Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CITAS

Todos los dulces del convento

Expoclausura 2013 reúne rosquillas turrones, yemas y obleas preparados por monjas de toda España. Hasta el domingo 15 de diciembre en Madrid y Zaragoza

"Rosquillas de bocao" de las clarisas de Valladolid.
"Rosquillas de bocao" de las clarisas de Valladolid.

Según la leyenda, las "rosquillas de bocao" las inventó una doncella secuestrada por un señor feudal. El captor prometió liberarla si era capaz de hacer para él un manjar que "con solo un bocado le llenara de satisfacción". Tras siete días la bella prisionera presentó una sola rosquilla en bandeja de plata, que para sorpresa de todos le valió la libertad. La historia está escrita en una etiqueta que cuelga de la bolsa de Rosquillas de bocao preparadas por las monjas del Convento de Santa Clara de Valladolid. Uno de los muchos dulces a la venta en la feria Expoclausura 2013 que reúne la producción de los obradores conventuales de toda España.

Hay yemas de las benedictinas de Salamanca, turrón de las clarisas de Ávila y mazapán del convento  cisterciense de Santo Domingo el Antiguo de Toledo. También participan algunos monasterios. Una curiosidad: los monjes se especializan en productos algo más "masculinos" como licores o las mermeladas. Todo producido artesanalmente y con ingredientes naturales.

Hasta 40 centros de clausura están representados en esta feria que celebra su 17ª edición. "Muchas de estas religiosas mantienen sus conventos de cinco siglos y viven exclusivamente de lo que producen en sus obradores, estas fechas son muy importantes para ellas", explica Miguel Ángel del Puerto, organizador del evento cuyos beneficios van íntegros a las comunidades participantes.  

Encuentra inspiración para tus próximos viajes en nuestro Facebook y Twitter e Instragram o suscríbete aquí a la Newsletter de El Viajero.