Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dormir en Oslo entre arte y estrellas del rock

El hotel The Thief muestra en sus zonas comunes obras del cercano museo Astrup Fearley y ofrece la posibilidad de proyectar la imagen de un músico famoso sobre la cama

Zona común del hotel The Thief, en Oslo.
Zona común del hotel The Thief, en Oslo.

The Thief es el hotel más moderno y vanguardista de Oslo. Se ubica en Tjvuholmen, una zona portuaria que en los últimos años se ha convertido en un referente del arte contemporáneo y la gastronomía de la capital noruega.

Vistas del fiordo de Oslo desde el hotel The Thief. ampliar foto
Vistas del fiordo de Oslo desde el hotel The Thief.

A escasos metros de la nueva sede del museo de arte contemporáneo Astrup Fearley Museet –un imponente edificio de madera y cristal del arquitecto italiano Renzo Piano situado frente al fiordo de Oslo–, la creación artística también está presente de forma destacada en el interior de The Thief. El comisario de la colección de arte del hotel, Sune Nordgren, antiguo director del Museo Nacional de Noruega, es un defensor de experimentar el arte fuera de los museos. Con esta intención se han decorado las zonas comunes y las 120 habitaciones del edificio con piezas de arte contemporáneo de artistas internacionales de la talla de Peter Blake y de creadores norugeos como Camilla Low. Un acuerdo con el vecino Museo Astrup Fearley permite a The Thief pedir prestadas obras de su colección para exhibirlas en lugares estratégicos del hotel.

Una habitación del hotel The Thief, en Oslo. ampliar foto
Una habitación del hotel The Thief, en Oslo.

Además de dormir rodeados de arte, The Thief ofrece a sus huéspedes la posibilidad de proyectar sobre la cama una imagen en tamaño real de su músico de rock favorito. La idea surgió de los integrantes del grupo de artistas y músicos Apparatjik (colectivo formado por el bajista de Coldplay y el guitarrista de A-ha, además del cantante del grupo danés Mew y el productor Martin Terefe) en respuesta a la invitación de Petter Stordalen, el dueño de la cadena Nordic Choice (propietaria de The Thief), de dar un toque kitsch a una de sus habitaciones. El resultado es The Apparatjik Suite, una mezcla ecléctica de video instalación y música, en la que no falta ni la bola de discoteca en el baño.

The Thief forma parte del sello Design Hotels y su originalidad se traduce en muchos detalles. En el minibar no encontraremos las marcas de siempre y todo lo que hay en las habitaciones muestra una clara apuesta por las firmas noruegas de referencia, como Maggie Wonka, que se ha encargado del diseño de las toallas, o la marca de ropa Moods of Norway.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información