Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En tren bala a las grutas de Longmen

En la provincia china de Henan hay talladas en la roca 1.400 cuevas y 100.000 esculturas

Es la colección más importante de arte budista de las dinastías Wei del Norte y Tang

Estatuas talladas en las grutas de Longmen, en Luoyang, China. Ampliar foto
Estatuas talladas en las grutas de Longmen, en Luoyang, China.

El tren bala es una máquina del tiempo: abandonamos Pekín en dirección a la China rural. Henan, región central del Imperio de Enmedio –traducción literal de zhōngguó, el nombre con el que los chinos se refieren a su país–, fue el lugar escogido por diversas dinastías para asentarse debido a su excelente emplazamiento y a sus tierras fértiles. Esta provincia esconde gratas sorpresas, testimonio de las diez estirpes que se sucedieron a lo largo de la historia, como las grutas de Longmen (también llamadas Puertas del Dragón). A doce kilómetros al sur de la ciudad de Luoyang, se construyeron entre 493 y 1127 d.C. y se consideran la colección más importante de arte budista de las dinastías Wei del Norte y Tang.

Delimitadas por las montañas Xiang Shan al este y Longmen Shan al oeste, las cuevas de Longmen –Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2000– se extienden a lo largo de un kilómetro frente al río Yi y están conformadas por aproximadamente 1.400 cuevas, 750 nichos, 100.000 esculturas y 3.600 relieves, entre los que destacan las estatuas budistas talladas en roca de piedra caliza.

Guía

La grutas de Longmen.
La grutas de Longmen.
  • Horarios de apertura: Del 1 marzo al 31 de octubre, de 07.00 a 19.50 horas. Del 1 de noviembre al 28 de febrero, de 07.30 a 18.50 horas.
  • Precio de la entrada: 120 yuanes (14,60 euros).
  • Cómo llegar: A cinco kilómetros de las grutas se encuentra la estación de trenes de Luoyang-Longmen, conectada a la red de trenes de alta velocidad del país. Una vez salgamos del recinto, lo más recomendable y rápido es un taxi; el precio ronda entre los 20 y 30 yuanes (2,40-3,60 euros), aunque a veces los taxistas intentarán negociar el precio y no poner el taxímetro, por lo que hay que estar preparados para regatear. Para aquellos que quieran ahorrar dinero, también existen autobuses (números 67 y 71) que llegan hasta las grutas desde la estación por el módico precio de 1 yuan (0,12 céntimos de euro).
  • Taxi: Si tu tren llega a la estación central de Luoyang, puedes coger un taxi desde la estación; su precio aproximado es de 50 yuanes (6,10 euros). De igual manera, el autobús 81 te dejará en las grutas por 1 yuan.
  • Si has visitado Luoyang y quieres ir desde allí a las grutas, puedes coger un autobús (números 67, 71 y 81) desde el centro de Luoyang o ir en taxi por aproximadamente 50 yuanes.

La historia de Longmen se remonta al nombramiento de Luoyang como capital del Imperio Wei. La gruta más espectacular es la de Fengxian, erigida por orden de la emperatriz Wu Zetian, de la dinastía Tang. Cuenta la leyenda que la emperatriz, coqueta y caprichosa, deseaba que su rostro se grabara para la posteridad en la estatua principal del conjunto escultórico, el Vairóchana de 17 metros que representa a Buda y se encuentra en la posición del loto. A ambos lados se hallan sus discípulos Ananda –a su derecha– y Kashpaya –a su izquierda, casi destruido– y dos bodhisattva coronados y con perlas, mientras en las paredes laterales nos observan dos parejas de reyes celestiales y los guardianes del templo.

Como curiosidad, una de las grutas contiene más de 100 inscripciones con recetas medicinales típicas de la época para aliviar la fiebre o las enfermedades del corazón.

Diversos actos vandálicos a lo largo de los siglos han provocado que muchas de las estatuas estén decapitadas, mancas o que directamente hayan sido arrancadas en su totalidad para ser vendidas a colecciones particulares o expuestas en museos de todo el mundo. Aun así, esto no resta belleza al lugar.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.