Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Pappardelle’ y espectáculo

BOSCO DE LOBOS, el restaurante italiano del Colegio de Arquitectos de Madrid

Comedor del restaurante Bosco de Lobos. Ampliar foto
Comedor del restaurante Bosco de Lobos.

Desde su inauguración, el éxito acompaña a este restaurante, aún en rodaje, situado en Madrid, en el patio ajardinado del nuevo Colegio de Arquitectos (COAM). Espacio dotado de vistosas terrazas en el que se palpa el estilo de Grupo Tragaluz, a pesar de que en el accionariado de la empresa que lo gestiona no intervenga su mentora, Rosa Esteva, sino Tomás Tarruella y Perico Cortés, hijo y sobrino de la gran empresaria catalana de hostelería.

Puntuación: 5,5
Pan 5,5
Café 6
Bodega 4
Aseos 6
Ambiente 7,5
Servicio 6
Cocina 6
Postres 5,5

Bosco de Lobos es un lugar de interiorismo brillante en el que se aprecian los trazos de Sandra Tarruella —que también firmó el Bar Tomate (Fernando El Santo, 26) y Luzi Bombón (Castellana, 35), ambos en Madrid—, y que ha invadido de luz natural los modernos comedores que circundan la cocina. En este caso con la colaboración adicional de la paisajista Ana Esteve. En el centro, sin mamparas de separación, varios profesionales deambulan entre fuegos y mesas de trabajo. Puro espectáculo. A su alrededor, una barra con 16 taburetes, y más allá, mesitas para 90 comensales. Desde cualquier perspectiva, un restaurante contemporáneo, urbano, desenfadado, de horarios largos y precios que pretenden ser comedidos, pero que resultan demasiado elevados para los estudiantes de arquitectura que pululan por allí. Sobre todo si, como sucede de momento, no se brinda un menú del día de precio más asequible.

En el aspecto culinario, la apuesta juega con especialidades italianas de corte veneciano. Con el respaldo de los mismos cocineros del restaurante Xemei y el Bar Brutal, ambos en Barcelona, se ofrece una carta escueta, de enunciados previsibles, donde no faltan algunas ensaladas, carpaccios, pastas, arroces y carnes, a los que se suman unas pizzas notables elaboradas en un horno a la vista.

BOSCO DE LOBOS

Queso tomino a la plancha con verdura, 'prosciutto' y huevo.
Queso tomino a la plancha con verdura, 'prosciutto' y huevo.

Dirección: Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM). Hortaleza, 63. Madrid. Teléfono: 915 24 94 64. Facebook. No cierra. Precios: Entre 35 y 45 euros por persona. Mejillones al vapor con hierbas y cítricos, 11 euros. Pappardelle con ragú de carne al vino tinto, 14 euros. Tartar de atún con aceitunas negras y helado de wasabi, 16 euros. Panna cotta,4 euros.

Convence la sopa fría de tomate con helado de lima; es correcto el queso tomino a la plancha con jamón y huevo poché, superventas de la casa, y pasa con más pena que gloria el carpaccio de pez espada a los cítricos, tan frío que no resulta posible apreciar sus características. No desmerece la tempura</CF> de verduras, está conseguido el plato de pappardelle con calamares en su tinta, y sorprende positivamente la pizza Margherita debido a la finura de su masa, que se elabora con una mezcla de harinas que fermentan durante 36 horas. En el listado de pizzas también figuran la blanca, con rosbif y rúcula, y la marinera, con anchoas. En general, platos muy vistosos, cromáticos y bien estudiados, como si la estética del local condicionara las presentaciones. Con los postres (panna cotta; tiramisú), pocas sorpresas, solo algunos dulces que cumplen. El café y el pan son correctos, pero la carta de vinos, con algunas marcas por copas, resulta ridícula para un lugar semejante. En definitiva, un restaurante de moda con más logros estéticos que gastronómicos, presidido por una gestión inteligente.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información