Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingenioso alimoche, colorida carraca

Las grullas son tranquilas y el águila imperial ibérica está amenazada. Una fotogalería con las aves de Extremadura en todo su esplendor plumífero

  • Extremadura posee la población más importante de Europa con 897 parejas reproductoras. Este tremendo necrófago llega a tener una envergadura alar de tres metros de longitud y un peso que oscila entre los siete y los trece kilos. rn
    1Extremadura posee la población más importante de Europa con 897 parejas reproductoras. Este tremendo necrófago llega a tener una envergadura alar de tres metros de longitud y un peso que oscila entre los siete y los trece kilos.
  • La sierra de San Pedro alberga el mayor número de parejas de águila imperial ibérica, una rapaz endémica de la Península y una de las siete más amenazadas del mundo. Sólo quedan 125 parejas, todas en España, teniendo su mayor representación en Extremadura. Durante el primer año de vida, se produce el 95% de las muertes, al tener que salvar numerosos peligros, como tendidos eléctricos, venenos o la acción de los cazadores.
    2La sierra de San Pedro alberga el mayor número de parejas de águila imperial ibérica, una rapaz endémica de la Península y una de las siete más amenazadas del mundo. Sólo quedan 125 parejas, todas en España, teniendo su mayor representación en Extremadura. Durante el primer año de vida, se produce el 95% de las muertes, al tener que salvar numerosos peligros, como tendidos eléctricos, venenos o la acción de los cazadores.
  • El Elanio azul o común se encuentra entre las rapaces más pequeñas que campan por nuestros montes, pero no es autóctona de la península, sino una invasora africana procedente de la franja predesértica sahariana. Apareció por primera vez en las tierras extremeñas en los años sesenta del siglo pasado. Está considerada como una de las aves cazadoras más bellas del mundo.
    3El Elanio azul o común se encuentra entre las rapaces más pequeñas que campan por nuestros montes, pero no es autóctona de la península, sino una invasora africana procedente de la franja predesértica sahariana. Apareció por primera vez en las tierras extremeñas en los años sesenta del siglo pasado. Está considerada como una de las aves cazadoras más bellas del mundo.
  • La mayor de las aves voladoras del mundo. Los machos pueden llegar a pesar hasta los 18 kilos. Esta llanera de las estepas y páramos, antaño pródiga por todas las campas cerealistas de Europa, se ve ahora relegada solo a algunas regiones húngaras y a la Península Ibérica. Los llanos de Valverde de Leganés albergan el mejor núcleo de Extremadura.
    4La mayor de las aves voladoras del mundo. Los machos pueden llegar a pesar hasta los 18 kilos. Esta llanera de las estepas y páramos, antaño pródiga por todas las campas cerealistas de Europa, se ve ahora relegada solo a algunas regiones húngaras y a la Península Ibérica. Los llanos de Valverde de Leganés albergan el mejor núcleo de Extremadura.
  • En Extremadura se encuentra el mayor número de colonias de esta pequeña rapaz, donde habita en casi todas sus localidades en los huecos de los tejados de las viejas edificaciones. Se trata de un ave migratoria que vuela en otoño hacia África y regresa cada primavera a los mismos lugares de cría. Se distingue del cernícalo común por su librea más rojiza y su menor tamaño.
    5En Extremadura se encuentra el mayor número de colonias de esta pequeña rapaz, donde habita en casi todas sus localidades en los huecos de los tejados de las viejas edificaciones. Se trata de un ave migratoria que vuela en otoño hacia África y regresa cada primavera a los mismos lugares de cría. Se distingue del cernícalo común por su librea más rojiza y su menor tamaño.
  • Con la semejanza de un tranquilo rebaño de ovejas, las grullas carean los campos sembrados entre las centenarias encinas mientras el sol mantiene su luz. Con la tarde caída, al tiempo que el cielo se enrojece con los últimos rayos, los bandos vuelven al dormidero cubriendo el cielo de oscuras figuras aladas. Extremadura es la principal área de invernada para las grullas comunes, con unos 80.000 individuos procedentes del norte de Europa tras recorrer cerca de 4.000 kilómetros.
    6Con la semejanza de un tranquilo rebaño de ovejas, las grullas carean los campos sembrados entre las centenarias encinas mientras el sol mantiene su luz. Con la tarde caída, al tiempo que el cielo se enrojece con los últimos rayos, los bandos vuelven al dormidero cubriendo el cielo de oscuras figuras aladas. Extremadura es la principal área de invernada para las grullas comunes, con unos 80.000 individuos procedentes del norte de Europa tras recorrer cerca de 4.000 kilómetros.
  • Cuando las tinieblas de la noche y el silencio dominan el monte helado por la invernada, el macho de búho real, quieto en su posadero, hace oír sus llamadas, un ulular grave e insistente que suenan a kilómetros de distancia. La gran rapaz nocturna de penetrantes ojos amarillos permanece durante todo el año en las cercanías de su territorio de nidificación, ubicado principalmente en cortados rocosos en las cercanías del bosque.
    7Cuando las tinieblas de la noche y el silencio dominan el monte helado por la invernada, el macho de búho real, quieto en su posadero, hace oír sus llamadas, un ulular grave e insistente que suenan a kilómetros de distancia. La gran rapaz nocturna de penetrantes ojos amarillos permanece durante todo el año en las cercanías de su territorio de nidificación, ubicado principalmente en cortados rocosos en las cercanías del bosque.
  • La carraca es una de las visitantes africanas más llamativas que podemos encontrar posadas en lo alto de los postes de la luz, sobre los alambres de los cercados o en las ramas peladas de la copa de un árbol. Los colores azules metálicos de su cabeza, pecho y cola, junto a los pardos y rojizos de su espalda, le confieren una belleza propia de las aves tropicales de tonos vivos y llamativos.
    8La carraca es una de las visitantes africanas más llamativas que podemos encontrar posadas en lo alto de los postes de la luz, sobre los alambres de los cercados o en las ramas peladas de la copa de un árbol. Los colores azules metálicos de su cabeza, pecho y cola, junto a los pardos y rojizos de su espalda, le confieren una belleza propia de las aves tropicales de tonos vivos y llamativos.
  • Existen dos áreas de población de este peculiar córvido separadas entre ellas por miles de kilómetros, una al este de Asia y la otra en el suroeste de la Península Ibérica, sin saber muy bien como se produjo esta invasión. Esta llamativa ave de color azul y negro es muy fácil de observar en toda Extremadura agrupada en numerosos y ruidosos bandos.
    9Existen dos áreas de población de este peculiar córvido separadas entre ellas por miles de kilómetros, una al este de Asia y la otra en el suroeste de la Península Ibérica, sin saber muy bien como se produjo esta invasión. Esta llamativa ave de color azul y negro es muy fácil de observar en toda Extremadura agrupada en numerosos y ruidosos bandos.
  • Por todos los rincones de Extremadura se observa el simpático vuelo de mariposa de este encopetado plumífero, que campa durante la época de reproducción por zonas esteparias, bordes de bosque, praderas o cultivos de frutales. A su inconfundible forma de volar se suma la vistosa librea que luce, adornada de rayas blancas y negras, con el cuello y cabeza de color óxido y una llamativa cresta, que despliega o recoge según su estado de ánimo o excitación.
    10Por todos los rincones de Extremadura se observa el simpático vuelo de mariposa de este encopetado plumífero, que campa durante la época de reproducción por zonas esteparias, bordes de bosque, praderas o cultivos de frutales. A su inconfundible forma de volar se suma la vistosa librea que luce, adornada de rayas blancas y negras, con el cuello y cabeza de color óxido y una llamativa cresta, que despliega o recoge según su estado de ánimo o excitación.
  • La insólita librea que lucen estos pájaros con colores azules, rojizos, amarillos, negros y blancos, junto  a su  esbelta figura y vuelo fácil, le convierte en inconfundible a la hora de identificar su presencia.rn El abejaruco es un ave tropical procedente del África subsahariana, que cada primavera arriba en los campos peninsulares con la intención de sacar una pollada adelante. Se trata de un pájaro cavador capaz de horadar, en las tierras blandas que forman los taludes de los ríos y lagunas, galerías de más de un metro de profundidad.rn
    11La insólita librea que lucen estos pájaros con colores azules, rojizos, amarillos, negros y blancos, junto a su esbelta figura y vuelo fácil, le convierte en inconfundible a la hora de identificar su presencia. El abejaruco es un ave tropical procedente del África subsahariana, que cada primavera arriba en los campos peninsulares con la intención de sacar una pollada adelante. Se trata de un pájaro cavador capaz de horadar, en las tierras blandas que forman los taludes de los ríos y lagunas, galerías de más de un metro de profundidad.
  • El alimoche es la rapaz carroñera de menor tamaño de cuantas se pueden ver en Extremadura. Su color blanco manchado de ocre con las plumas primarias negras y una cabeza pelada de color amarillo le hacen inconfundible. Es de las pocas aves capaces de utilizar herramientas, como el uso de piedras que agarra con el pico para romper la cáscara de los huevos de avestruz.
    12El alimoche es la rapaz carroñera de menor tamaño de cuantas se pueden ver en Extremadura. Su color blanco manchado de ocre con las plumas primarias negras y una cabeza pelada de color amarillo le hacen inconfundible. Es de las pocas aves capaces de utilizar herramientas, como el uso de piedras que agarra con el pico para romper la cáscara de los huevos de avestruz.
  • Muy parecida a la legendaria y popular golondrina común, la golondrina dáurica llegó un buen día procedente de sus tierras africanas y desde entonces vuelve cada año con la entrada de la primavera y además acompañada cada vez de un mayor número de ejemplares de su especie. Se la distingue fácilmente de la común por poseer la nuca, el obispillo y la cara inferior de su cuerpo de color rojizos.
    13Muy parecida a la legendaria y popular golondrina común, la golondrina dáurica llegó un buen día procedente de sus tierras africanas y desde entonces vuelve cada año con la entrada de la primavera y además acompañada cada vez de un mayor número de ejemplares de su especie. Se la distingue fácilmente de la común por poseer la nuca, el obispillo y la cara inferior de su cuerpo de color rojizos.
  • El águila perdicera es una de las grandes predadoras del territorio extremeño. Habita en los roquedos de sierras de escasa altura y en los cantiles de los embalses. También se la denomina águila palomera, por ser las palomas una de sus principales presas, junto a conejos y lagartos. Permanece todo el año en las cercanías de su territorio de cría, para defender su nido de otras águilas y buitres. rn
    14El águila perdicera es una de las grandes predadoras del territorio extremeño. Habita en los roquedos de sierras de escasa altura y en los cantiles de los embalses. También se la denomina águila palomera, por ser las palomas una de sus principales presas, junto a conejos y lagartos. Permanece todo el año en las cercanías de su territorio de cría, para defender su nido de otras águilas y buitres.