Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte inuit en Quebec

La galería Brousseau expone esculturas y grabados de los artistas más destacados de esta comunidad del Ártico Canadiense

Una de las obras de arte inuit que expone la galería Brousseau de Quebec (Canadá). Ampliar foto
Una de las obras de arte inuit que expone la galería Brousseau de Quebec (Canadá).

Los inuits son los habitantes del Norte de la provincia de Quebec, a los que comúnmente en Europa cometemos el error de llamar esquimales, algo que en Canadá se considera peyorativo. Como parte de un programa de asentamiento cuyo propósito era crear una economía sostenible en la zona a mediados del siglo pasado –hasta ese momento inexistente–, el gobierno de Canadá decidió promover, de la mano de la compañía Hudson’s Bay, el desarrollo de las artes. Artistas como James Houston jugaron un papel muy importante enseñando a estas comunidades los principios básicos de la escultura y el grabado. En 1950 y 1960 surgieron las primeras cooperativas inuit al mismo tiempo que en el sur del país comenzaron a emerger agencias especializas en vender este tipo de arte.

Con el tiempo, estas esculturas han ganado reconocimiento internacional. Raymond Brousseau, fundador de la galería Brousseau, en Quebec, y uno de los coleccionistas más importantes de arte inuit, expone piezas en diversos museos, como la fundación Watteville, y próximamente se exhibirán obras en el museo des Confluences de Lyon y en la ampliación del museo de arte contemporáneo de Quebec, proyectada por Rem Koolhaas.

Interior de la galería Brousseau, especializada en arte inuit, en Quebec (Canadá) ampliar foto
Interior de la galería Brousseau, especializada en arte inuit, en Quebec (Canadá)

La población inuit de Canadá cuenta con 35.000 individuos distribuidos en un territorio muy extenso, lo que ha originado estilos artísticos muy diversos tanto por la temática como por los materiales empleados; la piedra ha sustituido al hueso utilizado anteriormente, lo que ha permitido la realización de esculturas de mayor tamaño. Los colores más frecuentes son el negro, el gris, el verde y el blanco, y las regiones artísticas inuits más conocidas son: Nunavik, las islas Baffin y Kivaliq.

Esteatita, serpentina y piedra oscura

Las esculturas de Nunavik tienden a ser naturalistas, predominan las imágenes de caza así como motivos derivados de leyendas e historias populares, la piedra empleada es la esteatita, que es oscura, entre gris y negra. En las islas Baffin, en cambio, el estilo es más elegante y humorístico, y la piedra utilizada es la serpentina, que se presenta en tonos verdosos. En la región de Kivaliq también se utilizan colores oscuros, pero la piedra está menos pulida y abundan la representación de la figuras humanas y, en especial, los temas familiares.

Aunque la escultura es lo más conocido del arte inuit, en la galería Brousseau también podemos encontrar reproducciones de grabados de Kenojuak Ashevak. Kenojuak estudió a las órdenes de James Houston en los años 50 y, probablemente, sea en la actualidad la figura más conocida del arte inuit.

Más planes en Quebec aquí

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.