Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Café y escalada en Lima

En Pirqa, el rocódromo de mayor altura de Perú, también se puede pedir un expresso, navegar por internet o comprarse unos pies de gato

Una escaladora en el rocódromo Pirqa, en Lima (Perú). Ampliar foto
Una escaladora en el rocódromo Pirqa, en Lima (Perú).

Una sorpresa en forma de café-mirador aguarda a quienes se adentran en el número 360 de la limeña calle José Gálvez, en pleno barrio de Miraflores. Situado en una segunda planta, su terraza se convierte en un palco privilegiado para observar a los escaladores que desafían los 15 metros de altura del rocódromo Pirqa, cuyos muros se levantan sobre los pilares de una vieja casona de principios del siglo XX.

En este espacio alternativo y dinámico, remodelado integralmente para dar cabida al rocódromo más alto de Perú, además de subirse por las presas de colores uno puede charlar en torno a un café, navegar por internet, comerse una lasaña o comprar un arnés o unos pies de gato. El local cuenta con una sala de ejercicios complementaria, una tienda de deportes de aventura o la ya mencionada cafetería, cuyo diseño interior es producto del reciclaje con buen gusto: los cojines están confeccionados con sacos del mercado, los maceteros son cajas de fruta y las mesas están hechas con las puertas de la antigua casona.

Cafetería con vistas en Pirqa, rocódromo de Lima (Perú). ampliar foto
Cafetería con vistas en Pirqa, rocódromo de Lima (Perú).

Además de ofrecer un centro de escalada con instalaciones de primer nivel en Lima, algo que sus cuatro fundadores descubrieron durante sus experiencias en Estados Unidos y diferentes países de Sudamérica y Europa, Pirqa, que en lengua quechua significa muro hecho de piedra sobre piedra, nace con el objetivo de fomentar la escalada deportiva en la capital peruana e incluso crear una comunidad de escaladores. Para ello ofrece clases para principiantes en el rocódromo (dos horas de duración y tutor personalizado; también para niños) y organiza salidas regulares para escalar en roca natural en algunas zonas bien equipadas de las proximidades de Lima (Pachacamac, Canchacalla, Las Viñas o Yuracmayo). “Estas salidas son siempre enriquecedoras porque conoces gente de otras zonas, acampas donde sea y, además de escalar, te conectas con la naturaleza”, dice Matías Rubio, uno de los socios fundadores.

Más información sobre zonas de escalada peruanas en toposperu.com.

 

¿Vas a Lima? Para más pistas en la ciudad, pincha aquí.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.