Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Selfie’ en el Taj Mahal, té en Darjeeling

15 fotos

15 imprescindibles indios

  • Las melancólicas ruinas de Hampi, en Karnataka, al suroeste de la India, aparecen mencionadas en el Ramayama como Kishkinda, el reino de los dioses mono. Además de unos 3.700 monumentos desperdigados en cerca de 36 kilómetros cuadrados, la zona es famosa entre los escaladores por sus bloques de granito.
    1Hacer el mono en Hampi Las melancólicas ruinas de Hampi, en Karnataka, al suroeste de la India, aparecen mencionadas en el Ramayama como Kishkinda, el reino de los dioses mono. Además de unos 3.700 monumentos desperdigados en cerca de 36 kilómetros cuadrados, la zona es famosa entre los escaladores por sus bloques de granito.
  • Ni los viajeros que más aborrecen los lugares típicos eluden visitar el Taj Mahal, en la ciudad de Agra. Esta maravilla sigue siendo imprescindible, un monumento al amor del emperador Shah Jahan por su esposa Mumtaz Mahal.
    2Un ‘selfie’ ante el Taj Mahal Ni los viajeros que más aborrecen los lugares típicos eluden visitar el Taj Mahal, en la ciudad de Agra. Esta maravilla sigue siendo imprescindible, un monumento al amor del emperador Shah Jahan por su esposa Mumtaz Mahal.
  • Darjeeling, cuna del té, es el principal reclamo de Bengala Occidental. Una buena opción es tomar el “tren de juguete” hasta Ghum, un ferrocarril de vía estrecha construido entre 1879 y 1881 del que todavía tira una máquina de vapor.
    3Té y tren en Darjeeling Darjeeling, cuna del té, es el principal reclamo de Bengala Occidental. Una buena opción es tomar el “tren de juguete” hasta Ghum, un ferrocarril de vía estrecha construido entre 1879 y 1881 del que todavía tira una máquina de vapor.
  • En el desierto del Thar (Rajastán) se puede hacer un safari a gibas de un camello. Eso sí, nada de mares de dunas: el Thar es en su mayoría un terreno de maleza salpicado de aldeas y turbinas de viento, con alguna que otra zona de dunas.
    4Safari fotográfico en Rajastán En el desierto del Thar (Rajastán) se puede hacer un safari a gibas de un camello. Eso sí, nada de mares de dunas: el Thar es en su mayoría un terreno de maleza salpicado de aldeas y turbinas de viento, con alguna que otra zona de dunas.
  • Las maravillosas 'backwaters' de Karala abarcan 900 kilómetros entre ríos, lagos y lagunas interconectados. El modo más apacible de disfrutarlas es pasar unos días en una casa flotante con techo de teca y palma.
    5Navegar en Kerala Las maravillosas 'backwaters' de Karala abarcan 900 kilómetros entre ríos, lagos y lagunas interconectados. El modo más apacible de disfrutarlas es pasar unos días en una casa flotante con techo de teca y palma.
  • El antiguo antiguo reino himalayo de Sikkim es un verdadero paraíso para los viajeros; profundos valles de montaña, bancales de arroz, grandes montañas, magníficos templos y rutas como la del Goecha La, en la imagen, que conduce hasta la base de este imponente ochomil.
    6Respirar en el Himalaya El antiguo antiguo reino himalayo de Sikkim es un verdadero paraíso para los viajeros; profundos valles de montaña, bancales de arroz, grandes montañas, magníficos templos y rutas como la del Goecha La, en la imagen, que conduce hasta la base de este imponente ochomil.
  • El Templo Dorado de Amritsar, santuario sagrado para los sijs, es un lugar mágico que parece flotar sobre un resplandeciente estanque y debe su nombre al “néctar de la inmortalidad”. Peregrinos de todo el mundo vienen para bañarse en sus aguas sagradas.
    7Rezar, comer, amar en Amritsar El Templo Dorado de Amritsar, santuario sagrado para los sijs, es un lugar mágico que parece flotar sobre un resplandeciente estanque y debe su nombre al “néctar de la inmortalidad”. Peregrinos de todo el mundo vienen para bañarse en sus aguas sagradas.
  • Jami Masjid, la Gran Mezquita de Delhi es la mayor de India y una visita indispensable de la capital en la que viven casi 17 millones de personas.
    8Dejarse seducir por Delhi Jami Masjid, la Gran Mezquita de Delhi es la mayor de India y una visita indispensable de la capital en la que viven casi 17 millones de personas.
  • Goa es la perfecta estampa de un paraíso tropical. Aunque hace ya tiempo que este fue descubierta, y su costa invadida por viajeros, es un estado bellísimo y culturalmente muy rico. Y el sitio ideal para relajarse en un chiringuito como este de la playa de Palolem.
    9Ir a la playa en Goa Goa es la perfecta estampa de un paraíso tropical. Aunque hace ya tiempo que este fue descubierta, y su costa invadida por viajeros, es un estado bellísimo y culturalmente muy rico. Y el sitio ideal para relajarse en un chiringuito como este de la playa de Palolem.
  • La Chhatrapati Shivaji Terminus de Bombay es un gigantesco edificio de arquitectura islámica, hindú y británica donde se exponen colecciones procedentes de toda la India. Bombay ha asimilado todo lo ajeno, lo que, en lo arquitectónico, se traduce en una mezcolanza de influencias que van desde el art déco a lo indosarraceno.
    10Sorprenderse con la arquitectura de Bombay La Chhatrapati Shivaji Terminus de Bombay es un gigantesco edificio de arquitectura islámica, hindú y británica donde se exponen colecciones procedentes de toda la India. Bombay ha asimilado todo lo ajeno, lo que, en lo arquitectónico, se traduce en una mezcolanza de influencias que van desde el art déco a lo indosarraceno.
  • Como un castillo de arena en los desiertos de Rajastán, la ciudadela de Jaisalmer, del siglo XII, parece más sueño que realidad. En esta enorme fortificación de arenisca dorada se celebra el Festival del Desierto: carreras de camellos, partidos de polo (en camello), música popular o el famoso concurso de Míster Desierto.
    11Elegir a Míster Desierto en Jaisalmer Como un castillo de arena en los desiertos de Rajastán, la ciudadela de Jaisalmer, del siglo XII, parece más sueño que realidad. En esta enorme fortificación de arenisca dorada se celebra el Festival del Desierto: carreras de camellos, partidos de polo (en camello), música popular o el famoso concurso de Míster Desierto.
  • Los largos viajes en tren continúan siendo el modo tradicional para desplazarse por India. 25 millones de pasajeros siguen montando a diario en tren. Entre los trenes turísticos más singulares, el Nilgiri Mountain Railway, que va desde Mettupalayam hasta Ooty, en el estado de Namil Tadu, al suroeste del país.
    12Descubrir el sur sobre raíles Los largos viajes en tren continúan siendo el modo tradicional para desplazarse por India. 25 millones de pasajeros siguen montando a diario en tren. Entre los trenes turísticos más singulares, el Nilgiri Mountain Railway, que va desde Mettupalayam hasta Ooty, en el estado de Namil Tadu, al suroeste del país.
  • Dicen algunos que las explícitas esculturas de los templos de Khajuraho, siglo X, representan el Kamasutra o prácticas tántricas para iniciados; otros, que se trata de modelos didácticos para niños o alegorías para los creyentes.
    13Ruborizarse en Khajuraho Dicen algunos que las explícitas esculturas de los templos de Khajuraho, siglo X, representan el Kamasutra o prácticas tántricas para iniciados; otros, que se trata de modelos didácticos para niños o alegorías para los creyentes.
  • Tal vez fueran unos ascetas, pero los monjes del siglo II antes de Cristo que crearon las cuevas de Ajanta tenían sentido del espectáculo: treinta grutas excavadas en la roca de un acantilado. En la foto, la cueva 19.
    14Descubrir arte budista subterráneo Tal vez fueran unos ascetas, pero los monjes del siglo II antes de Cristo que crearon las cuevas de Ajanta tenían sentido del espectáculo: treinta grutas excavadas en la roca de un acantilado. En la foto, la cueva 19.
  • Lamparillas de aceite en los escalones de un ghat de Benarés, a orillas del Ganges,cuyas aguas, no tan limpias, purifican los pecados, y sirven para incinerar, sobre balsas ardientes, a los muertos.
    15Encontrarse con la vida y la muerte en Benarés Lamparillas de aceite en los escalones de un ghat de Benarés, a orillas del Ganges,cuyas aguas, no tan limpias, purifican los pecados, y sirven para incinerar, sobre balsas ardientes, a los muertos.