Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fuera de ruta

Machu Picchu, sin ‘tour’ ni menú

Guía práctica para un viaje independiente a las fascinantes ruinas peruanas

Cerca de la plaza central de Cuzco, el hostal Loki ocupa una casona colonial considerada monumento nacional. Es una alternativa económica para alojarse en la ciudad peruana que brinda la posibilidad de un check-outa la una de la tarde. Ideal para dormir la mañana después de disfrutar de la noche cuzqueña. Conviene recuperar fuerzas antes del viaje a Machu Picchu.

Una mujer sirviendo comida en un mercado de  Cuzco. ampliar foto
Una mujer sirviendo comida en un mercado de Cuzco.

Cuzco

Nada más poner un pie en la ciudad peruana, el viajero se convierte en víctima de agencias turísticas que ofrecen paquetes para visitar Machu Picchu y restaurantes de menú en todos los idiomas. No se deje tentar por el ceviche para guiris y pasee las calles del centro inundadas de arquitectura barroca. La degustación (con prudencia los estómagos delicados) será intensa a lo largo del día si se anima a probar todo lo que esconden bajo sus cestas de mimbre las atentas mujeres de los puestos callejeros; termine su recorrido en el Mercado Central de San Pedro, donde, desde primera hora, los locales tientan con zumos de fruta y sopas humeantes; no se pierda tampoco los puestos móviles que recorren el lugar; continúe hacia el fondo hasta encontrar el comedor inundado de olores que brotan de las sabrosas mezclas cocinadas por madres e hijas, y déjese caer en alguna mesa donde podrá comer por un euro y será tratado como uno más.

Maras y Moray

Combine el paseo por la ciudad con una reserva en alguna agencia para ir a ver las salineras de Maras y las ruinas de Moray. Asegúrese de que las entradas vienen incluidas, que el precio no supere los 10 euros y que dispongan de espacio suficiente en la furgoneta. No existe otra manera fácil de acceder a estos lugares sin transporte propio, por lo que será inevitable aguantar la típica parada para comprar souvenirs.

Las salineras de Maras, cerca de Cuzco (Perú). ampliar foto
Las salineras de Maras, cerca de Cuzco (Perú).

Las terrazas de las salinas —formadas por unas tres mil cuadrículas— parecen piezas de land art. No es indispensable que compre almuerzo para la excursión, no solo porque el regreso a Cuzco será a buena hora sino porque al llegar a las salinas para gozar de este sistema de riego natural que emana de la montaña será convidado con todo tipo de frutos secos de la zona que podrá probar sin límite y adquirir a precio razonable.

Entradas y reservas

Puede adquirir su entrada a Machu Picchu directamente en la Dirección Regional de Cultura de Cuzco (avenida de la Cultura, 238; Condominio Huascar-Wanchaq). Normalmente no hay problema de aforo haciéndolo con un par de días de antelación. Sin embargo, si desea ascender también el Huayna Picchu deberá reservar online con dos o tres meses de margen (www.machupicchu.gob.pe). Si dispone de carné de estudiante internacional ISIC no lo olvide en casa, le ahorrará la mitad de los 40 euros que cuesta el ingreso a las ruinas.

Pregunte en su hostal por las opciones para contratar el transporte hasta la Hidroeléctrica, punto a partir del cual caminará hasta Aguas Calientes, y reserve previamente su alojamiento, conociendo que existen opciones para todos los bolsillos. La mayoría de operadores turísticos rentabilizan sus trayectos ofertando billetes económicos a viajeros independientes en las plazas restantes en sus vehículos. El día anterior a la partida es recomendable hacer acopio de provisiones en Cuzco. Una gran botella de agua será su mejor compañera de viaje, especialmente si se tomó unos piscos la noche anterior.

Machu Picchu, sin ‘tour’ ni menú ampliar foto

Aguas Calientes

Aunque madrugar será inevitable, el trayecto no dejará de fascinarle. La carretera, siempre estrecha y serpenteante, asciende por encima de los 4.000 metros para después adentrarse en la selva alta a través del Valle Sagrado. Es difícil pronosticar la hora de llegada a la Hidroeléctrica, pues este emocionante viaje puede extenderse desde unas ideales cinco horas hasta ocho horas, según la climatología. Así que la llegada será, como muy tarde, sobre las 15.30. Si examina cuidadosamente las cumbres que le rodean, vivirá el primer affaire con la zona. No tenga prisa, siéntese si quiere a comer en los puestos que allí encontrará.

Durante las siguientes dos o tres horas recorrerá el camino que sigue las vías del tren acompañado por el río Urubamba. Lleve consigo repelente de insectos y una linterna, ya que es muy probable que llegue a Aguas Calientes entrada la noche. Aún aturdido por lo irreal de la localidad, se acostará temprano arrullado por el incesante rugir del río.

Una llama en las ruinas de Machu Picchu, en Perú. ampliar foto
Una llama en las ruinas de Machu Picchu, en Perú.

Madrugón

Existen dos opciones para subir a la entrada del parque. Si busca una opción rápida y no le importa rascarse el bolsillo, los autobuses que salen de la terminal a la salida del pueblo le dejarán arriba en 15 minutos. Si desea ahorrarse los ocho euros por trayecto y se encuentra en buena forma, no dude en subir por la empinada escalera que encontrará a la derecha del puente metálico. Aunque ninguna de las dos opciones le ahorrará el madrugón, hará las paces con su reloj una vez alcanzada la cima. El escenario iluminado por los primeros albores lo compensará todo.

En la puerta del recinto puede contratar un guía oficial a precios bastante competentes. Si no trae toda la lección aprendida, le resultará más que ameno. Para acceder al parque necesitará mostrar el pasaporte junto con su entrada. Una vez en el interior, déjese conquistar. A pesar de sentirse atrapado por tan magnético enclave, recuerde que ha de volver a la Hidroeléctrica antes de la hora acordada con su transportista para regresar a Cuzco. No se abrume, la experiencia inca viajará con usted desde este momento.

Guía

Dormir

  • Loki Hostel Cusco (www.lokihostel.com). Cuesta Santa Ana, 601. Cuzco. Dormitorio compartido, a partir de 7 euros por persona. Habitación doble con baño, 25 euros.
  • Casa del Sol Machupicchu Boutique Hotel (http://hotelescasadelsol.com; +51 84 21 11 18). Avenida del Imperio de los Incas, 608. Aguas Calientes. Habitación doble con cena y desayuno para dos personas, 220 euros.
  • Hatun Inti Hotel (www.hotel-hatun-inti.com; +51 84 21 13 65). Avenida Imperio de Los Incas. Machu Picchu. La habitación doble con cena y desayuno, 205 euros para dos personas. También incluyen en el precio el transporte desde y hasta la estación.

Información

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información