Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se abre el telón en Chile en verano

El Festival Internacional Santiago a Mil llena de teatro la capital entre el 3 y el 19 de enero

Pasada edición del festival Santiago a Mil. Ampliar foto
Pasada edición del festival Santiago a Mil.

Si uno hurga en el imaginario vacacional de los santiaguinos, en su mayoría se encontrará con idílicas playas brasileñas, tranquilas estancias en los lagos del sur de Chile o, en el caso de los más aventureros, un tour por Machu Picchu y el altiplano boliviano. Así, cualquier turista foráneo podría pensar que el verano austral no es la mejor estación para visitar la capital chilena. Pero se equivoca, el Santiago estival es encantador: desaparecen las aglomeraciones en el metro, las calles se quedan vacías para los vehículos y las personas, el clima –con máximas entre 30 y 35 grados– es mucho más agradable que en otras urbes latinoamericanas y, por último, dentro de las muchas actividades que se organizan en esta época, hay algunas tan interesantes como el Festival Internacional Santiago a Mil, entre el 3 y el 19 de enero de 2014

Nacido en 1994 como Teatro a Mil, en alusión a trabajar "a mil por hora”, en palabras de su directora ejecutiva, Carmen Romero, no ha habido año desde entonces en el que no se haya celebrado. En todo este tiempo, ha llegado a consolidarse como un festival no solo centrado en el teatro, sino también, en menor grado, en danza y música, además de contemplar numerosas charlas y conferencias relacionadas con el quehacer artístico. Este verdadero carnaval de las artes se caracteriza por darle una especial vida a la ciudad: los escenarios que se utilizan van desde salas de teatro convencionales a espacios públicos distribuidos por toda la capital de Chile y el resto del país. Así, se han montado obras de prestigiosas compañías como Royal de Luxe (Francia), con su 'Pequeña Gigante', una enorme marioneta de seis metros de altura que ha recorrido en dos ocasiones las calles de Santiago, la primera vez sola y la segunda en compañía de su tío Escafandra, quien prácticamente doblaba su tamaño; los pasacalles alemanes de Titanick, que emocionaron al público con Firebirds, un montaje de fuegos artificiales, música y acrobacia; o los nacionales de Teatro en el blanco, con sus exitosas NevaDiciembre.

Para su versión 2014, y bajo el eslogan de Amo el teatro, la programación del festival contará con una amplia oferta de shows tanto en espacios públicos como en salas. Dentro de la primera categoría, realizarán representaciones grupos como La Machine (Francia), que con sus creaciones invita a imaginar ciudades futuras. Su obra La Expedición Vegetal incluye la instalación de una nave-invernadero de 16 metros de alto, a la que se puede acceder para interactuar con los científicos que están a su cargo. También actúa en la calle Antigua i Barbuda (España), con Arquitectura de Feria, un montaje mecánico participativo compuesto por carruseles y ruedas de la fortuna. O Poste Restante, de Suecia, que a través de Closing Time guiará durante una hora, y por instrucciones enviadas a un teléfono móvil prestado, un especial recorrido por la ciudad. También se podrá disfrutar de Desplazamiento del Palacio de La Moneda, a cargo del español Roger Bernat, quien busca la desacralización y reapropiación del edificio del Gobierno chileno, acercándolo a los barrios y dando el poder de intervenir a los participantes a través de discursos presidenciales. Completan la oferta callejera el teatro para niños de Principio Attivo Teatro, con Historia de un hombre y su sombra (Italia); un espectáculo de acrobacias, magia y música a cargo del Grupo Artístico de Shenzhen (China); y pasacalles de la compañía española Ferroluar.

En cuanto a las actividades en salas cerradas, el plato fuerte estará en los clásicos, como la reinterpretación china de Hamlet, con La venganza del príncipe Zi Dan, a cargo de la Shangai Peking Opera; o Rinoceronte, obra representativa del teatro del absurdo. También se da espacio a la experimentación, donde Stifters dinge, de Heiner Goebbels (Alemania), tiene un lugar destacado, básicamente por ser una composición para cinco pianos en que no hay ni rastro de piano alguno.

En el panorama chileno destacan Bailando con ojos muertos, de Juan Radrigán y el clásico de Shakespeare Otelo, de Viajeinmóvil, interpretado por dos actores y un set de muñecos que completa el elenco, así como la reposición completa de las obras de Teatro Cinema, que con Sin sangre, Gemelos, El hombre que daba de beber a las mariposas e Historia de amor, mezclan elementos escénicos tradicionales del teatro y composiciones digitales 2D y 3D con una elegancia y sincronía que confunden al público sobre qué es real y qué no.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.

Más información