Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
24 horas en... Sevilla

De tapas con Papá Noel

Patinaje sobre hielo bajo las Setas y nevadas virtuales en la plaza del Salvador. Una ronda de dulces conventuales y una escapada ornitológica a las marismas de Doñana

Una calle del barrio sevillano de Santa Cruz. Ampliar foto
Una calle del barrio sevillano de Santa Cruz.

Sevilla en primavera es una maravilla, desde luego, pero para alguien de allende Despeñaperros, en invierno es aún mejor: sentarse en una terraza con 17 grados a la sombra, delante de una tapa de menudo (callos) o de espinacas con garbanzos, como las que se estilan en esta época, es una inyección de vida calentita. El gordinflón de barba blanca que se está zampando una carrillada en salsa en la mesa de al lado con lágrimas de felicidad es Papá Noel.

9.00 Deporte en el Guadalquivir

Ciclista en un carril bici de Sevilla, con la Torre del Oro al fondo. ampliar foto
Ciclista en un carril bici de Sevilla, con la Torre del Oro al fondo.

Ahora sí que apetece, y no dentro de seis meses, hacer footing mañanero por la orilla del Guadalquivir, entre el puente de Triana (1) y el parque de María Luisa (2). O agarrar una de las bicis del servicio municipal Sevici, que se pueden retirar al lado mismo del puente o en la Torre del Oro. El abono mínimo es de una semana, pero solo cuesta 12 euros. Una forma aún más original de ver la ciudad mientras se queman calorías es hacer una ruta en kayak con Kayak Sevilla (678 80 06 89) o en una canoa canadiense de ocho plazas con el Club Piragüismo Triana (954 28 25 26).

10.00 Flamencos o arte

Inviernos ha habido que en los arrozales inundados, pero aún sin cultivar, del bajo Guadalquivir se han juntado 45.000 flamencos. Menudo tablao. En La Puebla del Río, a 24 kilómetros de Sevilla y casi a las puertas de Doñana, una antigua gravera se ha transformado con el paso de los años (casi 30) y los mimos de sus dueños (infinitos) en la reserva natural La Cañada de los Pájaros (3) (955 77 21 84), donde pueden avistarse cerca de 200 especies de aves, algunas tan raras como las fochas cornudas, las malvasías, las garzas imperiales y las cigüeñas negras. Otro observatorio privilegiado, ya en plena marisma de Doñana, es el Centro de Visitantes José Antonio Valverde (4) (671 56 41 45). Una alternativa al avistamiento de aves, sin apartarnos del río, es visitar el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (5) (955 03 70 70), donde hasta el 12 de enero se exhiben, en el silencio de la antigua Cartuja, más de 200 obras del tarifeño Guillermo Pérez Villalta.

12.00 La luz de la catedral y del islam

Merece la pena subir a las cubiertas de la catedral (6) (902 09 96 92; solo con reserva) en cualquier época, pero más en invierno, cuando el sol oblicuo dora y perfila la sebka de la Giralda y las gárgolas y pináculos del templo gótico. La vista de la ciudad, con este aire diáfano, es de alta definición. A nuestros pies, entre la catedral y el Archivo de Indias, vemos personitas como de Nacimiento que a su vez están mirando las figuras del mercadillo de belenes (hasta el día 23). Luego podemos entrar al Real Alcázar (7) (954 50 23 24) y pasear por el barrio de Santa Cruz (8) para oír el desusado eco de nuestros pasos en estos callejones (Judería, Vida, Agua…). En los jardines de Murillo (9) vemos un bosque de palmeras y ficus gigantes que no saben que es invierno. Y en la Fundación Focus-Abengoa (10) (954 56 26 96), en el hospital de los Venerables, una espléndida exposición sobre el arte y la ciencia islámicos. Su título: Nur. Luz en árabe. Hasta el 9 de febrero.

14.00 Mercadillo navideño

La plaza de España de Sevilla. ampliar foto
La plaza de España de Sevilla.

Otro mirador para flipar es el del Metropol Parasol (11), la estructura vanguardista de hormigón y madera, obra del arquitecto Jürgen Mayer, que cubre desde 2011 la plaza de la Encarnación y que ha sido finalista del Premio de Arquitectura Contemporánea Mies van der Rohe 2013. El contraste entre las Setas (así se conocen) de 26 metros de altura y las ruinas (algunas, de tiempos de Tiberio, del año 30) que aparecieron durante las obras y que se exhiben en el Antiquarium (955 47 15 81), un museo subterráneo de 5.000 metros cuadrados, no puede ser mayor, ni más curioso. Si vamos con niños, perfecto, porque al pie de las Setas, hasta el 6 de enero, hay un mercadillo navideño con pista de hielo. Y si vamos con hambre, también, porque arriba, en GastroSol, tenemos una gran barra de tapas. Con las vistas de esta barra solo puede competir el espacio Gourmet Experiencie (12), recién inaugurado en la quinta planta de El Corte Inglés (plaza del Duque de la Victoria, 8; 954 59 70 00): montaditos premium, tapas con la firma de José Mari Egaña, hamburguesas artesanas y helados naturales para llevar o para tomar en la terraza de 1.280 metros cuadrados, oteando las Setas, la Giralda y la Cartuja.

16.00 Repostería de monjas sin azúcar

No es mala idea, para el postre, buscar los dulces tornos conventuales, que en esta época giran más que el tambor de una lavadora. A tres minutos de las Setas queda el convento de Santa Inés (13) (Doña María Coronel, 5), escenario de la leyenda becqueriana de Maese Pérez y devoto obrador de bollitos de Santa Inés, tortas de polvorón... Cerca están también las agustinas de San Leandro (14) (plaza de San Ildefonso), famosas por sus yemas. Pero las monjas que lo parten son las del monasterio de Santa María del Socorro (15) (Bustos Tavera, 30), que hacen dulces sin azúcar y admiten pedidos por Internet.

18.00 Tropecientos belenes

Ya metidos en harina (y bien fina) navideña, lo suyo es visitar algún belén. El que más gente atrae es el de estilo napolitano que se monta en la sede de la Fundación Cajasol (16) (plaza de San Francisco, 1; 954 50 82 01), detrás del ayuntamiento: 250.000 personas lo visitaron el año pasado. Pero hay otros tropecientos. Como el que este año recrea la Sevilla de la época mudéjar en el palacio de los Marqueses de la Algaba (17) (plaza de Calderón de la Barca, s/n; 955 47 20 97) o como el belén de Conchas (18) del barrio de Bellavista, cuyas 300 figuras (muchas de ellas autómatas) están fabricadas con más de un millón de valvas.

De tapas con Papá Noel ampliar foto

20.00 ‘Mapping’ y ‘snowfall’

Si nos decantamos por el belén de Cajasol, solo tendremos que girar sobre nuestros talones para contemplar, proyectado sobre la fachada trasera del ayuntamiento plateresco, un espectacular audiovisual con efectos 3D y rayo láser titulado El espíritu de la Navidad (del 17 de diciembre al 5 de enero, a las 19.00, 20.00 y 21.00; los viernes, sábados y domingos, también a las 22.00). A esto le llaman mapping. A la ilusión que crean los leds en la cercana plaza del Salvador (19) y la calle Cuna le dicen snowfall. Tranquilos. La última vez que nevó de verdad en Sevilla fue en febrero de 1954.

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.