Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
trotamundos

Los abanicos de Sissi

La actriz María Luisa Merlo recibió un regalo de su hijo Luis: un crucero fluvial por el Danubio

La actriz María Luisa Merlo.
La actriz María Luisa Merlo.

María Luisa Merlo reconoce que viajar es un vicio que no puede evitar. La actriz, que acaba de estrenar Locos por el té(teatro Cofidis Alcázar de Madrid), recibió un regalo de su hijo Luis: un crucero fluvial por el Danubio.

¿Dónde se embarcó?

En Budapest. Tras constatar que el Danubio realmente se vuelve azul con la luz de la tarde, zarpamos rumbo a Bratislava.

Un comienzo muy de película.

Tras la cena, en el barco hubo un espectáculo en el que bailaban unos zíngaros. A la mañana siguiente, visitamos la capital de Eslovaquia, que me pareció preciosa. La siguiente parada fue Viena.

Vaya programa...

Me lo pasé bomba. Visité el Leopold Museum y el palacio imperial de Hofburg, el palacio de Sissi, que hace honor a su nombre. Además del museo dedicado a la emperatriz, donde hay paraguas, abanicos o el último vestido que se puso de soltera, se pueden visitar los salones o la Escuela de Equitación Española. Cerca de la ciudad también visité un castillo muy curioso.

Cuente, cuente.

A Ricardo Corazón de León le tuvo preso Leopoldo V de Austria en el castillo de Dürnstein, en la ribera del Danubio. Su trovador fue en su busca cantando sin parar una canción; el cautivo rey de Inglaterra, al reconocerla, le contestó con otro soniquete, que se volvió mítico. Así, Leonor de Aquitania, su madre, supo que estaba vivo y pagó su rescate. Me encantó esta leyenda.

¿También visitaron Salzburgo?

Sí, visité sola la casa de Mozart y vi sus pianos. El crucero ha sido una experiencia muy bonita. El próximo va a ser por el Rin.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.