Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bremen: 3 museos en 300 metros

Un pinacoteca especializada en el XIX, un centro de diseño y una galería de esculturas animan la visita a la ciudad alemana

Instalación 'Above - Between - Below' de James Turrel, en el Kunsthalle Bremen. Ampliar foto
Instalación 'Above - Between - Below' de James Turrel, en el Kunsthalle Bremen.

Cerca de su famoso Ayuntamiento y del encantador barrio de pescadores encontramos la milla de oro cultural de Bremen. Aunque quizá llamarlo milla sea exagerar… se trata de un pequeño recorrido de apenas 300 metros. Este reducido espacio, no obstante, da mucho de sí, ya que acoge los grandes tesoros artísticos de la ciudad alemana: entre la Biblioteca central y el Theater Bremen podemos encontrar tres de sus museos más importantes.

Kunsthalle Bremen

El museo Kunsthalle Bremen. ampliar foto
El museo Kunsthalle Bremen.

La ciudad está muy orgullosa de su pinacoteca: Kunsthalle Bremen. Es el museo más antiguo de Alemania sustentado por un colectivo privado. La sociedad que dirige el museo se creó hace aproximadamente 150 años con el objetivo de preservar la cultura ante los grandes recortes económicos promovidos por las autoridades públicas. Suena bastante actual, ¿no? A día de hoy gran parte del trabajo realizado por el personal del museo es de carácter voluntario, lo que demuestra el cariño que la ciudad tiene a esta institución. Tras una importante remodelación que finalizó en 2011, el museo abrió sus puertas con fuerzas renovadas y muchos proyectos de futuro. El Kunsthalle Bremen está especializado en pintura alemana y francesa del siglo XIX, pero su colección permanente incluye obras de artistas tan variados como Masolino da Panicale, Alberto Durero, Nam June Paik o James Turrell, así como de Picasso, Beckmann o los expresionistas alemanes. Otra de las joyas del Kunsthalle Bremen es su colección de grabados, que se encuentra entre las más importantes de toda Alemania. Desde el año 2011 el museo viene prestando especial atención a los artistas más innovadores, a quienes dedica la planta superior del edificio, con obras de John Cage y Otto Piene. Dentro de esta apertura a las nuevas corrientes artísticas cabe destacar la instalación Above - Between - Below, que James Turrel diseñó especialmente para el museo y que se encuentra integrada en los muros de parte de la fachada del edificio.

Al salir de la pinacoteca, un par de pasos nos llevarán a dos museos muy distintos, pero con misiones similares: la protección del legado de distintos artistas alemanes y la difusión del arte entre la población local. Enfrentados literalmente a ambos lados de la calle podremos encontrar la Wilhelm Wagenfeld House y la Gerhard-Marcks-Haus.

Wilhelm Wagenfeld Haus

Escultura de Brigitta Heidtmann en la Gerhard-Marcks-Haus.
Escultura de Brigitta Heidtmann en la Gerhard-Marcks-Haus.

Un edificio neoclásico acoge la Wilhelm Wagenfeld Haus, centro de exposiciones y eventos especializado en diseño. Atenta a las más variadas cuestiones históricas pero con la mirada puesta en el futuro, esta institución recibe su nombre de Wilhelm Wagenfeld (1900-1990), artista cuya obra ejemplifica el objetivo principal de este museo: acercar el diseño a la vida real. Wagenfeld desarrolló productos y diseños atemporales (de lámparas a cuberterías) muy populares entre los consumidores, continuando algunos de ellos en producción hoy en día. Además de las exposiciones temporales y los eventos que se organizan en sus salas, la Fundación Wilhelm Wagenfeld conserva una amplia colección y un cuidado archivo de la obra de Wagenfeld.

Gerhard-Marcks-Haus

El centro de diseño Wilhelm Wagenfeld.
El centro de diseño Wilhelm Wagenfeld.

Justo enfrente de la Wilhelm Wagenfeld House se alza el museo Gerhard-Marcks-Haus dedicado a la escultura contemporánea. Objeto de un gran reconocimiento nacional e internacional, se ha consolidado a lo largo de los años como una importante institución académica. Este museo surgió en 1969 en torno a la obra de uno de los escultores alemanes más importantes del siglo XX: Gerhard-Marcks, cuyo legado atesora la fundación que dirige el museo y que conserva, además, una colección de más de 400 esculturas, 14.000 dibujos y 1.200 grabados. Este centro no solo celebra exposiciones especiales, sino que también acoge en sus espacios tanto a clásicos modernos de la talla de Moore, Maillol o Giacometti, como a jóvenes talentos, demostrando así que la escultura es un arte vivo que se desarrolla y evoluciona. Cabe destacar también la colección de obras de Waldemar Grzimek y Gerhart Schreiter.

Villa Ichon

Imagen de la exposición ParisBerlin>fotogroup en Villa Ichon.
Imagen de la exposición ParisBerlin>fotogroup en Villa Ichon.

Si quedan energías, tras la visita a estos tres museos siempre se puede echar un vistazo al centro cultural Villa Ichon, situado también en esta pequeña pero bien aprovechada milla cultural. En sus salas podremos disfrutar de un variado programa que incluye diferentes actividades, entre las que destacan sus exposiciones temporales. Para terminar esta jornada cultural nada mejor que una parada en el restaurante Villa, situado dentro de Villa Ichon, para degustar una deliciosa cocina internacional. Si el tiempo acompaña, su terraza es maravillosa.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.