Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claveles de abril

LISBOA CARMO HOTEL, primavera en la capital portuguesa

Terraza del Lisboa Carmo Hotel, en la capital portuguesa. Ampliar foto
Terraza del Lisboa Carmo Hotel, en la capital portuguesa.

Lisboa se ha subido también al tren de los alojamientos pequeños, coquetos, céntricos y al mejor precio. Uno de ellos se encuentra en el Largo do Carmo, justo en la línea divisoria del Bairro Alto y el Chiado, muy cerca del ascensor que le otorga a la ciudad su imagen típica. El edificio que lo acoge forma parte de una fachada residencial nacida en el siglo XIV de las ruinas del convento do Carmo, hoy convertido en Museo Arqueológico. A diferencia de aquel, estas casas resistieron el terremoto de 1755, lo que ha permitido conformar aquí un ambiente especialmente romántico en las tardes de primavera y de verano, cuando la plaza se llena de puestecillos artesanos bajo los liláceos jacarandás.

Puntuación: 6,5
Arquitectura 7
Decoración 5
Estado de conservación 8
Confortabilidad habitaciones 6
Aseos 5
Ambiente 6
Desayuno 7
Atención 9
Tranquilildad 8
Instalaciones 5

La planta del hotel es esquinera a ella, aunque se entra por una calle confluente. A la plaza dan los ventanales del bistrot en una sucesión gustosa de toldillos oscuros, elegantes y muy útiles para amortiguar el resol del mediodía. De ahí arriba, el estuco celeste se ilumina de noche como un pastel de crema. Los cables enmarañados del tranvía, hoy en desuso, acrecientan esa estética romántica que el estudio local Promontório Arquitectos ha querido imprimir en toda la obra de rehabilitación, con ayuda del estilista José António Tenente. Una sierra de mansardas, a uno y otro lado del edificio, acuña ese aire dulzón, amplificado por las galas amables del servicio. A poco que la estancia se alargue, todos reconocen al huésped por su nombre, su apellido y sus caprichos culinarios en el desayuno.

Desordenadas por la estructura interior del inmueble, las habitaciones se adaptan a sus ángulos con moquetas crudas, cabeceros de cuero oscuro, sillones a juego, cortinajes sutiles y edredones blancos. Apenas se filtran por las ventanas los ruidos de la calle. Su insonorización es razonable. También, el funcionalismo pulcro —a veces descuidado— de los cuartos de baño, armados con duchas, la mayoría, y algún que otro detalle barroco que les sirve de contraste.

Una habitación del Lisboa Carmo Hotel. ampliar foto
Una habitación del Lisboa Carmo Hotel.

Los dormitorios del último piso son más relamidos, quizá por el empeño en empapelarlos o por su característico abuhardillamiento. Desde estos, especialmente el 503, se obtiene una cotizadísima vista del Largo do Carmo, su convento gótico y el cuartel general, donde el 25 de abril de 1974 se rindió el dictador Marcelo Caetano a los claveles insertados en fusiles que el pueblo lisboeta jaleaba al paso de los tanques liberadores, mientras Radio Renascença emitía los sones de la canción Grândola, Vila Morena.

Lisboa Carmo Hotel

Categoría: cuatro estrellas. Dirección: Rua da Oliveira ao Carmo, 1-3. Largo do Carmo, Baixa-Chiado, Lisboa (Portugal). Teléfono: +351 213 26 47 10. Web: www.lisboacarmohotel.com. Instalaciones: garaje concertado, salón, cafetería-lounge, restaurante. Habitaciones: 45 dobles. Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados, no admite animales. Precios:desde 105 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos.

 

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información