Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Visita a la Casa Amatller

Después de ocho años de minuciosa rehabilitación este icono del modernismo catalán reabrirá sus puertas al turismo

  • Detalle de la fachada de la Casa Amatller, situada en el número 41 del Passeig de Gràcia de Barcelona, en cuya rehabilitación se ha recreado cada detalle del edificio original gracias a la pasión por la fotografía de Antoni Amatller, quien captó imágenes de cada rincón.
    1Detalle de la fachada de la Casa Amatller, situada en el número 41 del Passeig de Gràcia de Barcelona, en cuya rehabilitación se ha recreado cada detalle del edificio original gracias a la pasión por la fotografía de Antoni Amatller, quien captó imágenes de cada rincón.
  • La rehabilitación de la Casa Amatller ha reproducido con toda fidelidad los muebles y la decoración de esta estancia, fotografiada por Antoni Amatller, que ahora luce exactamente igual que en el año 1900.
    2La rehabilitación de la Casa Amatller ha reproducido con toda fidelidad los muebles y la decoración de esta estancia, fotografiada por Antoni Amatller, que ahora luce exactamente igual que en el año 1900.
  • Sala principal de la Casa Amatller, fotografiada por Antoni Amatller, con la chimenea presidida por la escultura de Eusebi Arnau (1864-1933) que simboliza el continente americano.
    3Sala principal de la Casa Amatller, fotografiada por Antoni Amatller, con la chimenea presidida por la escultura de Eusebi Arnau (1864-1933) que simboliza el continente americano.
  • Imagen de la fachada principal de la Casa Amatller realizada en 1900 por Pablo Audouard, fotógrafo que retrató la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX.
    4Imagen de la fachada principal de la Casa Amatller realizada en 1900 por Pablo Audouard, fotógrafo que retrató la Barcelona de finales del siglo XIX y principios del XX.
  • Entre 1898 y 1900 el arquitecto Josep Puig i Cadafalch transformó, con una mezcla de estilo gótico catalán y elementos simbólicos, el interior y el exterior del edificio.
    5Entre 1898 y 1900 el arquitecto Josep Puig i Cadafalch transformó, con una mezcla de estilo gótico catalán y elementos simbólicos, el interior y el exterior del edificio.
  • Puig i Cadafalch intervino en todas las áreas de la casa: desde el diseño de los muebles al encargo de trabajos a los distintos artesanos: forja, cerámica, esgrafiado, estucos, ebanistería… Un equipo de 50 profesionales participaron en el proyecto.
    6Puig i Cadafalch intervino en todas las áreas de la casa: desde el diseño de los muebles al encargo de trabajos a los distintos artesanos: forja, cerámica, esgrafiado, estucos, ebanistería… Un equipo de 50 profesionales participaron en el proyecto.
  • La personalidad poliédrica de Amatller se refleja en el trabajo de Puig i Cadafalch, toda la casa rebosa simbolismo: la flor del almendro (ametller en catalán) y la “A” de Amatller son una constante en la decoración.
    7La personalidad poliédrica de Amatller se refleja en el trabajo de Puig i Cadafalch, toda la casa rebosa simbolismo: la flor del almendro (ametller en catalán) y la “A” de Amatller son una constante en la decoración.
  • La Casa Amatller fue la primera edificación de la “Manzana de la Discordia”, en referencia a la disputa ficticia, en pleno Passeig de Gràcia barcelonés, entre las casas de los tres grandes maestros del modernismo catalán: Puig i Cadafalch (Casa Amatller), Antoni Gaudí (Casa Batlló) y Domènech i Montaner (Casa Lleó Morera).
    8La Casa Amatller fue la primera edificación de la “Manzana de la Discordia”, en referencia a la disputa ficticia, en pleno Passeig de Gràcia barcelonés, entre las casas de los tres grandes maestros del modernismo catalán: Puig i Cadafalch (Casa Amatller), Antoni Gaudí (Casa Batlló) y Domènech i Montaner (Casa Lleó Morera).
  • Después de ocho años de investigación, hallazgos y rehabilitación se ha devuelto a este edificio su aspecto y esencia originales.
    9Después de ocho años de investigación, hallazgos y rehabilitación se ha devuelto a este edificio su aspecto y esencia originales.
  • Patio interior de la Casa Amatller, que se distribuye en dos áreas: la zona privada (salas y alcobas) y la zona social, que consta, entre otras estancias, de un gran comedor que albergará ahora la colección de vidrio arqueológico de Amatller.
    10Patio interior de la Casa Amatller, que se distribuye en dos áreas: la zona privada (salas y alcobas) y la zona social, que consta, entre otras estancias, de un gran comedor que albergará ahora la colección de vidrio arqueológico de Amatller.
  • Los elementos de la casa que más deteriorados estaban se han reproducido con toda fidelidad gracias a la documentación fotográfica y a los restos encontrados.
    11Los elementos de la casa que más deteriorados estaban se han reproducido con toda fidelidad gracias a la documentación fotográfica y a los restos encontrados.
  • Detalle de una de las puertas de la Casa Amatller, cuya visita permite entrar de pleno en la Barcelona burguesa y cultivada de principios del siglo XX.
    12Detalle de una de las puertas de la Casa Amatller, cuya visita permite entrar de pleno en la Barcelona burguesa y cultivada de principios del siglo XX.