Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Escapadas

Sexo y espías en la campiña inglesa

En el hotel Cliveden House, cerca de Londres, se vivió uno de los romances más sonados de la guerra fría. Hoy los clientes buscan el rastro del ‘caso Profumo’ en sus jardines

El 'cottage' del hotel Cliveden House, en Taplow, a tres cuartos de horas en coche desde Londres. Ampliar foto
El 'cottage' del hotel Cliveden House, en Taplow, a tres cuartos de horas en coche desde Londres.

El 8 de julio de 1961, John Profumo, el poderoso ministro de Defensa de Reino Unido, fue invitado a la Cliveden House. El hotel, enclavado en un imponente edificio a pocos kilómetros de Londres, era el lugar habitual de reunión para lo más granado de la alta sociedad británica, allá donde política y cultura se daban la mano. Aquella noche, en la piscina, Profumo conoció a una joven aspirante a modelo llamada Christine Keeler y los dos iniciaron un apasionado affaire que transcurriría a lo largo de unos meses en un cottage a orillas del Támesis, a pocos metros de Cliveden. La historia, apasionada como cualquier romance que se precie, acabó como el rosario de la aurora: la prensa destapó el lío (Profumo estaba casado) y para acabar de rematarlo se descubrió que Keeler mantenía relaciones con un oficial ruso, al que el servicio secreto consideraba un espía, y empezaron a lloverle acusaciones de estar socavando la seguridad nacional.

“Obviamente, es una de las grandes atracciones del hotel, muchos visitantes quieren conocer los lugares donde tuvo lugar el romance, y nosotros tratamos de facilitar el acceso a esos lugares. Al final es algo que tiene que ver más con la Historia que con el morbo”, cuenta Sue Williams, la gerente del hotel, que concluye una importante reforma. Cliveden, donde se llega en un trayecto de pocos minutos desde la estación de Taplow (a 30 minutos en tren desde Londres), es ahora patrimonio nacional y el caso Profumo es solo uno más de los motivos que atrae a miles de visitantes hasta sus bosques.

Sexo y espías en la campiña inglesa ampliar foto

“El cottage de invierno es lo más solicitado, allí hemos tenido a Hugh Jackman, hace pocas semanas. ¿Culpa de Profumo? La verdad es que es una casa muy acogedora y en primavera un lugar precioso”, explica Claire Lesley, la responsable de ventas y marketing del hotel, que nos ofrece un tour por todos los lugares que Keeler y Profumo convirtieron en parte de la leyenda (negra) hace más de medio siglo. La piscina, conservada con mimo, las habitaciones del hotel o el vestíbulo (donde cuelgan algunos dibujos firmados por el mismo Profumo). “El hotel es conocido por sus jardines, por su oferta gastronómica —incorporando ahora al chef Andre Garret— y porque el edificio es uno de los más famosos de Inglaterra. Ahora bien, el hecho de que fue escenario de uno de los romances más sonados de la historia del país es algo que no se puede obviar. Seguramente muchos huéspedes llegan aquí atraídos por ello, pero intentamos que cuando están aquí no sea ese su único foco de atención”, dice Lesley.

Excursión a caballo en las cercanías del hotel Cliveden House, escenario del famoso romance del 'caso Profumo'. ampliar foto
Excursión a caballo en las cercanías del hotel Cliveden House, escenario del famoso romance del 'caso Profumo'.

Cliveden es uno de los hoteles mejor valorados de Reino Unido, y a su fama contribuye el habitual respeto anglosajón por los elementos históricos: “Cliveden forma parte del National Trust [la fundación que regula el patrimonio histórico en Gran Bretaña] y eso implica que no podemos tocar el edificio original y que cualquier reforma o extensión de los anexos debe ser consultado con un organismo regulador. Esto asegura la integridad del patrimonio, independientemente de quienes sean los dueños”, explica Williams.

Winston Churchill

La casa Cliveden, como se la conoce, fue construida en 1666 por el segundo duque de Buckingham, y por allí han pasado reyes, presidentes y altos mandatarios de todo el mundo. El hotel ha sido también refugio de celebridades y políticos de alto copete: “George Bernard Shaw o Winston Churchill venían constantemente, escapando del barullo de Londres; Charles Chaplin también fue un huésped habitual de Cliveden, pero, sobre todo, esta fue la casa de Lady Astor [la primera mujer elegida para la Cámara de los Comunes, en 1918] que la convirtió en el centro de la política inglesa durante dos décadas. Gracias a ella, Cliveden se convirtió en lo que es ahora”, reconoce Andrew Stembridge, director del hotel.

Guía

Información

  • Cliveden House (www.clivedenhouse.co.uk). Taplow, Berkshire. La doble, desde 300 euros. También se puede ir al spa, a tomar el té (40 euros), o hacer un crucero con champán por el Támesis en sus barcazas (65 euros).

John Profumo acabó renunciando en 1963, presionado por sus compañeros de partido, la prensa y la ciudadanía. De nada sirvió que poco después se descubriera que en realidad no hubo ningún tipo de filtración, ni espionaje, ni nada que pudiera perjudicar al aparato militar del país. Durante mucho tiempo, y siguiendo el impacto que provocó el escándalo (que acabó por hacer caer al primer ministro, Harold McMillan), Cliveden vivió una suerte de decadencia que pronto se convirtió en peregrinaje cuando miles de curiosos empezaron a viajar hasta el hotel para estar en el mismo lugar donde había ocurrido todo. El estreno de la obra de Andrew Lloyd Webber sobre el caso Profumo y el 50º aniversario del incidente han apuntalado la fama del hotel, que en 2013 batió todos los récords de ocupación de la historia del establecimiento.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información