Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia desde el tren

Un ferrocarril que trepa por las faldas del Mont Blanc y una locomotora de vapor que llega hasta el mítico Rocamadour. De 'El Canario' de Rosellón al 'Tren de las piñas' de la Provenza, caminos de hierro muy franceses

El panorámico 'Tramway' del Mont Blanc, en los Alpes. Ver fotogalería
El panorámico 'Tramway' del Mont Blanc, en los Alpes.

Contemplar altísimas montañas, valles ondulantes, gargantas salvajes, ríos y pueblos medievales a bordo de un viejo tren de vapor o un tren de montaña… Algunos ferrocarriles franceses serpentean por caminos donde no llegaríamos ni a pie ni en coche.

01 Tramway du Mont Blanc

El 'Tramway du Mont Blanc'. ampliar foto
El 'Tramway du Mont Blanc'.

En Mègeve, en los Alpes Franceses, el tren más alto de Francia circula a la sombra del Mont Blanc, la montaña más alta de Europa occidental. Las vistas son impresionantes. Desde 1913 este tren asciende con esfuerzo a Bellevue (1.800 metros) desde St. Gervais-Le Fayet en invierno y, en verano más arriba, hasta el Nid d’Aigle.

Estamos en una zona de esquiadores, que encuentran en las faldas del Mont Blanc un escenario perfecto. Pero también es zona de senderismo por los caminos que parten de Megève y St. Gervais (sobre todo en las zonas de Bettex, Mont d’Arbois y Mont Joly). Para los que prefieran la mountain bike, entre el Val d’Arly, el Mont Blanc y Beaufortain hay senderos marcados para recorrer en bicicleta de montaña.

El tramway del Mont Blanc arranca de St-Gervais-les-Bains, un pueblecito acurrucado debajo de la célebre montaña, con un aire saboyano de postal, concentrado en una iglesia barroca y un antiguo carrusel. Está conectado a Chamonix, por el legendario Mont Blanc Express.

El final del trayecto del tramway es Mègeve, que a simple vista parece un pueblo casi perfecto, aunque resulta menos auténtico que St-Gervais: trineos tirados por caballos, escaparates de tiendas maravillosos, ocho restaurantes con estrellas Michelin y calles adoquinadas de estilo medieval. Casi todo ello por obra de la Baronesa de Rothschild que en la década de 1920 decidió urbanizar este pueblo alpino, considerando que la abarrotada St-Moritz resultaba demasiado agotadora.

02 'El Canario' (Rosellón)

'El Canario' de Rosellón. ampliar foto
'El Canario' de Rosellón.

Al otro lado de los Pirineos, en el Rosellón, y no muy lejos de Perpiñán, nos podemos subir en el “Train Jaune” (tren amarillo), un tren de montaña que permite contemplar magníficos paisajes pirenaicos.

Durante los tres meses de la temporada alta estival el tren conocido como El canario transporta cerca de medio millón de pasajeros. Viaja desde Villefranche-de-Conflent (427 metros) a Latour de Carol (1.231 metros) a través de un espectacular paisaje pirenaico. Para gozar del tramo más llamativo hay que subir en las estaciones de Mont Louis o de Font Romeu. No se puede reservar y se aconseja llegar una hora antes de la salida en temporada alta.

El Canario es una forma cómoda y espectacular de acercarse a los paisajes del Rosellón y más concretamente del Valle del Têt, tapizado por huertos de frutales que, una vez pasada la estratégica villa fortificada de Villefranche-le-Confluent, dejan paso a un paisaje más agreste.

El punto de partida, Villefranche, es famoso por su fortaleza (Chatêau-Fort Liberia) -construida en el siglo XVII por el célebre arquitecto Vauban para robustecer y ampliar las primitivas defensas del siglo XI-, y también por su situación entre altos farallones, en la estratégica confluencia de los ríos Têt y Cady.

Desde allí merece la pena escaparse a conocer Prades, una pequeña ciudad de casas de piedra de río y ladrillo, adornada generosamente con mármol rosa de las canteras cercanas. Allí se afincó el famoso violoncelista Pablo Casals tras huir de la España de Franco. Existe un museo en su honor y cada año, durante dos semanas a finales de julio y principios de agosto, se celebra el famoso Festival Pablo Casals de música de cámara.

03 Tren de las piñas (Provenza)

Vista desde Tourettes-sur-Loup del viaducto del tren de las piñas. rn ampliar foto
Vista desde Tourettes-sur-Loup del viaducto del tren de las piñas.

Los pueblos provenzales miran desde lo alto a los pasajeros a bordo del ferrocarril de vía estrecha de Niza. Se le conoce como el Tren de las piñas (Le Train des Pignes) y bordea el mar por la montaña ofreciendo uno de los paisajes más pintorescos de la Provenza. Este tren, que cubre los 151 kilómetros que hay entre Niza y Digne-les-Bains, atraviesa el interior casi deshabitado de la Alta Provenza y alcanza una altitud de 1000 metros en algunos puntos.

El servicio funciona cinco veces al día y es ideal para ir de excursión al interior. La parada estrella es el bonito pueblo medieval de Entrevaux, a una hora y media de Niza; merece la pena pasear por su casco histórico y su ciudadela. Está en el punto central de este trayecto que nos lleva por otros pueblos como Saint-Martin-du-Var, La Tinée, Villars-sur-Var, Annot, Meailles, Chaudon-Norante o la propia Digne-les-Bains. Una curiosidad para exploradores cultos: aquí se encuentra la casa-museo de Alexandra-David Néel (nacida en Paris en 1868 y fallecida en Digne en 1969) una original aventurera del siglo XX que viajó durante toda su vida por Asia Central y fue la primera mujer que entró en Lhasa, en 1924. Su último viaje al Himalaya lo emprendió a los 100 años. En 1928 se instaló en esta casa de Digne que hoy es un museo de la cultura tibetana.

04 Tren turístico de Haut-Quercy (Lot)

El tren turístico de Haut-Quercy. ampliar foto
El tren turístico de Haut-Quercy.

Circuitos de una hora en trenes diesel y de vapor permiten recorrer cómodamente el Lot francés desde la aldea de Martel hasta St-Denis, por la abrupta cara de los precipicios.

El punto de partida, Martel, al norte de Cahors (en Lot), está además muy cerca de uno de los destinos de peregrinación más clásicos de Francia, Rocamadour, con una silueta de murallas y castillo medieval que parecen sacados de El código Da Vinci. Martel es conocida como la villa de las siete torres por su silueta llena de torres; esta aldea de tejados rojos y piedra clara fue la antigua capital del vizconde de Turena y alberga parte de la arquitectura medieval mejor conservada de este rincón de Francia. Estamos además en zona trufera y si vamos en diciembre y enero podremos encontrar un mercado interesante de trufas en Martel.

05 Vapeur du Trieux (Bretaña)

'La vapeur du Trieux'. ampliar foto
'La vapeur du Trieux'.

Este tren turístico nos permitirá viajar desde un puerto bretón hasta un pueblo de artistas siguiendo el curso del estuario del Trieux. Entre mayo y septiembre, el tren de vapor de 1922 recorre la ribera en un bonito viaje desde la estación de Paimpol hasta la ciudad de artistas de Pontrieux, donde hay tiempo para gozar de una agradable comida y un paseo antes de regresar. Hay que reservar al menos con un día de antelación.

Paimpol es un puerto pesquero muy activo y lleno de historia. De él partían los pescadores hacia los mares de Islandia, donde faenaban durante siete meses seguidos o más. Y rico en leyendas: los que se perdían en el mar son recordados en los cuentos populares y en los chants de marins (canciones de marineros).

Además, Paimpol es el puerto más cercano a la minúscula Île de Brehat, a 8 kilómetros al norte de la costa y sin coches. La época más idílica para visitarla es la primavera, cuando las flores silvestres mediterráneas florecen su agradable microclima. En la ciudadela, en el extremo suroeste, se ubica su fábrica de vidrio.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información