Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un trozo de Brooklyn en Las Palmas

El apartamento, un nuevo café de ambiente neoyorquino, carta sugerente y conciertos íntimos donde Billy Wilder es Dios

Exterior de El apartamento, un nuevo café con aires neoyorquinos en Las Palmas de Gran Canaria.
Exterior de El apartamento, un nuevo café con aires neoyorquinos en Las Palmas de Gran Canaria.

Si fuera 14 de febrero en El apartamento los dedos del DJ Manel Ruiz, El Especialista, serían los oídos de San Valentín, escogiendo el vinilo preciso en el momento oportuno a un lado de la sala de estar de este local de aire neoyorquino. Es perfecto para una salida íntima con cena en el comedor -con capacidad para 20 personas- y copa en el lounge. Sinatra, Armstrong, Fitzgerald arrullarían los sentidos del cliente. El local es ideal también como antesala de una noche de discotecas y afters. Hay algunos por aquí. Erigido sobre una tienda de instrumentos musicales que llevaba abierta treinta y tres años, El apartamento se presenta como “café, restaurant & club”. Está en el top de Las Palmas de Gran Canaria. Y huele a rascacielos.

Abrió el pasado 29 de noviembre y la idea de sus jóvenes socios, los hermanos Ciro e Yraya Marrero, Sergio Miró y Jorge Peris, es que sea acogedor. “Feel at home” rezan sus salvamanteles. La cocina abre todo el día y el local ofrece un menú a 9,80 euros. Incluye un aperitivo, elegir entre siete platos principales, una bebida y café o postre.

El apartamento es Nueva York también porque Ciro Marrero adora la ciudad. Ha estado ya seis veces. Optamos por un cóctel como aperitivo. El mojiterráneo, variación amarga con picante del mojito, es sugerencia de la casa. En el comedor, la mesa redonda junto a la chimenea es el mejor sito. Se recomienda reservar. Muy cerca, la pequeña cabeza de ciervo de tela con cornamenta de gomaespuma recuerda a películas de Wes Anderson. Mientras untamos mantequilla de higos en el pan nos dejamos aconsejar: pollo con chutney picante; tostas con caviar de berenjena; tres variedades de croquetas, bien manzana con cerdo ibérico, gorgonzola con pera confitada o morcilla canaria con almendras; tostas de habas crudas sobre ensalada de queso; presa ibérica sobre batata amarilla de Lanzarote y kiwi confitado. De postre, brownie casero con helado de vainilla y crema de Baileys al chocolate.

Para Sergio Miró El apartamento debe invitar al relax. “Al ser de horarios amplios y ambientes cambiantes, programamos las actuaciones a partir de las 19.00. Sirven de bisagra entre el público que merienda y el que se prepara para cenar.” Alterna DJ´s en sesiones exclusivas y grupos de no más de tres músicos, siempre en el salón -a veces acomodados sobre los sofás-, creando el ambiente de un concierto privado en una casa. “El estilo está entre jazz, soul, blues y funk suave. En lo que se refiere a la música de sala manejamos cuatro ambientes diferentes: jazz clásico, pop independiente, soul, clásicos de la Motown… Para las noches del fin de semana subimos el ritmo con pop bailable o buenas sesiones de funk.”

Si fuera 14 de febrero en El apartamento, Manel Ruiz, El Especialista, seguiría ligando vinilos en el salón. Tras la cena, el Live at Club Mozambique de Lonnie Smith nos llevaría en volandas al chéster de cuero marrón del salón junto a la cristalera de tres por tres metros que nos pone en comunicación directa con lo que pasa en la calle. Los techos altos dejan al descubierto las canalizaciones de agua y aire acondicionado. Un cartel con letras blancas sobre fondo rojo te indica que todo lo que necesitas es amor. Si fuera San Valentín, nos acariciaríamos con jazz, soul y bossanova en curva ascendente. Monk, Getz, Gilberto, Bird, Davis, Cannonball Addeley, Gregory Porter. Tres amigas habrían decidido tomarse la copa con un pie en la calle sobre la barra blanca de recia madera de pino. En la sala de estar, detrás de Manel, Walter Matthau pondría cara de póquer en un momento del filme Primera plana que se está proyectando sobre la pared de ladrillo de piedra arenisca, pintada de blanco. Billy Wilder es Dios en este trozo de Brooklyn insular. Las fotos de Jack Lemmon y Shirley MacLaine en la queridísima película que da nombre al local recuerdan que la inolvidable historia de amor entre el contable C.C. Baxter y la ascensorista Ms. Kubelik es el espíritu de El apartamento todos los días del año.

El apartamento (Av. Mesa y López, 1; 828 01 43 31). Horario: lunes, de 8.30 a 17 horas; martes de 8.30 a 20; miércoles y jueves, de 8.30 a 23.30 horas; viernes y sábado, de 8.30 a 2 de la mañana; domingos, de 10 a 20 horas.

Más planes originales en Las Palmas de Gran Canaria

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información