Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Rutas urbanas

Escenarios para la nueva Viena

Viaje al futuro en una ciudad con solera. Zaha Hadid, Jean Nouvel, Eduardo Arroyo, Peter Cook y Carme Pinós son algunos de los arquitectos que están redibujando la imagen de la capital austriaca

Biblioteca y Centro de Aprendizaje, de Zaha Hadid, en el nuevo campus vienés. Ampliar foto
Biblioteca y Centro de Aprendizaje, de Zaha Hadid, en el nuevo campus vienés.

Más que una universidad parece, por su arquitectura, una pequeña expo. La nueva facultad de económicas y negocios de la Universidad de Viena (complejo formado por siete edificios) es el último vecino en llegar a Leopoldstat, el emergente distrito segundo que ofrece al viajero una imagen muy diferente de la ciudad. Porque por debajo de la Viena más clásica (la de los bombones con la imagen de Mozart, cafés imperiales y palacios) saca la cabeza, cada vez con más fuerza, una ciudad emergente que sin renunciar a los edificios históricos, los museos y los edificios barrocos que le dieron su título de patrimonio mundial, mira al futuro y se abre al resto del mundo.

En la década pasada fue el distrito 4, con el mercado Nashmarkt, los bares gais y sus tiendas de diseño, el que marcó el despertar de Viena. Pero como suele ocurrir, su propio éxito lo convirtió en inalcanzable (por caro) para las nuevas generaciones. Por eso, desde hace unos años es el distrito 2, también llamado Leopolstat, el que marca las tendencias en la capital austriaca. A menos de 500 metros del casco histórico, nunca fue objeto de deseo de las élites vienesas. Ubicado al otro lado del canal del Danubio, fue un terreno ganado a las marismas y después el barrio judío, para convertirse tras la guerra mundial en zona de viviendas sociales. Nada que ver con la calle Graben y sus cafeterías y tiendas de lujo, o el cinturón monumental.

01 Mercado de los Carmelitas

Desde hace unos años, en esta tendencia global de barrios emergentes que reviven de la mano de jóvenes creativos, Leopolstat está convirtiéndose en el lugar de Viena donde experimentar. El mercado del barrio, Karmelitermarkt, se salva por el momento de la masificación turística, manteniendo su atractivo. En sus alrededores sobreviven tiendas de la comunidad judía, donde es posible comprar alimentos kosher, al mismo tiempo que antiguos talleres convertidos ahora en tiendas de artesanos. Todo ofrece un contrapunto al barrio del lujo ubicado al otro lado del río.

Vista de Viena desde el restaurante Le Loft del hotel Sofitel, obra de Jean Nouvel, con el techo de Pipilotti Rist. ampliar foto
Vista de Viena desde el restaurante Le Loft del hotel Sofitel, obra de Jean Nouvel, con el techo de Pipilotti Rist.

Aquí se encuentran comercios como Fandy, que diseña y fabrica joyas y collares únicos, desde 20 euros, o Funky, una agencia-taller de diseños publicitarios, ambos en la calle Haidgasse. También galerías como la Karmleter, entre otros muchos locales y negocios emergentes.

En la zona hay una interesante oferta gastronómica que abarca desde el Schöne Perle, en la calle Leopoldsgasse, que ofrece comida vienesa actualizada sin pretensiones, pasando por el prestigioso Vincent, entre los más recomendados de la ciudad, o el Madiana, de comida georgiana y rusa, además de restaurantes de comida bio en el propio mercado.

Una vista aérea del barrio, así como la mejor panorámica del centro histórico y su catedral, se tiene desde la cafetería-restaurante del último piso del Sofitel. Una obra del arquitecto francés Jean Nouvel (con quien ha colaborado en algunos de los espectaculares techos de colores la artista y videocreadora suiza Pipilotti Rist), que demuestra que el distrito ya se está abriendo a un público más amplio. Tomar un café, por 4,5 euros, en la cafetería Le Loft es una inversión recomendable a pesar del precio.

Entrada al edificio proyectado por Eduardo Arroyo en la Universidad de Viena. ampliar foto
Entrada al edificio proyectado por Eduardo Arroyo en la Universidad de Viena.

02 Fachada inclinada

Desde este café se puede ver con claridad que el distrito dos de Viena está limitado por el Augarden, el parque en cuya esquina tienen la sede los famosos Niños Cantores de Viena, y el nuevo campus de la facultad de económicas y negocios de Viena, el último vecino que acaba de llegar al barrio vanguardista.

Y es que tanto para los amantes de la arquitectura como para quienes hayan visitado Viena antes, un paseo por el nuevo campus es una opción más que recomendable. El sistema público y gratuito de bicicletas resulta la mejor forma de explorar y perderse por este distrito.

Desde la parada de metro de Prater, la bienvenida al nuevo complejo universitario la da el proyecto del arquitecto bilbaíno Eduardo Arroyo y su estudio No.Mad, que firma el edificio para la formación de directivos y cuya cafetería, acogedora y a buen precio, se llama Luz y Comida.

Edificio de Carme Pinós. ampliar foto
Edificio de Carme Pinós.

El edificio de Arroyo es uno de los siete del nuevo campus, que ha costado más de 480 millones de euros y albergará a 24.000 estudiantes y 1.800 empleados en la mayor facultad de económicas de Europa. Pero no es el único con acento español, ya que la catalana Carme Pinós ha proyectado otro de los edificios, que alberga el café Lifestyle, oficinas y espacios para seminarios.

El recinto incluye otros brillantes edificios, como la biblioteca y centro de aprendizaje de Zaha Hadid (con unos interiores galácticos en blanco milimétricamente descompensados en sinuosas geometrías y una fachada que se inclina 35 grados), y otros firmados por el japonés Hitoshi Abe, el colorista Peter Cook o la argentina Laura Spinadel. El campus forma ya parte de los tours de arquitectura actural vienesa, que se pueden hacer a pie o en bicicleta por cuenta propia (diversas rutas arquitectónicas se encuentran en la web www.wienarchitektur.at). La universidad de Viena también ha organizado paseos de dos horas por el campus (www.wien.info).

Otras visitas guiadas sobre la arquitectura más interesante de la capital austriaca se pueden contratar con la agencia especializada www.atours-vienna.at.

03 El fin del Imperio

Interior del edificio de Zaha Hadid. ampliar foto
Interior del edificio de Zaha Hadid.

En nuevo año marca el centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Austria estuvo en el epicentro del comienzo del conflicto debido al asesinato del archiduque Francisco Fernando, heredero al trono austriaco. Esta guerra marcó el final del Imperio de los Habsburgo (o el Imperio Austrohúngaro) y el nacimiento de la actual república. Numerosas instituciones vienesas acogerán exposiciones sobre el conflicto. Destacan entre ellas una exposición fotográfica en el museo de la ciudad (Wien Museum, durante 2014 y hasta el 15 de enero de 2015), la exposición sobre los medios de comunicación durante la guerra (Wiener Stadt-und Landesarchiv, del 2 de julio al 31 de octubre), una exposición dedicada a Albin Egger-Lienz y a sus pinturas sobre el conflicto (Orangerie del palacio Belvedere, del 7 marzo al 9 de junio), una exposición sobre Viena y su rol durante la guerra (biblioteca de la Rathaus, hasta el 23 de mayo de 2014) o, para acabar, un repaso a las consecuencias que la guerra tuvo para los vieneses (exposición Depravación, hambre y muerteen la Wiener Stadt-und Landesarchiv, del 3 de marzo al 29 de agosto). Citas para recordar uno de los episodios más relevantes en la historia del siglo XX.

04 A patinar

Los amantes del patinaje sobre hielo tienen una cita en la Rathaus. Desde finales de enero hasta principios de marzo, el parque del Ayuntamiento de Viena se convierte en un sueño de hielo y velocidad. El Wiener Eistraum ofrece una inmensa pista de patinaje con espacios abiertos y circuitos entre los árboles.

05 Un museo con Bernhard

Halle, café en el distrito de los museos. ampliar foto
Halle, café en el distrito de los museos.

El Museo de Historia del Arte (Kunsthistorisches Museum), entre cuyas obras se mueve el inolvidable Reger, uno de los grandes personajes de Thomas Bernhard en la novela Maestros antiguos, ofrece, además de su exquisita colección de arte (entre la que destaca Pieter Brueghel el Viejo), un brunch todos los domingos de once de la mañana a dos y media de la tarde. La perfecta combinación de arte pictórico y arte culinario en un ambiente único (desde 41 euros por persona). Además, 2013 vio la reapertura del gabinete de curiosidades (Kunstkammer) del Kunsthistorische Museum, donde se exponen más de dos mil objetos y curiosidades artísticas recopiladas y coleccionadas por la monarquía de los Habsburgo durante siglos. Las excusas perfectas para pasar el día en el Kunsthistorische Museum. Otra interesante alternativa para un desayuno dominical es el Palacio Todesco, donde se puede disfrutar de un exquisito desayuno acompañado de valses de Johann Strauss y rodeado de frescos de Carl Rahl. Obra del arquitecto danés Theophil Hansen, el palacio es además una exquisita muestra de neoclasicismo y un monumento en sí mismo. El precio por persona para disfrutar de este desayuno es de 47 euros, y requiere reserva con antelación.

06 Vértigo en la torre

Viena tiene un nuevo rascacielos. La torre 1 de las DC Towers, situadas en la Ciudad del Danubio (Donau City o DC), ha llegado a sus 220 metros. Diseñada por Dominique Perrault, la torre abrirá sus puertas al público a principios de 2014. La torre albergará un hotel de la cadena Sol Meliá, un restaurante y un impresionante mirador. En la misma zona, la Torre del Danubio (Donauturm) sigue siendo el techo de Austria con sus 252 metros de altura. Desde su mirador se puede disfrutar también de excelentes vistas. La torre alberga también un restaurante giratorio que es muy recomendable al atardecer.

Guía

Escenarios para la nueva Viena

Cómo llegar
» Iberia, Vueling, Austrian Airlines y Fly Nili vuelan sin escalas a la capital austriaca. Para las salidas desde Madrid, la tarifa más barata (a través de Rumbo.es) la tiene Iberia, desde 237 euros, ida y vuelta.

Alojamiento
» Patronato de Turismo de la ciudad de Viena. Dispone de un servicio de reservas online en 380 hoteles y pensiones de la ciudad. Hay opciones para todos los presupuestos.

Hoteles clásicos
» Hotel Bristol.
» Hotel Palais Coburg.
» Hotel Topazz.
» Hotel Daniel

Restaurante y cafés
» Trzesniewski.
» Kameel.
» Skopik & Lohn.
» Vestibül.
» Pfarrwirt.
» Vincent.
» Café Prückel.
» Café Sperl.
» Café Sacher.
» Café Drechsler.

Pastelerías
» Altmann & Kühne. Bombones rellenos artesanos y sin conservantes. Se forman colas.
» Demel. Confitería proveedora de la casa imperial, fundada en 1786. Dulces clásicos.

Compras
» Song. Fundada por la coreana Myung il Song, esta tienda de ropa también tiene una galería de arte.
» Wubet. Bufandas diseñadas por Arnold Haas inspiradas por diseños tradicionales etíopes. El local funciona también como galería.
» Herzilein. Ropa infantil diseñada por la ex maestra de primaria Sonja Völker.
» Zur Schwäbischen Jungfrau. Casi 300 años vendiendo ropa de cama, cojines, mantas y juegos de mesa. Entre su clientela se encontraba la emperatriz Sissi.
» Designqvist, objetos de diseño para la casa.

Población
1,7 millones, 3,6 millones en el área metropolitana.

Información
» Turismo de Viena.

07 Comida afgana

Noosh (Zieglergasse, 29) es un restaurante de comida tradicional afgana donde dominan los platos vegetarianos. La comida es excelente y el servicio aún mejor, y es ideal para descansar de los schnitzel y probar un poco la multiculturalidad de Viena. Otra opción para disfrutar de una extensísima oferta culinaria internacional es Freiraum (Mariahilferstraße 117). En Freiraum también se puede tomar una copa por la noche, aunque otros lugares tales como el bar-terraza del 25hours Hotel (Lerchenfelder Straße 1-3) o el Sky Restaurant & Bar (Kärntner Straße 19) combinan cócteles con excelentes vistas panorámicas. Cabe destacar también el Loos American Bar (Kärntner Straße 10), obra del arquitecto Adolf Loos y situado en pleno corazón de la ciudad.

08 El placer del barroco

Del 18 al 26 de enero se celebra el festival de música antigua Resonanzen. En este festival se recorren los pasos de la música desde la Edad Media hasta el barroco. Quince conciertos ofrecen la oportunidad de escuchar antiguas melodías e instrumentos en la Konzerthaus vienesa. Completan la experiencia distintas exposiciones, charlas, películas y clases de baile. La Wiener Musikvereines el hogar de la mítica Orquesta Filarmónica de Viena, y el 23 de enero se celebrará en esta sala el 73º Vals de la Filarmónica, una de las veladas de valses más elegantes del planeta. Las entradas se pondrán a la venta desde el 13 de enero.

09 El maestro de Lichtenstein

Hasta el 23 de febrero el museo del palacio de Belvedere ofrece una exposición dedicada al maestro del castillo de Lichtenstein, artista gótico anónimo, probablemente vienés, considerado como uno de los más innovadores del siglo XV.

10 La casa de Haydn

Los grandes compositores estuvieron en algún momento en Viena: Mozart, Haydn, Schubert, Beethoven… Los edificios donde se alojaron albergan museos dedicados a su paso por Viena. Visitas recomendables son la casa de Beethoven (Beethoven Pasqualatihaus, Mölker Bastei 8), donde este genial compositor vivió cerca de 10 años, o la casa de Joseph Haydn (Haydnhaus, Haydngasse 19). Cabe resaltar la casa de Mozart (Das Mozarthaus, Domgasse 5): es uno de los muchos lugares donde vivió en Viena, y el único edificio que queda aún en pie. El museo repasa la vida del compositor en la capital austriaca, desde sus conciertos en los palacios imperiales hasta su muerte casi en el anonimato. La Mozarthaus se encuentra además en un privilegiado entorno, cerca de la catedral de San Esteban.

11 Una dirección mítica

Por supuesto, hablar de grandes residentes vieneses obliga necesariamente a hablar de Sigmund Freud. En el noveno distrito, en la Berggasse 19,encontraremos la casa de Freud, donde el fundador del psicoanálisis vivió casi cincuenta años hasta que Alemania se anexionó a Austria en 1938 y tuvo que partir hacia Londres huyendo de los nazis, que habían comenzado a quemar sus obras. Además de una exposición dedicada a su vida y obra, en la casa de Freud se dan ponencias y charlas sobre su trabajo, y hasta el 6 de enero se expone una colección fotográfica de David Dawson sobre Lucian Freud, nieto de Sigmund.

12 Sótanos anónimos

Algo muy vienés es ir a comer a un sótano (keller). Algunos de los mejores restaurantes y más pintorescos locales de la ciudad se encuentran en los sótanos de importantes o anónimos edificios. El ambiente en todos ellos suele ser similar: oscuro, un poco decadente, con largos pasillos y gran personalidad. Keller famosos en el centro de la ciudad son el de la Rathaus (Wiener Rathauskeller, Rathausplatz 1), el de los Doce Apóstoles, que es además una taberna de vinos o heuriger (Stadtheuriger Zwölf Apostel-Keller, Sonnenfelsgasse 3), el keller de la familia Esterházy (Haarhof 1), o el keller de los monjes agustinos (Augustinerkeller, Augustinerstraße 1). Fuera del centro, son muy recomendables 7Stren Bräu (Siebensterngasse 19) y Salm Bräu (Rennweg 8), que son medio keller, medio fábrica de cerveza.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.