Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jardín veraniego

VILLA JEREZ, residencia señorial en el casco urbano de la ciudad gaditana

Salón de Villa Jerez, en Jerez de la Frontera (Cádiz). Ampliar foto
Salón de Villa Jerez, en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Cuando Jan de Clerck apareció por Rota a finales de los sesenta, en su luna de miel, ni él mismo se creía que acabaría en la provincia de Cádiz. Cuatro décadas más tarde acumula un patrimonio de seis hoteles y medio (Jerez, Villa Jerez, Duque de Nájera, Playa de la Luz, Guadacorte Park, Puerto Sherry y, su otra mitad, Las Suites de Puerto Sherry), algún que otro proyecto a la vista y tres hijos comprometidos en el desarrollo de su minicadena, HACE. Stefaan, hoy a los mandos, tiene un empeño personal en dar vida y categoría al más reciente de sus hoteles jerezanos, en una residencia señorial próxima a la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 7
Decoración 4
Estado de conservación 5
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 6
Ambiente 6
Desayuno 5
Atención 9
Tranquilildad 6
Instalaciones 7

Los alfices, los rosetones octogonales, la rejería fina, la teja y la sombra de las palmeras delatan el tronío de la fachada. Más cuidado lo de afuera que lo de adentro, dan ganas de darle a la rotonda frontal un par de vueltas con el coche para avisar de que ya estamos aquí. De la semiótica hospitalaria se encarga Juan Sañudo, director del establecimiento, y su amable equipo. Si algunos huéspedes sufren la decepción de unas instalaciones a menor altura de sus expectativas, no tardan mucho en comprender que los 72 euros abonados por noche justifican ciertos descuidos a cambio de esos suelos de mármol, las pinturas nobles, las tapicerías de peso y luz natural a raudales.

Una de las habitaciones de Villa Jerez, en Jerez de la Frontera (Cádiz). ampliar foto
Una de las habitaciones de Villa Jerez, en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Quizá porque la arquitectura impone sus atributos, el interiorismo apenas disimula un cierto aire cañí. Especialmente en los dormitorios estándar, algo emperifollados de papeles a rayas, cortinajes estampados de colores, mobiliario seudoisabelino y doseles papales. Estos se encuentran relegados a un edificio anexo. Más contenidas, las júnior suites ofrecen vistas al jardín. Por su holgura de espacios y unas grandes camas de matrimonio, aunque los colchones no sean todo lo cómodos que cabe imaginar, son las piezas preferidas de los contrayentes en las bodas que se celebran aquí.

El desayuno no conmueve, pero la cena en el restaurante Isabella gana adeptos. Máxime cuando la primavera incita a pasar una agradable velada en el porche con una extensa carta de vinos. Media hectárea de frondosos jardines dan personalidad y frescor a los veranos. Sin duda, una de las sombras más encantadoras de la ciudad.

Villa Jerez

Categoría: cinco estrellas. Dirección: avenida de la Cruz Roja, 7. Jerez de la Frontera (Cádiz). Teléfono: 956 15 31 00. Web: www.hace.es. Instalaciones: aparcamiento interior, jardines, piscina exterior, sala de reuniones de hasta 60 personas, salón, bar, restaurante. Habitaciones: 14 dobles, 4 júniors suites. Servicios: no existen habitaciones adaptadas para discapacitados, animales domésticos prohibidos. Precios:desde 72 euros la doble, IVA incluido; desayuno, 13, IVA incluido.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información