecer a la población en época de sequía.

El morro de la fortaleza cae sobre el agua. Y solo una oscura rampa con su reja comunica el fuerte con el agua. Aquí se embarcaban los esclavos, una de las principales fuentes de riqueza de la isla hasta 1868, cuando el rey de Portugal abolió la esclavitud. Luego la capital del país se trasladó a Maputo y la isla entró en decadencia.

La escuela de baile cerca de su viejo museo y la iglesia de Santo Antonio. ampliar foto
La escuela de baile cerca de su viejo museo y la iglesia de Santo Antonio.

Camino de Goa

Saliendo de la fortaleza continúan los edificios de piedra, del pasado esplendoroso, como el palacio de los Gobernadores (portugueses), expropiado a los expoderosos jesuitas. Porque de aquí se iban a las Indias, a comerciar y a cristianar. ¡Qué tiempos aquellos! Entre ellos, san Francisco Javier, que embarcaba aquí camino de Goa. Ahora la isla es 90% musulmana.

El edificio civil más importante es un hospital de piedra, de grandiosa escalinata, con sus parterres para flores y sus fuentes. En la fecha de su construcción en 1877 fue el hospital más importante al sur del Sáhara, y el más avanzado, con diversos edificios según las enfermedades. Hoy los parterres no tienen flores y tampoco brota el agua de las fuentes.

A media mañana, en la bahía se ven, no se ven, cayucos hechos con la madera de los manglares

La calle del hospital separa abruptamente la ciudad de piedra y la ciudad de barro, la ciudad macuti, casucas hechas de barro y palma (macuti), hacinadas y soterradas. Aquí se excavaba el material destinado, unos metros más allá, a las murallas del fuerte. La hondonada fue aprovechada para cobijo de los familiares de pacientes del hospital, y lo que empezó siendo provisional es hoy una ciudad dentro de la ciudad, lugar de acogida y de paz durante la guerra de la independencia. Aquí llegaba la gente huyendo de unos y de otros, y en la ciudad macuti se quedaron. Hoy concentra el 80% de los habitantes de la isla.

La iglesia de Santo Antonio. ampliar foto
La iglesia de Santo Antonio.

A media mañana, en la bahía se ven, no se ven, cayucos hechos con la madera de los manglares. Una pala rústica y una bolsa de basura por si hay que izar la vela es todo lo que necesita el pescador para echar el día en medio de esta bahía perfecta, cerrada por una barrera de coral, que detiene a corsarios y a ballenas. Cabecitas negras pescan prácticamente con sus manos, aprovechando las aguas transparentes y la calma del Índico. Con el mismo tran tran, los pescadores se van a su casa de Cabeceira Pequenha, donde los niños han pasado el día jugando al fútbol entre cabras, y las mujeres, yendo al pozo que descubriera Vasco de Gama. Desde que el portugués construyera el pozo hace seis siglos, lo mejor que les ha pasado sucedió hace un par de años, cuando un hotelito vecino les puso electricidad.

Caracolas gigantes

En la bajamar, el agua se retira cientos de metros, dejando al descubierto conchas y caracolas

En la bajamar, el agua se retira cientos de metros, dejando al descubierto conchas y caracolas gigantes para recuerdo de los turistas. Algunos tienen que llegar chapoteando entre las aguas limpias, arrastrando sus maletas, pues el suelo coralino impide aproximarse al taxi-barca. Solo 10 cabañas para visitantes rompen con la naturaleza. No hay cristales en sus ventanas ni en sus puertas. La madera y el cañizo preservan de los rigores del sol, fuerte a partir del mes de octubre. Su restaurante se nutre de lo que sus mismos empleados pescan y de lo que cae de las palmeras. Sus infinitas playas salvajes, de olas domesticadas, solo se rompen con el manglar, donde se funde la vida terrestre y la marítima, el macaco gritón y una estrella de mar adaptada a las aguas salidulces. La isla de Mozambique y su bahía han sabido congraciar razas, civilizaciones y hasta su fauna.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.